saberescuchar
Al escuchar se aprende mucho más que al hablar.

Saber escuchar es una de las mejores cualidades que se puede tener.

Tal vez te hayas dado cuenta que las personas huyen de aquellas que hablan mucho. Aquellas que “hablan hasta por los codos”, son personas con diversos desórdenes nerviosos.

Si no sabes que decir, mejor calla. Si lo que vas a decir no ayudará ni contribuirá con nadie, es mejor guardarte para otra oportunidad.

Para llegar al poder, un gobernante debe saber hablar, debe saber comunicarse, debe convencer. Pero, para mantenerse en el poder y hacer las cosas existosamente, debe saber escuchar.

Aprender computación, saber escribir, saber pintar, son conocimientos que debes adquirir, pero, hablar todos podemos, la diferencia fundamental es como y cuando hablar y, el primer paso es aprender a escuchar.

En los antiguos templos iniciáticos en donde se han dieron los primeros pasos fundamentales para la sabiduría universal, lo primero que se enseñaba era a callar. Los aprendices o neófitos, los recién iniciados, no hablaban nunca hasta que el Maestro les dijera que ya estaban preparados.

Inclusive a Buda, como en la foto, se le representa con orejas grandes, que significan sabiduría.

Aprender a escuchar

Una historia se dio en un santuario de Japón, cuando el Maestro estaba entrevistando a un probable nuevo discípulo. El candidato desde el comienzo habló todo lo que podía, pretendiendo impresionar al Maestro a fin de que lo pusiera en niveles más avanzados.





El Maestro varias veces intentó detener su hablar, pero no lo consiguió. Entonces, pidió que trajeran una tetera y una taza. Cuando se las trajeron le dio la taza al candidato y comenzó a vaciar té hasta que éste se derramó.

El hablantín le dijo: Maestro, el té se ha derramado y a caído al suelo. Entonces el Maestro replicó, la sabiduría es como este té, si no vienes con tu taza vacía el té se derramará terminando en el suelo. Si tu no vacías tu taza, no podrás aprender.

Todos tenemos dos orejas y una lengua, como que la naturaleza nos dice que debemos escuchar el doble de lo que se habla.

Tampoco se trata de oir, sino de saber escuchar. Si alguien viene a decirnos cosas importantes, debemos prestarle toda la atención requerida. Al principio puedes dejar que hable todo lo que quiera, pero, si deseas ayudar debes ir guiando el hablar de la otra persona.

Saber cuando

Así tendrás doble productividad, por un lado perfeccionas tu sabiduría al saber escuchar y por el otro, le enseñarás a la otra persona como debe tomar las cosas, a saber expresarse, con más sentido, ya que ordenará mucho mejor sus pensamientos si le enseñas.

La clave tanto para aprender a escuchar y la noción del como y que hablar, es el arte del “saber cuando”. El saber cuando, es el arte de la precisión de la vida. Esto se adquiere con saber escuchar.

El que sabe escuchar hablará mucho mejor.
El que sabe escuchar hablará mucho mejor.

Esto se puede aprender y estimular desde temprana edad. Los niños tienen un mecanismo del hablar y muchas veces no saben ni que hablar. Si le dices a un niño que permanezca a tu lado sin hablar por una hora, no podrá hacerlo.








Una de las formas de entrenarlos es que se le enseñe a los niños a saber escuchar música clásica o instrumental. La música para escuchar no sólo reside en relajarse y apreciar las melodías, sino cada instrumento.

La mayor parte de la música clásica no tiene melodía. Son las entradas, evolución y desarrollo de los instrumentos. Las más populares son las que tienen melodía y tonadas agradables, pero si se sabe apreciar los instrumentos, los tiempos, y el conjunto, se tendrá el verdadero arte de escuchar música clásica.

Música para escuchar

Mucho de la música se ha hecho para bailar y divertirse, pero el nivel superior se encuentra en saber escuchar la música culta. Si lo logras, ten por seguro que sabrás escuchar mucho mejor a los demás.

Si logras saber escuchar, mejorarás la autoestima de tus amigos y te considerarán una mejor persona. Los mejores amigos son los que saben escuchar y no los que hablan mucho.

Al saber escuchar disminuyen los problemas o conflictos. Las malas interpretaciones se deben a que escuchaste o entendiste mal. Muchas veces exactamente al contrario de lo que el otro te quizo decir.

Si aprendes a escuchar tendrás más sabiduría. El silencio es el mejor maestro de la vida. Escuchando puedes percibir mucho mejor los sentimientos. Si hablas mucho tus sentimientos se vuelven insensibles, ya que intentarás ganar.

No interrumpas, pero siempre puedes dar un abrazo, un apretón de manos en el mejor momento.

Nunca pierdas la sonrisa cuando escuches. Eso te llevará también al “saber cuando”, ya que conservarás la calma.

Por lo menos una vez al mes prográmate con música para escuchar. Pon atención hasta en el mínimo instrumento. Concentra toda tu atención en cada sonido. Utiliza el mejor equipo de música que tengas.

Aprende a escuchar y mejorarás la vida, tanto la tuya como la de los demás. Por último puedes escuchar sin hablar, puedes solo mirar a los ojos, asentir con tu cabeza y por último darle un abrazo, no sabes cuanto te querrán.

Te invitamos a leer:

Instituto Vitalblogseducacionvidaa escuchar,aprende a escuchar,como hablar,escuchando,escuchar temas,musica para escuchar,que hablar,que saber,saber cuando,saber escuchar,sin hablarSaber escuchar es una de las mejores cualidades que se puede tener. Tal vez te hayas dado cuenta que las personas huyen de aquellas que hablan mucho. Aquellas que 'hablan hasta por los codos', son personas con diversos desórdenes nerviosos. Si no sabes que decir, mejor calla. Si lo que vas...La vida en riqueza espiritual y material.