gritarLos insultos encierran un gran poder negativo y no sólo se trata de palabras, sino también de gestos, movimientos y hasta mostrar un dedo puede ser motivo de un agravio.

La mayor parte de los insultos denotan discriminaciones o bajos recursos culturales para sostener una discusión, pero también la ira interna o reprimida que se puede tener en mayor o menor grado.

Aunque algunas palabras, como veremos más adelante, realmente no son insultos sino desviaciones del lenguaje, como la palabra estúpido que proviene de la misma raiz de estupendo.

La convivencia social es problemática. Por un lado, el ser humano es social y por otro, es conflictivo socialmente.

Los insultos y jergas pueden llegar a ser tan importantes en los adolescentes, pandillas y diversos grupos, que si no se habla de la misma manera son aislados o separados del grupo.

Inclusive en la enseñanza de idiomas, se contempla de manera normal la enseñanza de jergas e insultos, ya que de otro modo muchas expresiones idiomáticas no se entenderían.

Existen personas que no pueden hablar sin decir lisuras o insultos, cada minuto dicen mil insultos, como una costumbre enraizada y se sienten inseguros sin decirlas. La palabra lisura se utiliza en varios países como sinónimo de palabras soeces.

Pero, no necesariamente las lisuras o insultos son malas palabras, depende también de la carga emocional con que se diga algo. Una palabra buena como “gracioso”, puede utilizarse para insultar o demostrar enojo.





Las relaciones humanas contemplan divergencias, conflictos y guerras. La guerra sucede cuando los insultos y las razones ya no son suficientes. Por ello los insultos, pueden llegar a ser algo positivo si se logra liberar la energía contenida y luego dar lugar a la diplomacia y al razonamiento.

La mayor parte de los chistes contienen groserías, y nos reímos de estas. Los chistes llegan a burlarse de los defectos, enfermedades y hasta sufrimientos de los demás. Las burlas e insultar al otro, intentan demostrarnos que los demás tienen problemas y que nosotros somos inmunes.

Tener capacidad de Reir

Lo mejor, será siempre tener la capacidad de reirnos de nosotros mismos. De aceptar nuestros defectos. Si lo logramos podemos eliminar nuestro propio espíritu conflictivo. Los grupos conflictivos frecuentemente se reunen para cubrir sus propios defectos.

Reir para dentro, reir pensando. Tener la capacidad de reir es una de las mejores virtudes que se puede tener.

Muchas veces el reir es considerado idiota o imbécil por los que no tienen la capacidad o virtud de saber reir.

Mantente a tu altura y nadie podrá llegar allí.
Mantente a tu altura y nadie podrá llegar allí.

Idiota, imbecil, estúpido, no son insultos

La palabra idiota procede del griego y se refería a las personas que no les gustaban los asuntos políticos. Su raiz idios significa aislado o propio, de allí viene la palabra idioma o lenguaje propio. Ahora, más bien los idiotas son los que les gusta la política.

La palabra imbécil proviene del latín imbecillis, que significa apoyarse en un bastón, es decir debilidad física, lo que luego se atribuyó a la debilidad mental.

Estúpido, viene del latín stupeo, que significa atónito, pasmado. Tiene la misma raiz de estupendo. De estupendo pasó a debilidad intelectual, sin razón alguna.








La misma palabra insulto viene también del latín insultare, con significa de “echarse encima”. Se descompone de in y saltare, saltar encima de alguien.

Algunos insultos o groserías como huevón, se han convertido en tan comunes que hasta pueden llegar a significar amigo. Proviene de los toros sementales, que sólo sirven para procrear y comer. Es decir, no hacen nada, gracias a sus facultades de sus huevos o testículos de procear.

Otros insultos tienen también factores xenofóbicos. Xeno viene del griego y significa extranjero. Incluyen ancestros de miedo a lo desconocido y de protección a los antiguos clanes. Felizmente, la mayor parte de los países penaliza estos sentimientos negativos.

Las jergas, se originan en composiciones de las palabras por unión de éstas, pero también en las publicidades de los productos, en personajes de la historia, además de las cárceles. Pueden contener un buen grado de groserías e insultos y ser hasta claves de frases delincuenciales.

De hecho, se debe contrarrestar todo tipo de palabras que altere la pureza del lenguaje. En casa debe aprenderse a hablar correctamente. Ya se han deteriorado lo suficiente casi todas las lenguas.

Los adultos mayores no saben ni entienden lo que dicen los jóvenes. Los adultos, para no desentonar aprenden la jerga de los jóvenes, contribuyendo al mal lenguaje.

En casa no debe permitirse hablar mal. Tal vez como algo gracioso o para estar al corriente de lo que sucede en el mundo joven se puedan practicar ocasionalmente algunas palabras.

Pero se llega a extremos de permitir que los programas de televisión y hasta en la enseñanza infantil de las escuelas se hable mal. Las groserías y los insultos se pueden convertir en lenguaje común y la paz social se alterará mucho más.

Mejorar el lenguaje de los niños

No permitas que tus hijos te hablen inapropiadamente, ni siquiera sus amigos. No deben considerar anticuado este cuidado, sino debe ser considerado algo culto. No debe ser considerado como un fastidio, sino como tener un mejor futuro.

Aquel amigo culto que te pueda corregir el buen lenguaje y pensar que te está molestando, luego de varios años puede ser tu jefe o el dueño de una empresa. Los cultos tienen mayores posibilidades de triunfar.

Aquel amigo que saca mejores notas y a la vez destaca en los deportes y se preocupa por hablar mejor, sin duda tendrá mayores ventajas que los demás.

Fomenta la cultura, la misma que puede empezar simplemente con limpiarse la boca de tantas malas palabras.

Te puede interesar:

Frases en latín para el éxito.

Videos para aprender a bailar.

La moda y el buen vivir.

Reflexiones para padres que desean la vida Ok.

Cómo ponerse en forma para la vida Ok.

No importa la distancia cuando existe el amor.

Las maravillas del bicarbonato de sodio.

Instituto Vitalblogseducacionmentalconflictivo,conflictivos,groserias,insultar,insulto,insultos,jerga,jergas,los insultosLos insultos encierran un gran poder negativo y no sólo se trata de palabras, sino también de gestos, movimientos y hasta mostrar un dedo puede ser motivo de un agravio. La mayor parte de los insultos denotan discriminaciones o bajos recursos culturales para sostener una discusión, pero también la ira...La vida en riqueza espiritual y material.