Siempre encontrarás nuevas experiencias en tus viajes.

No confundas vejez con inactividad y la dificultad para moverse con independencia, la verdad es que muchas personas en la tercera edad  encuentran la mejor ocasión para viajar y realizar turismo recreativo.

Muchas personas jubiladas y pensionadas cuentan con recursos y tiempo disponibles para viajar, solos o acompañados de familiares.

Esta realidad ha llevado al progresivo crecimiento del turismo dedicado a la tercera edad.

Realizar viajes en la tercera edad

Los adultos mayores que se disponen a realizar un viaje deben tomar en cuenta varias consideraciones para hacer de esta experiencia algo plena y segura, y evitar en la medida de lo posible los riesgos innecesarios para su bienestar y salud:

En las consideraciones básicas se encuentra el medio de transporte a utilizar y la duración del viaje. Un largo viaje en avión no es tan incómodo como el de ir en bus, sin embargo las condiciones específicos de los vuelos hacen indispensable obtener una opinión médica, especialmente en ancianos con problemas de circulación, etc.

Cuando llegue el momento de elegir el destino del viaje, es importante considerar la temperatura, humedad y en general las condiciones climáticas de ese destino. Si se prevén las condiciones con anticipación y se lleva la vestimenta adecuada la aclimatación al lugar de destino será óptimo.

También es aconsejable informarse acerca de las condiciones sanitarias, enfermedades más comunes y vacunas necesarias, en caso de que se requieran.





Antes de iniciar el viaje prolongado o no es obligatorio visitar al médico. El evaluará la condición general de la persona y dará recomendaciones específicas sobre alimentación y cuidados especiales dependiendo del destino del viaje.

Si estás bajo un programa de atención médica específico es conveniente que lleves una cantidad pasadera de medicamentos, previendo un poco más de lo estrictamente necesario, en prevención de que pudiera prolongarse, el viaje.

Los medicamentos para el viaje

Reparte tus medicamentos entre todas tus maletas. Asegúrate de que las medicinas que llevas no sean consideradas como sustancias prohibidas en el país de destino.

Si requieres servicios especiales, solicítalos con anticipación. En algunos casos, por prescripción médica o cualquier grado de discapacidad, los pasajeros necesitan ayuda para el embarque o desembarque de trenes, barcos o aviones.








Las empresas de transporte brindan asistencia cuando se hace el pedido junto con la reserva. Con los aeropuertos pasa lo mismo, si necesitas que alguien te ayude con el equipaje o una silla de ruedas para desplazarte, solicítalo al llegar.

Nunca debes dejar de descubrir nuevas cosas.

Facilita a familiares o amigos los pormenores sobre tu viaje. Si tienes hoteles reservados deja los números telefónicos y dirección para que puedan contactarte con facilidad en caso de emergencia.

Ten una copia de tus documentos personales. Una opción es proporcionar a un familiar o conocido de confianza los datos básicos que pudieras requerir en emergencias. Puedes incluso darle tus documentos como pasaportes, seguros de vida u otros importantes, en archivos escaneados, todo en el caso de que tus papeles se extravíen o no estén a tu alcance por cualquier circunstancia inesperada.

Trata de viajar ligero. Empaca sólo lo necesario y solicita siempre el auxilio de otras personas para cargar tu equipaje. No realices esfuerzos al cargar tu equipaje que pudieran conducir a lesiones que echarían a perder tu viaje y pondrían en riesgo tu salud.

Disfruta el viaje

Aunque debes disfrutar al máximo tu viaje, es conveniente observar cierta moderación en las comidas y bebidas, así como en el ejercicio físico.

Cuando llegue el momento de elegir un destino infórmate de los sitios que quieres visitar teniendo en cuenta  altitud, clima, condiciones sanitarias para la salud y los servicios médicos disponibles.

Es mejor evitar destinos que estén sufriendo brotes infecciosos importantes, sobre todo gripales.

Al reservar en un hotel, pide información específica acerca de sus ambientes y comodidades, verifica la facilidad de los  medios de transportes para realizar pequeños tours en la zona, no olvides de llevar la ropa adecuada, sino pasarás muchos apuros e inconvenientes.

Ten en cuenta que tipo de comidas priman en la zona y de ser necesaria una dieta especial avisa antes de solicitar la carta de platos.

Una vez que hayas tomado todas las precauciones necesarias para un feliz viaje, recuerda que ancianidad no significa estas muerto por el contrario vive.

Instituto Vitalblogsvidaaprovecha tu tiempo libre,disfruta el viaje,realizar un viaje,viaje de la tercera edadNo confundas vejez con inactividad y la dificultad para moverse con independencia, la verdad es que muchas personas en la tercera edad  encuentran la mejor ocasión para viajar y realizar turismo recreativo. Muchas personas jubiladas y pensionadas cuentan con recursos y tiempo disponibles para viajar, solos o acompañados de familiares. Esta...La vida en riqueza espiritual y material.