Esta técnica milenaria responde a una antigua necesidad humana: la de sentir contacto físico y la de ser acariciado. En muchas ocasiones el cuerpo no entiende de palabras si no de hechos, más concretamente del…
Lea el post completo