Bochornos
Los sofocos pueden controlarse naturalmente.

Los sofocos o bochornos son muy impertinentes, te pueden hacer perder el equilibrio orgánico y emocional, mira como solucionarlos.

Sin importar la temperatura del clima, ya sea un tórrido verano o sufriendo los rigores de un invierno cuyo frio es casi gélido es común escuchar a alguna mujer, que de pronto siente un sofoco esta abochornada, tiene calor en la cara.

Deben estar tranquilas, no es una enfermedad, son solo los síntomas propios del paso de una etapa de la vida a otra, los bochornos o sofocos, se presentan cuando la mujer llega a la etapa menopáusica sufriendo cambios hormonales perdiendo estrógenos, que pueden recuperarse con complementos que contengan estrógenos.

Pero, el bochorno, no solo es patrimonio de ellas. Ellos también pueden tenerlos. El proceso de la menopausia y de la andropausia son similares, aunque en los hombres es más espaciado.

Fisiológicamente, en el organismo de las mujeres se realizan cambios de la sudoración (diaforesis) y los vasos constrictores excitan a las glándulas sudoríparas en tanto que algunos tipos de neuronas, las llamadas alfaadrenergitonicas, controlan el estrechamiento de los vasos sanguíneos (constricción periférica), reduciendo la temperatura, y produciendo los clásicos sofocos o bochorno.

Al inicio los síntomas son imperceptibles pero se incrementan cuando la función ovárica decrece durante la etapa del climaterio.

En un grupo de las mujeres comienzan los síntomas vasomotores cuando los ciclos menstruales en la mujer son aun regulares y en otro grupo de mujeres estos síntomas se presentan cuando los ciclos se tornan irregulares o cuando estos ya concluyeron.





Ocurrencia de los sofocos

Según las estadísticas de los investigadores el 50% de las mujeres en edad menopáusica sienten bochornos y el 18%, busca desesperadamente tratamiento, para  esa sensación desagradable, de sentir acaloramiento y enrojecimiento de la cara que en muchas oportunidades van acompañadas por sudoraciones y ocurren de forma repentina tanto de día como de noche, alterando el sueño y haciendo que posiblemente esto dure años.

En casos extremos los bochornos pueden deteriorar la calidad de las mujeres pues los bochornos son física y emocionalmente devastadores porque interfieren en el trabajo y en las relaciones sociales.

Mayor susceptibilidad al bochorno o sofocos

Los estudios básicos, denotan que las mujeres que tiene menos peso corporal son las más propensas ya que la producción periférica de estrógenos en tejidos adiposos en ellas es muy bajo.

Siendo los bochornos un síntoma antiguo, de la menopausia, los médicos prescribían y las mujeres ingerían hormonas con estrógenos, pero en el año 2002, estos cayeron  en desuso.

Los científicos del gobierno estadounidense, hallaron un pequeño riesgo en el consumo de los estrógenos debido a que originan significativamente la aparición de coágulos sanguíneos, embolias, ataques cardiacos y hasta cáncer de mama, sin embargo esto no se puede generalizar porque las hormonas funcionan bien en un grupo determinado de mujeres menopáusicas.








Por estas consideraciones se está viendo que la medicina alternativa es la esperanza de que el futuro halla una cura efectiva para los bochornos y sofocos.

Medicamentos para el bochorno, sofocos.

Es necesario esclarecer, que muchos medicamentos, tales como la paroxetina, venlafaxina, fluovetina o similares descritos, no están especificados para tratar los bochornos que tienen efectos colaterales, pero se vienen utilizando. Igualmente, los hipetensivos como la clonidina. Nosotros no lo recomendamos.

Solo las hormonas  son prescritas legalmente para dar solución a este inconveniente fisiologico, recordando eso si que el uso de las hormonas trae consigo el riesgo de contraer cáncer de mama y ataques al corazón, por  en definitiva las mujeres que han tenido cáncer de mama, no deben usar hormonas.

Por otro lado el anti depresivo la paroxetina es probablemente el que más beneficios otorga, para el alivio de los bochornos, sin embargo su uso debe ser prescrito por un médico.

En la búsqueda por obtener medicamentos que traten con eficacia el bochorno menopáusico en las mujeres de mediana edad, los médicos y estudiosos, están estudiando  y concluyendo que la medicina alternativa (cura a base hierbas y plantas medicinales)puede ser en el futuro la cura para miles de mujeres en todo el mundo.

La fito terapia cuenta con una gama muy variada de plantas para el tratamiento de la menopausia, algunas como: La soya, el trébol rojo, la simicifuga, la salvia, el lúpulo y la manzanilla, ayudan a sobrellevar los molestosos bochornos o sofocos.

La cimicífuga racemosa la utilizamos con frecuencia en nuestro Instituto. Viene ya en dosificada farmacológicamente.

De la misma manera aplicamos la acupuntura como uno de los mejores métodos para pasar esta etapa que es natural y debe ser llevada también con ejercicios, tai chi, yoga, así como prácticas de relajación y meditación.

La terapia natural o medicina alternativa, es una buena elección que puede paliar los estragos de los síntomas  de la  menopausia, como el nerviosismo y la irritabilidad, eso sin tener que sufrir las secuelas de los productos farmacológicos y evitando ser una candidata mas al cáncer de mama.

Las investigaciones científicas en relación a la soya, planta que contiene estrógenos llamados isoflavonas, también son recomendables.

Para seguir leyendo:

Ser Feliz y no morir en el intento

El aburrimiento y sus beneficios.

El bruxismo, mucho más que apretar los dientes.

Negocios con mejor calidad o valor agregado.

Las maravillas de la uña de gato

Tratamiento natural de la hiperhidrosis: sudoración excesiva

El minimalismo dentro de las formas de ser.

Instituto Vitalblogstratamientobochorno,sofocosLos sofocos o bochornos son muy impertinentes, te pueden hacer perder el equilibrio orgánico y emocional, mira como solucionarlos. Sin importar la temperatura del clima, ya sea un tórrido verano o sufriendo los rigores de un invierno cuyo frio es casi gélido es común escuchar a alguna mujer, que de...La vida en riqueza espiritual y material.