Todo tipo de exámenes, ya sean de salud, en el colegio o en el trabajo, causan nerviosismo, incertidumbre o un esfuerzo adicional para prepararse.

Básicamente es el miedo al futuro. Es la incertidumbre que pone su cuota para el nerviosismo.

En la parte de recomendaciones te aconsejaremos también de tomar complementos nutricionales y ejercicios.

En esta ocasión nos referiremos a la preparación para los exámenes en la escuela, en el colegio o la universidad.

Son diferentes formas de prepararse para los exámenes, ya sea que se trate de la forma de darlo, escrita, oral, exposiciones, ante un profesor o ante un jurado de varias personas.

Has participado en clase, has hecho todos los deberes, y crees que dominas bastante la materia.

Pero llega el día el examen. De repente, te quedas completamente en blanco, bloqueado, como si estuvieras congelado, o te pones tan nervioso que eres incapaz de responder a esas preguntas que te sabías la noche anterior.

Si todo eso te parece familiar, es bastante probable que padezcas nerviosismo ante los exámenes esos nervios extremos que algunas personas experimentan cuando hacen un examen.

Es bastante normal estar un poco nervioso y estresado antes de un examen. Es algo que le ocurre a todo el mundo.

Y cierta dosis de ansiedad anticipatoria, de hecho, te puede ayudar a ponerte manos a la obra y a mantener un rendimiento alto mientras haces el examen.

Pero en algunas personas esa ansiedad es sumamente intensa. Se ponen tan nerviosas antes de hacer el examen que su nerviosismo interfiere en su concentración y su rendimiento.





¿Qué es el nerviosismo ante los exámenes?

El nerviosísimo ante los exámenes es un tipo de ansiedad de ejecución lo que puede experimentar una persona en una situación donde importa mucho el rendimiento o la correcta ejecución de una tarea o existe una gran presión por hacer las cosas bien.

Por ejemplo, una persona puede experimentar nerviosismo de ejecución cuando va a salir al escenario en una obra de teatro, cantar un solo en un escenario, prepararse para tirar a la canasta, hacer una entrevista importante.

Como en cualquier otra situación donde una persona puede experimentar nerviosismo, en un examen, hacer que sienta un nudo en la garganta, o tenga molestias gastrointestinales o un dolor de cabeza tensional.

A algunas personas les tiemblan y/o les sudan las manos y el corazón les late más de prisa de lo habitual mientras esperan a que les repartan el examen.

Un estudiante con una ansiedad ante los exámenes muy intensa hasta puede tener diarrea o ganas de vomitar.

Todo tipo de nerviosismo es una reacción ante la anticipación de algo estresante.

Al igual que cualquier otra reacción de nerviosismo, el nerviosismo ante los exámenes afecta tanto al cuerpo como a la mente.

Cuando una persona está bajo estrés, su cuerpo libera una hormona denominada adrenalina, que la prepara para reaccionar ante el peligro (lo que a veces se denomina reacción de “lucha o huída “).

Esto es lo que provoca los síntomas corporales, como el sudor y la aceleración del ritmo cardíaco y de la respiración. Estas sensaciones pueden ser leves o intensas.








El nerviosismo ante los exámenes puede crear un círculo vicioso: cuanto más se centra una persona en las cosas malas que le pueden ocurrir, más se intensifica la ansiedad.

Esto hace que la persona se encuentre peor y, al estar su mente llena de pensamientos y miedos estresantes, más aumentan las probabilidades de que salga mal el examen.

Prepararse para exámenes, física y nutricionalmente

Utiliza un poco de estrés a tu favor. El estrés es el mecanismo de aviso de tu cuerpo, es una señal que te ayuda a prepararte para algo importante que está punto de suceder.

Utilízalo en tu propio beneficio: en vez de reaccionar ante el estrés amedrentándote, lamentándote o quejándote del examen con tus amigos, adopta un enfoque activo.

Deja que el estrés te recuerde que debes prepararte bien el examen con antelación. Lo más probable es qué así evites que el estrés te domine. Después de todo, a nadie le estresan pensamientos sobre lo bien que le puede ir un examen.

Pide ayuda. A pesar de que cierta dosis de nerviosismo ante los exámenes puede ser positiva, una dosis excesiva es preocupante.

Si, cuando te reparten el examen, te pones tan nervioso que se te queda la mente en blanco y se te olvida una materia que te sabías, probablemente necesitas ayuda para controlar el nivel de ansiedad ante los exámenes.

Tu profesor, tu tutor o el psicólogo escolar pueden ser importantes fuentes de información, a quienes puedes acudir si sueles padecer ansiedad ante los exámenes.

Es recomendable también tomar algún complemento vitamínico que contenga zinc, complejo de vitaminas B, ginseng, todos estos, o alguno de ellos.

Hacer ejercicios físicos entre las horas de estudio también es muy recomendable. Los ejercicios respiratorios son muy indicados, así como las prácticas de técnicas de relajación. En la columna de la derecha puedes descargar gratuitamente algunos audios al respecto.

De la misma manera el poder mental, visualizándote dando el examen ayuda muchísimo, ya que es como un entrenamiento previo adelantándote al futuro.

Prepárate bien para los exámenes

Prepárate bien el examen. Algunos alumnos creen que lo único que necesitan para aprenderse la materia y hacer bien los exámenes es asistir a clase.

Pero para aprenderse una materia hace falta mucho más que intentar absorber toda la información en clase. Por eso son tan importantes los buenos hábitos de estudio y las buenas técnicas de estudio.

Muchos estudiantes comprueban que su nerviosismo ante los exámenes disminuye cuando empiezan a estudiar mejor o más regularmente.

Tiene sentido cuanto mejor te sepas la materia, más seguro te sentirás y esperarás hacerlo mejor. Si esperas hacerlo bien, estarás más relajado mientras haces el examen después de los primeros momentos de nerviosismo.

Controla tus pensamientos

Controla tus pensamientos. Si el hecho de esperar hacer bien un examen te puede ayudar a relajarte, ¿qué ocurrirá cuando esperes hacerlo mal? Fíjate en cualquier mensaje negativo que te puedes estar enviando a ti mismo, ya que ese tipo de mensajes pueden contribuir a tu ansiedad.

Si te das cuenta de que estás teniendo pensamientos negativos (“No haré bien los exámenes” o “Si suspendo este examen, lo tengo fatal”), sustitúyelos por pensamientos positivos.

No los sustituyas por mensajes positivos que no sean realistas, sino por mensajes prácticos y verdaderos, como: “He estudiado y me sé la materia, de modo que estoy preparado para hacerlo lo mejor que puedo”.

Acepta tus errores. Otra cosa que puedes hacer es intentar relativizar los errores que cometas – sobre todo si eres muy perfeccionista y tiendes a ser muy crítico contigo mismo.

Todo el mundo comete errores, y tal vez hayas oído en boca de tus profesores o entrenadores que los errores son “oportunidades de aprendizaje”.

Cuídate. También te puede ayudar el hecho de aprender formas de tranquilizarte y de centrarte cuando estás tenso o ansioso. A algunas personas les bastará con aprender técnicas de respiración.

Si practicas regularmente los ejercicios de respiración (cuando no estés estresado), tu cuerpo aprenderá a ver esos ejercicios como una señal para relajarse.

Durmiendo lo suficiente, haciendo ejercicio físico y comiendo de forma saludable – ayudarás a tu mente a rendir al máximo.

El hecho de afrontar y aprender a controlar el nerviosismo ante los exámenes te ayudará a aprender a controlar el estrés, lo que te será de gran ayuda en muchas otras situaciones.

Te ayudará leer:

Gestión por procesos para mejorar la vida.

Desarrollo de la creatividad para la vida Ok.

Los hemisferios cerebrales y el éxito.

Las finanzas personales y tu apalancamiento.

La estrategia adecuada para tu vida.

Los alimentos y la agricultura orgánica.

Máximas Filosóficas

Significado e importancia de las fases lunares.

Instituto Vitalblogseducacionlos examenes,para examenesTodo tipo de exámenes, ya sean de salud, en el colegio o en el trabajo, causan nerviosismo, incertidumbre o un esfuerzo adicional para prepararse. Básicamente es el miedo al futuro. Es la incertidumbre que pone su cuota para el nerviosismo. En la parte de recomendaciones te aconsejaremos también de tomar complementos...La vida en riqueza espiritual y material.