La otitis en los bebés puede pasar inadvertida. El oido de los bebés a menudo se descuida o se le presta poca atención, luego las consecuencias no son buenas.

Cuida el oído de tu hijo le puede dar una  infección con inflamación y mucho dolor. A eso se le llama inflamación del oído medio que viene a ser una inflamación en el espacio que queda detrás del tímpano.

La otitis en los bebés es muy frecuente durante la infancia, especialmente en los niños cuya edad es de tres años, que van a la guardería y que han acumulado mucosidad a consecuencia de un catarro.

La que es causada por una infección y está precedida por un resfriado, una gripe o cualquier otra afección de las vías respiratorias altas que curse con mocos. Los virus y bacterias llegan al oído medio a través de la trompa de Eustaquio.

Las trompas de Eustaquio de los niños, son un canal que une la nariz y el oído, y es más corta y horizontal que en el adulto. Esto favorece que los mocos de la nariz pasen con más facilidad al oído, donde se convierten en caldo de cultivo de virus o bacterias, y se desarrolle la otitis. Así se produce la otitis.





Esta enfermedad es común en niños pequeños porque su anatomía favorece el paso de los gérmenes de la nariz al oído. Otras causas que pueden desencadenar la otitis son las infecciones del oído repetidas, la obstrucción infecciosa de la trompa de Eustaquio, la obstrucción mecánica de trompa de Eustaquio y la obstrucción alérgica de la trompa de Eustaquio.

Síntomas de la otitis

Los niños y bebés con otitis tendrán síntomas, que se exteriorizan con dolor intenso, llevándose las manos a los oídos. También mostrarán:

Cambios en el apetito o en el sueño.
Agitación e irritabilidad.
Supuración saliendo por los oídos.
Dificultad para escuchar correctamente. En casos muy severos, puede provocar una pérdida auditiva.
Náuseas y fiebre.
Produce un acumulo de pus y fluidos, que presionan sobre el tímpano,
Ocasionando dolor y pérdida de audición en el niño.
Ocurre, sobre todo, en los meses fríos.








Si se quiere diagnosticar la otitis esta se realiza mediante la exploración del interior del oído con un otoscopio, un aparato que el pediatra introduce en el interior del oído para comprobar el estado del oído medio, y se completa con un examen de las vías respiratorias y de la garganta, aparte de una evaluación de los síntomas.

El oído recibe información sin que nosotros hagamos nada permanece conectado y no es necesario dirigirlo de forma consciente.

Durante el primer mes de vida es recomendable dirigirse al bebé siempre de frente. Una estimulación auditiva correcta va a determinar que el niño reconozca los sonidos del ambiente y da respuesta a ellos.

Estimular la audición

El estímulo auditivo consiste primordialmente en hablar al bebé, presentarle sonidos distintos y describirle de qué se trata. Es vital  categorizar los sonidos para que el niño vaya diferenciándolos y asociándolos a un objeto, una persona o una circunstancia.

Dos reglas básicas para estimular la audición de tu bebé son: una pronunciación exagerada y la creación de un diálogo a base de preguntas repetitivas.

Como base de la adquisición del lenguaje, la estimulación auditiva debe estar unida a los movimientos del cuerpo, la utilización de la boca y la lengua. Es importante que te mire para empezar a repetir sonidos: primero serán gorjeos, sonidos guturales, luego balbuceos y por último las palabras.

Es muy importante alentar y reforzar sus emisiones mediante el juego vocal. Por ello, se  recomienda aprovechar ocasiones como el baño, los cambios de pañal, o cualquier otro momento en el que el niño esté tranquilo y cómodo, para jugar hablando y cantando con él. Por eso es  importante realizar juegos o actividades como:

– Hacer ruido con campanas y sonajeros. Si lo escucha bien, el bebé dirigirá la cabeza hacia el sonido y cuando vea el aparato que hace ruido repite el sonido nuevamente.

– Repeticiones. Posibilitan que el bebé vaya reconociendo los sonidos y gire cuando los escuche a su espalda.

– Acompañamiento. El sonido puede ir unido a otros estímulos sensoriales -. Esto ayuda a que al escuchar un sonido pueda reconocer su procedencia.
Los recién nacidos. Ante un sonido brusco, seguramente se despertarán. Si le gusta, agitará sus brazos y emitirá algún sonido como respuesta.

El estímulo sonoro preferido en estos primeros momentos es la voz materna, que no sólo le estimulan sino que también le tranquilizan.

A los cuatro meses. Buscará la procedencia del sonido con la mirada para ver qué lo produce. Al principio, la búsqueda es muy rudimentaria y después se mostrará cada vez más seguro sólo en el plano lateral.

A los cinco a seis meses de vida. Comienza a imitar con vocalizaciones los sonidos de los adultos.

En el segundo semestre. Busca lateralmente y hacia abajo el objeto o la persona que emitió el sonido.

Alrededor de los 12 meses hacia arriba.

Al año y medio. Es capaz de encontrar la fuente sonora en cualquier dirección: arriba, abajo y a sus costados.

A los veinticuatro meses. Localiza los sonidos en todos los ángulos.

Instituto Vitalblogsvidaestimular la audición,otitis en los bebés,síntomas de la otitisLa otitis en los bebés puede pasar inadvertida. El oido de los bebés a menudo se descuida o se le presta poca atención, luego las consecuencias no son buenas. Cuida el oído de tu hijo le puede dar una  infección con inflamación y mucho dolor. A eso se le llama...La vida en riqueza espiritual y material.