El yoga ha venido a demostrar al mundo la gran importancia de la técnicas de relajación. Hazlas siempre.

Estás estresado, nervioso, tenso o muy eufórico, ¡cálmate¡ relájate eso es lo que se recomienda a todas las personas.

Ciertamente es bueno que te relajes pero no de cualquier manera aprende una técnica de relajación.

La técnica de relajación es un método, procedimiento o actividad que contribuyen a que una persona se relaje, se calme en términos  sencillos  a que reduzca  su tensión física y/o mental logrando que  la persona alcance un alto nivel de calma disminuyendo  sus niveles de estrés, ansiedad o ira.

La relajación física y mental está íntimamente relacionada con la alegría, la calma y el bienestar personal de la persona.

Importancia de las técnicas de relajación

Las técnicas de relajación por lo general utilizan técnicas propias de los programas de control del estrés y están relacionadas con la psicoterapia, la medicina psicosomática y el desarrollo personal.

La relajación de la tensión muscular, el descenso de la presión arterial y una disminución del ritmo cardiaco y de la frecuencia respiratoria son algunos de sus beneficios en la salud. Sin embargo, no existe respaldo científico para apoyar la eficiencia de estos métodos.

En fisiología y psicología, la relajación voluntaria del tono de las masas musculares de todo el cuerpo o de una parte del mismo es viable debido al control que ejerce la corteza cerebral sobre los centros nerviosos de los movimientos automáticos y del tono, situados a nivel de los núcleos grises de la base del cerebro y en el tronco cerebral.





Los métodos y técnicas de relajación, que se cimentan en un ejercicio progresivo y regular, en realidad se inclinan a modificar indirectamente el tono de origen psíquico de las personas que se someten a ellas. Desde un punto de vista estrictamente recuperador, tienen gran interés en el tratamiento de personas espásticas y con lesiones neurológicas de este tipo.

Mayormente la gente solicita y recurre a  las técnicas de relajación por los siguientes motivos, entre otros:

  • Ataques de ansiedad
  • Problemas cardíacos
  • Depresión
  • Búsqueda de bienestar personal, controlando la ira, el dolor y el estrés
  • Dolor de cabeza
  • Hipertensión
  • Sistema inmunológico débil
  • Insomnio

La diversidad de técnicas que permiten al individuo mejorar su estado de relajación.

Están al servicio del ser humano y algunos de los métodos pueden ser efectuados por el propio individuo y otros necesitan la ayuda de otra persona. No todos requieren el ejercicio físico, algunos precisan de un estado de quietud.

Determinadas técnicas de relajación deben ser realizadas estando acostado o sentado en el suelo y en silencio total con bastante serenidad y concentración. Entre ellas se encuentran:

– Rebirthing
– Meditación
– Yoga Nidra
– Entrenamiento autógeno
– Control de la respiración
– Relajación muscular progresiva de Jacobson
– Visualización de imágenes mentales agradables
– Hidroterapia.
– Pilates.

Las técnicas de relajación que incorporan ejercicio físico son caminar, jardinería, yoga, Tai Chi, Chi Kung, entre otras. Algunos requieren de instrumentos como el masaje, la acupuntura, el método Feldenkrais, la reflexoterapia, el autocontrol, etc.








Algunos  métodos pueden realizarse  en tanto se efectúan  otras actividades, como: la autosugestión y el rezo. Cierta música; orquestada, clásica, la New Age, instrumental, etc., pueden mejorar la relajación mental y el bienestar personal.

El yoga y la relajación

El yoga es una técnica de relajación milenaria y sus beneficios son sorprendentes especialmente para la salud con la respiración. Mediante una serie de posturas denominadas asanas. Vamos anímate a relajarte con esta técnica conocida mundialmente:

Paso 1: Aprende  a respirar. Es fundamental antes de seguir los ejercicios de relajación.

Paso 2: Prepara un sitio cómodo y tranquilo sin ruidos, tiéndete boca arriba sobre una colchoneta sobre el suelo o sobre una manta Concéntrate  unos minutos en tu respiración.

Déjate  llevar  no fuerces nada. Sólo piensa en tu respiración por cinco minutos. Primero concéntrate  en hacer una respiración lenta y profunda. Deja entrar el aire en tus pulmones lentamente mientras inspiras.

Ensaya una respiración completa. Céntrate en la respiración abdominal, siente como el diafragma desciende suavemente cuando inspiras. Concéntrate  en hacer una respiración relajada, silenciosa; respirar y relajar. Toma conciencia de que todas las células de tu cuerpo están respirando has esto unos 10 minutos.

Paso 3: Deja llevar por la gravedad. Vaya tomando conciencia de su cuerpo mientras respira lenta, profunda y silenciosamente. Sea consciente de las fuerzas de la gravedad, la tierra nos atrae.

Deja que cada músculo de los pies, las piernas, los muslos, la espalda, los hombros, el cuello, la cabeza sea atraído por la gravedad.

Siente cada músculo muy pesado, aleje de su mente cualquier necesidad de contracción muscular concentra tu pensamiento en la relajación.

Deja que tus pies, piernas y muslos, los atraiga al suelo sus brazos extendidos hacia arriba, su cuello sin tensión, relajando, etc.

Paso 4: Relaja los pies, las piernas y los muslos. Ve dejando tu respiración relajada y céntrate en tu mente en partes muy concretas.

Primero los pies, tus dedos, uno a uno relájalos abandona cualquier tensión dedo a dedo, ve relajando la planta del pie, los talones, cada tobillo, los gemelos de las piernas, siente su pesadez, la de tus muslos, tu zona lumbar, etc. Hazlo por seis minutos.

Paso 5:  La relajación de la espalda, el cuello, el vientre, la caja torácica, el pecho, los hombros. Sigue concentrándote en la relajación de cada músculo, relajándolo, sintiendo su descanso, su respiración. En realidad es su estado natural, aleja de cada músculo la tensión, no hay necesidad de tensión.

Tu cerebro ayuda a cada músculo a recuperar su estado natural en posición de descanso. Cuando llegue a la espalda, concéntrate  vértebra a vértebra siente que se ensancha y se extiende; deja que el diafragma de un masaje suave al abdomen al respirar relajándolo del todo, retira del cuello alguna rigidez que todavía quede, realízalo por 8  minutos.

Paso 6: Relaja las manos, los brazos. Primero la relajación de los dedos, uno a uno de cada mano. Pasa a la las palmas de sus manos, sus muñecas, sus antebrazos y brazos por 8 minutos.

Paso 7: Relaja la cabeza, la cara tómate  un tiempo  para tu cabeza de forma muy minuciosa. Empiece por relajar las mandíbulas, la lengua, los labios. Relaja los músculos de tus ojos, cejas,  pestañas relájate hasta los cabellos, el cuero cabelludo por 6 minutos.

Paso 8: Relaja los órganos internos. Viaja por tu cuerpo y observa que estás perfectamente relajado, casi separado de ti, ve abandonando tu cuerpo, deja que tu mente se recrea con imágenes plácidas, el agua, el cielo, la naturaleza por 2 minutos.

Paso 9: Relajación total. Abandona mentalmente tu cuerpo, deja flotar tu mente, viaja por el espacio. Siente  que cambias de tamaño, siente que todo es enorme, disfruta de la placidez de la naturaleza del vuelo de las aves, de la luz, del sol o la luna.

Disfruta de los tamaños y las formas, los colores de las flores, el tamaño inmenso de las flores, las gotas de agua de un a escarcha, el olor de humedad de la tierra, recorre los tallos de las plantas, mira hacia arriba los inmensos árboles, camina y hazte gigante de aire respira mucho aire. Flota navega por las  estrellas.

Así comprobarás que es uno de los mejores remedios para el nerviosismo, la tensión, el estrés, etc.

No te pierdas:

Instituto Vitalblogsfelicidadvidael yoga,importancia de las técnicas de relajación,las técnicas de relajaciónEl yoga ha venido a demostrar al mundo la gran importancia de la técnicas de relajación. Hazlas siempre. Estás estresado, nervioso, tenso o muy eufórico, ¡cálmate¡ relájate eso es lo que se recomienda a todas las personas. Ciertamente es bueno que te relajes pero no de cualquier manera aprende una técnica...La vida en riqueza espiritual y material.