La celulitis viene afectando a personas de todas las edades y sexo, cada vez es más frecuente, mira como protegerte.

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Aunque no es vital como sí lo son el cerebro, el corazón, las arterias, los pulmones, el hígado y los riñones, si tiene una importancia fundamental en la regulación de todo el organismo.

La piel es susceptible a tener enfermedades leves y graves, pero uno de los aspectos que la diferencia de todos los otros órganos es que tiene que ver mucho con la parte estética.

Tanto en las partes expuestas con vestimenta como cuando nos descubrimos en la playa o de manera íntima, la piel tiene que ver con la apariencia de manera prioritaria.

La piel es un órgano que desempeña las siguientes funciones:

  • Función protectora: La piel constituye una coraza defensiva que impide que las bacterias y los virus presentes en el ambiente puedan penetras hasta los vasos sanguíneos y enfermarnos.
  • Función amortiguadora: Generalmente, cada vez que una persona recibe golpes, quemaduras y heridas no graves, la piel es la gran sacrificada, protegiendo de este modo las partes internas del organismo.
  • Función reguladora de la temperatura: Cuando hace calor los poros de la piel se dilatan y actúan como medio de ventilación. Cuando hace frío, o mucha humedad, los poros se contraen y evitan la pérdida del calor interno del cuerpo.
  • Función sensibilizadora: Gracias a la piel, podemos diferenciar el calor del frío; asimismo, captamos la diferencia entre el placer y el dolor porque mediante ella se transmiten al sistema nervioso cada unos de estos estímulos o mensajes.
  • Función almacenadora de reservas energéticas: Las grasas, el agua y otras sustancias se depositan en la piel como una reserva para cuando el cuerpo lo necesite.
  • Función “alarmadora”: La piel se encarga de alertar sobre cualquier anormalidad interna del cuerpo: una infección inminente problema digestivo a causa de un alimento en mal estado, etc.
  •  Función erótica: Es el principal estimulante de la funciones sexuales del cuerpo. Cumple una función básica como medio de contacto erótico.

La celulitis

La celulitis por su apariencia a simple vista se le llama “piel de naranja”; en realidad su nombre médico o científico se le llama “lipodistrofia”, término que reúne dos conceptos: el de grasa y el de alimentación, ambos a partir de sus lejanísimas raíces griegas.





Una inflamación difusa y permanente del tejido celular subcutáneo, originada por una excesiva y anormal acumulación de grasa en la hipodermis, y localizada, casi siempre, y para desgracia de las mujeres que lucen su cuerpo semidesnudos en las playas de todo el mundo, en la nalgas, caderas y muslos.

Las mujeres pertenecientes a los pocos pueblos de cazadores, recolectores que se extinguen en el mundo, desconocen esta enfermedad.

Por ello, todas las autoridades establecen una relación directa entre alimentación más estilo de vida sedentario con la celulitis. Pero todo puede mejorar o empeorar, por ello te recomendamos:

  • Beber un vaso de agua en ayunas.
  • Eliminar las bebidas gaseosas.
  • Caminar media hora diaria.
  • Dormir las horas necesarias.
  • Alimentación con muchas verduras.
  • Baños con agua caliente.
  • La falta de ejercicios.
  • El tabaco y el alcohol.

Cuando nos exponemos bastante al sol, es la melanina la que se oscurece por la acción  de los rayos del “astro rey”. De la melanina también depende el color de nuestro cabello y de nuestros ojos. Cuando hay alta concentración de ésta, es cuando aparecen las pecas. Se ubican inmediatamente debajo de la epidermis.

Está compuesta principalmente por una proteína llamada colágeno, caracterizada por ser fuerte y es a la vez elástica.

En ella se encuentra ubicadas las glándulas del sudor y las que producen los aceites que mantienen la lubricación de la piel y del cabello. Contienen también los nervios que nos permite sentir.

Podemos manifestar nuestras emociones sólo gracias a que tenemos piel:








  • Por ejemplo, los gestos de la cara son posibles sólo porque la piel nos permite hacerlos.
  • Ella hace posible que expresemos felicidad, disgustos, satisfacción, afecto, ira, tristeza, depresiones.
  • Si no tuviésemos piel no podríamos ni siquiera sonreír. O lo haríamos con gestos propios de una película de horror.

Es la capa más profunda de la piel, y su componente principal es la grasa.

Gracias a ella, el organismo puede conservar la temperatura interna, pues cuando hace frío se cierra para no perder energía, y cuando la temperatura es alta, se dilata para expulsar el calor interno.

Gracias a la hipodermis, podemos mover nuestra piel. Por esta razón, donde tenemos menos grasas y más musculatura, la piel es menos susceptible de desplazarse.

Tipos de piel

La piel de cada una de nosotros puede pertenecer a unos de los siguientes grupos reconocidos por todos los dermatólogos del mundo:

  1. Piel normal.
  2. Piel con tendencia grasosa.
  3. Piel con tendencia seca.
  4. Piel con tendencia mixta.

Piel normal: una piel normal se caracteriza por:

  • Su elasticidad, que permite estirarla sin ningún problema.
  • Su color es agradable a la vista y refleja un saludable funcionamiento del organismo.
  • Permite que el cuerpo transpire de una manera natural.

Piel con tendencia grasosa: una piel grasosa se caracteriza por las siguientes funciones:

  • Brilla demasiado.
  • Al tocarla ,se siente resbaladiza.
  • Con frecuencia se dilatan los poros de la raíz.
  • Al aplicar maquillaje éste se corre con mucha facilidad.

Piel con tendencia seca, se caracteriza por:

  • Transpira muy poco aunque se practique gimnasia y deporte.
  • Se indispone por acción de los cambios climáticos.
  • Se siente áspera al tocarla.

Piel con tendencia mixta, se caracteriza por:

  • Piel seca alrededor de los ojos y en las mejillas.
  • Piel grasa en la barbilla, la nariz y la frente.

No dejes de leer:

Instituto Vitalbellezablogsvidala celulitis,la piel,tipos de pielLa celulitis viene afectando a personas de todas las edades y sexo, cada vez es más frecuente, mira como protegerte. La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Aunque no es vital como sí lo son el cerebro, el corazón, las arterias, los pulmones, el hígado y los...La vida en riqueza espiritual y material.