Es una enfermedad que suele detectarse de casualidad durante un análisis de rutina de la que se conoce mucho en la actualidad y que sin embargo, aún continúa causando preocupación entre la gente, incluso cuando en la mayoría de los casos es perfectamente curable.

La anemia se presenta cuando la sangre no tiene suficiente hemoglobina. La hemoglobina es una proteína dentro de los glóbulos rojos que transporta oxígeno desde los pulmones hacia el resto del cuerpo.

Es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de los glóbulos rojos, con pérdida de peso y debilitamiento del cuerpo.

La anemia puede ser por muchos factores: como las tensiones nerviosas, hemorragias, falta de apetito, hierro y vitaminas, malas digestiones, humedad, contaminación y clima cálido.

Los anémicos no deben hacer deportes que demanden esfuerzo físico. Como consecuencia de la falta de oxigenación en el organismo, la persona que quiera practicar algún deporte, debe tener siempre en cuenta que debe sentirse débil, con mareos o dolores de cabeza, dolores musculares, disminución de la visión, fatiga y en algunos casos hasta desmayos. Lo más adecuado es estar en reposo con una dieta a fin a este transtorno.

Tipos de anemia

Anemia hemolítica: Ocurre cuando los glóbulos rojos son destruidos o dañados por una infección, drogas, o enfermedades hereditarias.

Anemia por deficiencia de vitamina B12: Tipos de anemia que tiene lugar cuando el estómago o los intestinos tienen problemas para absorber la vitamina B12.





La anemia megaloblástica: Es una anemia que también se llama anemia perniciosa, se caracteriza por glóbulos rojos muy grandes. Además de que los glóbulos rojos son muy grandes, el contenido al interior de cada glóbulo no está completamente desarrollado.

La anemia depranocítica: Es una enfermedad sanguínea crónica hereditaria, los glóbulos rojos se presentan con la forma de media luna y no funcionan normalmente.

Síntomas de la anemia

La persona que padece de anemia presenta los siguientes síntomas:

  • Palidez.
  • Cansancio.
  • Falta de aire al hacer ejercicio.
  • Latidos del corazón acelerados.
  • Pérdida de concentración.
  • Dolor de cabeza.








Las mujeres embarazadas deben aumentar la ingestión de hierro. En efecto; como la sangre de la mujer ha de transportar el alimento, el oxigeno y desechos de dos seres vivos, aumentan las demandas del sistema circulatorio. Aunque en condiciones normales, un bebé nace con suficiente hierro en sus tejidos para vivir varios meses, si el suministro de la madre es bajo, puede ver disminuidas sus reservas y contraer anemia, a menos que se le facilite adicionalmente hierro en la dieta, ya que la leche materna es poco rico en este elemento.

Sí al producirse una hemorragia, el cuerpo compensa la pérdida de sangre añadiéndole fluidos para que recupere su volumen original. La sangre se diluye en estos fluidos y la concentración de hemoglobina desciende provocando la anemia.

Debido a la falta de hierro y al descenso de la hemoglobina, la oxigenación de la sangre se torna deficiente, por lo que los miembros más alejados como las manos y los pies, no reciben la energía suficiente como para generar calor. Entonces, además de disminuir en temperaturas, las manos y los pies se ponen de color pálido azulado, fenómeno que se conoce como acrocianosis.

Tratamiento de la anemia

El tratamiento de la anemia puede disminuir la sensación de fatiga y mejorar la calidad de vida de la persona. El objetivo es aumentar el contenido de hemoglobina de la sangre

El tratamiento de la anemia varía mientras que depende del tipo de anemia. El médico permite decidir las mejores opciones del tratamiento, tales como suplementos alimenticios, medicación o modificación de la dieta.

Si el paciente no consigue la cantidad suficiente de hierro en su dieta, el médico recomendará píldoras ricas en hiero del alimento o del hierro a ellas. El alimento rico en hierro son los mariscos, las frutas secas, las habas, lima y el hígado.

Las transfusiones de sangre sustituyen los glóbulos rojos que faltan, pero no solucionan la causa de la anemia, por lo que son necesarias transfusiones frecuentes. Pero hay temor a las enfermedades que se pueden transmitir por la sangre, como la hepatitis y el VIH, es una opción de tratamiento menos viable.

Alimentos para la anemia

Para prevenir la anemia es necesario consumir alimentos que contengan mucho hierro.

Alimentos animales: mariscos, carne roja, pescado azul e hígado.

Alimentos vegetales: legumbres, cereales y verduras.

Debemos tener en cuenta que el café y el té son los principales enemigos de la asimilación del hierro, y los jugos de frutas y los alimentos como los crustáceos, mariscos y nueces, sus mejores aliados.

Lo que debes evitar:

El comer a deshoras.

Vinagre y sal.

Harinas refinadas.

Bebidas alcohólicas.

Lo que puedes consumir:

Extractos de frutas.

Extractos de verduras.

Jugo de naranjas.

Jugo de ortiga.

Germen de trigo, quinua, etc.

Miel, jalea, algarrobina.

Si padeces de anemia no hay nada mejor que una dieta curativa con alimentos que te ayuden a combatirla.

Desayuno:

Avena remojada con plátanos y miel.

Jugos de naranjas.

Zumos de manzanas y uvas.

Leche de soya.

Chufla de maíz blanco.

Panes integrales.

Almuerzo:

Sopa de alcachofas, espinacas, papas, quinua.

Puré de verduras.

Arroz integral.

Ensaladas de lechugas y tomates.

Extracto de zanahorias.

Cena:

Leche de soya.

Manzana.

Plátanos.

Te invitamos a:

Instituto Vitalblogsvidaalimentos para la anemia,la anemia,síntomas de la anemia,tipos de anemia,tratamiento de la anemiaEs una enfermedad que suele detectarse de casualidad durante un análisis de rutina de la que se conoce mucho en la actualidad y que sin embargo, aún continúa causando preocupación entre la gente, incluso cuando en la mayoría de los casos es perfectamente curable. La anemia se presenta cuando la...La vida en riqueza espiritual y material.