Suele presentarse que el hipo, es desconcertante para muchas personas y no se explican cómo se produce esta contracción; provocando molestias al momento de emitir unos sonidos curiosos como el ¡Hip! ¡Hip!.

Quitar el hipo no es muy fácil para ciertas personas, por lo que al final te daremos algunos consejos naturales.

El hipo es también conocido con el nombre de marengüilus fatilus. El hipo no es más que un espasmo involuntario del diafragma, el cual se repite varias veces por minuto.

El origen del hipo se debe que el brusco flujo de aire que ingresa a los pulmones causa que la glotis se cierre, produciendo así un sonido característico y particular.

El hipo también se puede definir técnicamente como una continuación de contracciones espasmódicas, súbitas, involuntarias e intermitentes de la musculatura inspiratoria, principalmente el diafragma, seguidas de un cierre brusco de la glotis, lo que origina un sonido peculiar y característico del hipo. Pero esta contracción involuntaria, es un problema generalmente benigno y transitorio.

Como bien sabemos el diafragma es un músculo que por lo general funciona adecuadamente y tiene dos funciones:

– La primera es cuando este desciende se encarga de inhalar para ayudar a llevar aire a los pulmones.

– La segunda función es cuando este sube para así encargarse de exhalar para poder expulsar el aire de los pulmones.

Sin embargo, en algunas de las situaciones que producen la contracción espontánea del diafragma son: comer demasiado o de forma rápida, trastornos estomacales, abuso de alcohol, ansiedad. Casi todos los casos de hipo duran sólo unos minutos.

Pero en algunos casos de hipo pueden durar días o semanas, pero esto es poco habitual y normalmente es un signo de otro trastorno médico.

El hipo persistente es denominado científicamente “singultus”, es aquel que se presenta en forma de un ataque prolongado o ataques recurrentes, cuya duración es en un tiempo superior a 48 horas.

En algunos casos cuando esto ocurre puede resolverse sin tratamiento farmacológico, es decir sin medicación, pero en otras ocasiones es necesario administrarlo y realizarse un estudio médico para averiguar su origen.

Cuando una persona tenga hipo prolongado le puede incomodar enormemente y provocarle insomnio.

Tipos de hipo

Los tipos de hipo más frecuentes son: El hipo persistente se puede clasificar, según su duración, el cual se puede dividir en: Agudo, que es también llamado hipo transitorio o auto limitado. Este tipo de hipo corresponde a la gran mayoría de los casos y se caracteriza por que su duración es menor de 48 horas.

En segundo lugar es persistente, debido a que la duración es mayor de 48 horas y menor de un mes. Y finalmente, en tercer lugar es intratable, ya que el hipo puede persistir durante un mes o más.

A continuación daremos a conocer las causas del hipo persistente e intratable:





El hipo agudo no precisa ningún tipo de estudio, ya que se trata de una alteración benigna, es por ello que no es necesario buscar su causa ni realizar ninguna prueba médica.

El hipo es persiste más de 60 horas, se trata de un hipo persistente o hipo intratable y este si es preciso realizar una investigación médica, ya que puede estar desencadenado por un proceso grave.

Entre las causas más frecuentes de hipo persistente o intratable se encuentran:

Las gastrointestinales, la cual se da por tener la persona úlceras péptidas, obstrucción intestinal, pancreatitis aguda, entre otras; otra causa es cuando la persona sufre de enfermedades cardíacas, pulmonares y tiene en mal estado su sistema nervioso.

Hipo en bebés

Pero también es muy importante que sepas que no solo a las personas adultas o a niños le puede dar hipo, sino también le puede dar a los recién nacidos.

En el caso de los bebé, el hipo es un síntoma muy frecuente y usualmente incomoda más a los padres que al mismo bebé, debido a que no saben su origen de este síntoma y no saben como tratarlo.

Ahora bien, el hipo ocurre en los bebés cuando el músculo diafragmático que separa la cavidad toráxica del abdomen tiene un pequeño espasmo, que hace que las cuerdas vocales se cierren cuando el bebé inhala y así se produce el sonido de “hic”.








Seguidamente damos a conocer las diversas causas del hipo y estas son; por la mala técnica de alimentación que permite al aire entrar por un lado de la boca. Un caso muy común es cuando el biberón tiene el orificio muy grande o pequeño que pueda permitir el paso de mucho aire o no tiene la mamadera que le cubra toda su boquita.

Otra causa es cuando el bebé es amamantado y se prende incorrectamente, esto permite el paso de aire en el estómago del infante. Pero también el hipo es causado por la indigestión, porque el bebé tiene el estómago vacío y porque este tiene fatiga.

Quitar hipo

Es bien conocida la existencia de un sinnúmero interminable de métodos caseros que se utilizan con frecuencia para eliminar el hipo, algunos de los cuales no son inocuos y pueden ocasionar incluso desmayos por hiperventilación.

Entre los más comunes se incluyen: el asustar a la persona que tenga hipo, beber agua, taparse la nariz y esperar hasta que el hipo cese sin respirar, levantar las manos respirando profundamente y retener el aire por unos segundos, hacer reír a la persona afectada por el hipo, realizar respiraciones continuas sólo por la boca durante unos segundos, ingerir bebidas con gas carbónico, respirar aire frío, ingerir bebidas frías y morder un limón.

Suele dar buenos resultados el cerrar los ojos y apretarse los párpados contra los globos oculares con las yemas de los dedos, la presión no debe ser excesiva. Mantener presionados los ojos por unos pocos segundos y ver los resultados.

También suele dar resultados oprimir, siempre con las yemas de los dedos el reborde orbitario de ambos ojos, justo debajo de los ojos, tocando el hueso de los agujeros parte inferior de éstos, que es el inicio del canal o meridiando de acupuntura del estómago.

En muy pocas ocasiones, los métodos médicos recetados por el doctor no logran tratar el hipo persistente, haciendo que el tratamiento posterior puede incluir un bloqueo del nervio frénico, el cual controla el diafragma.

Te invitamos también a leer:

Horas de Sueño. Dormir bien.

Sofocos. Bochorno.

Depresión en niños.

Ojos Hinchados. Ojeras.

La infertilidad. Masculina. Femenina. Syscan.

Liposucción. Estética Corporal. Lipoescultura.

Minerales en los Alimentos.

Picaduras de insectos.

 

 

Instituto Vitalblogssalud naturalvidahipo en bebes,hipo.,quitar hipo,tipos de hipo,tratamiento del hipoSuele presentarse que el hipo, es desconcertante para muchas personas y no se explican cómo se produce esta contracción; provocando molestias al momento de emitir unos sonidos curiosos como el ¡Hip! ¡Hip!. Quitar el hipo no es muy fácil para ciertas personas, por lo que al final te daremos...La vida en riqueza espiritual y material.