Debido a la vida sedentaria, las hemorroides se han vuelto un mal comun, mira como sanarte.

Muchas personas suponen que cualquier padecimiento del ano o el recto, es señal de hemorroides. Pero estas suposiciones pueden resultar peligrosas. El dolor, el sangramiento o cualquier otro síntoma también pueden indicar otros trastornos.

Las hemorroides son várices en la porción interior del recto o del ano por congestión de las venas del plexo hemorroidal. Las hemorroides internas se originan por encima del esfínter interno del ano.

Si aumentan de tamaño como para exteriorizarse sufren de constricciones y provocan dolor. Las pequeñas hemorroides internas pueden sangrar con la defecación.

Todos tenemos venas hemorroidales en la zona anal (llamada plexo hemorroidal). Cuando estas venas se inflaman de manera anormal, pueden provocar síntomas como dolor y sangramiento.

Una de las teorías explica la predisposición a este padecimiento basándose en una deficiencia anatómica en los seres humanos. Las venas hemorroidales carecen de válvulas que ayudarían a soportar el pesado flujo de sangre que pasa a través de ellas.

Pero en etapas tempranas de nuestra evolución, cuando caminábamos en cuatro patas como los demás mamíferos, no necesitábamos ese soporte. Sólo cuando adoptamos la posición erguida y aprendimos a caminar en dos pies, cambió la relación de nuestro cuerpo con la gravedad.

El peso del volumen de la sangre incide ahora en las venas de la parte más baja del recto y el ano: una carga para la cual estas áreas no estaban preparadas. Esta teoría explicaba que cualquier presión adicional en estas venas ya sobrecargadas, distorsiona su delicada estructura y las dilata convirtiéndolas en hemorroides.

Tipos de hemorroides

Algunas hemorroides son externas. Se puede palpa fácilmente y se asemejan a pequeñas protuberancias alrededor del orificio anal. Las hemorroides internas, por el contrario, no pueden sentirse o verse sin la ayuda de instrumentos especializados, ya que están escondidos en el conducto anal.





Si las hemorroides son pequeñas, puede que tú ni siquiera te des cuenta de que las tienes. Sólo se convierte en un problema cuando aumentan de tamaño y dilatan la membrana que recubre la vena. En estos casos, la membrana se hace más fina. El paso de las heces durante la evacuación de los intestinos, produce una fricción e irrita la cada vez más delgada membrana que recubre las hemorroides, hasta que éste se quebranta y sangra.

El sangramiento de las hemorroides internas puede que no sea doloroso, ya que las membranas internas carecen de fibras nerviosas sensibles al dolor. Las hemorroides externas, en cambio sí son dolorosas porque están recubiertas por piel en las que abundan los nervios sensibles al dolor.

Las hemorroides externas ulceradas o trombosadas (que contienen coágulos de sangre) pueden ser sumamente dolorosas. El coágulo se siente como una protuberancia dura, y puede expandirse por la vena hasta estirar los nervios de la piel, lo cual provoca un dolor creciente.

Síntomas de hemorroides

Las hemorroides externas aparecen por fuera del esfínter anal, generalmente no provocan dolor y no sangran a menos que se rompa una vena hemorroidal.

  • Dolor intenso en la evacuación.
  • Escozor en el ano.
  • Deseos de evacuar a menudo.
  • Salida del paquete venoso hemorroidal por el orificio anal.
  • Peso en el recto, algunas veces hay sangrado.

Causas de hemorroides

Entre las causas más comunes tenemos:

La constipación o estreñimiento, en algunos casos las diarreas.

Si hay antecedentes familiares de problemas hemorroidales, puede deberse a una debilidad estructural congénita de las paredes de las venas que las hace incapaces de tolerar esfuerzos, como permanecer de pie durante mucho tiempo, que otras personas soportan con facilidad.








Si no son tratadas a tiempo, las hemorroides pueden terminar ulcerándose, incluso estrangulándose, complicando al paciente con una anemia secundaria.

Toda dolencia provoca una mala circulación sanguínea, colitis, insuficiencia cardíaca, hipertrofia de la próstata.

También son causantes algunos elementos externos como la ropa sintética, el plástico de los asientos de los carros, sillas de oficina y permanecer mucho tiempo sentado.

El abuso de toxinas en nuestra alimentación, condimentos, saborizantes, aderezos.

El abuso de carnes y frituras, falta de higiene en el aparato digestivo.

Tratamiento natural de hemorroides

Fitoterapia: Es una arma muy necesaria para el tratamiento de las hemorroides. Las plantas medicinales más recomendables son:

Cola de caballo, ortiga y uña de gato. Hervir 30 gramos de la mezcla de las tres plantas en un litro de agua y tomar tres veces al día, de preferencia antes de los alimentos.

Tomar extracto de diente de león, medio vaso en ayunas (15 días).

Hacer baño de asiento con malva y llantén agregando 20 gotas de sangre de grado y tres litros de agua. Los baños de asiento son interdiarios, en las noches de 10 a 15 minutos de duración.

Las lociones con extracto de hamamelis puede ayudar, ya que tiene propiedades astringentes y desinflamantes, un algodón humedecido en este líquido y puesto en el ano, tres veces al día, te ayudará y hasta sanará.

En caso de fuertes dolores, aplicar el jugo de hojas de coca aplicado con un algodón en la parte del ano.

Tomar extracto de raíz de uña de gato liofilizado (seco), dos cápsulas al día, por 15 días.

Geoterapia: La tierra medicinal también es muy útil en el tratamiento de las hemorroides, aplicar cataplasmas, con arcilla especial entre las piernas y las partes inflamadas.

No consumir  alimentos artificiales, sintéticos, tóxicos como embutidos, productos enlatados, pan blanco, carnes rojas, té, café, licor, vinos, tortas, pasteles, etc.

Tratamiento con alimentación naturista

Desayuno

Abundantes frutas en jugos o ensaladas de papaya, melón, plátano, melocotón.

Chufla de maíz, avena o leche sin azúcar.

A media mañana tomar un vaso de jugo de naranja.

Almuerzo

Extracto de zanahoria con tomate. Medio vaso.

Sopa de verduras con zapallo y alcachofas.

Crema de verduras.

Abundante ensalada de ortiga cruda.

Arroz integral.

Guisos sin condimentos.

Cena

Lo mismo que el desayuno. Elegir una sola cosa.

Continuar en:

Instituto Vitalblogsvidaalimentación naturista,causas de hemorroides,hemorroides,síntomas de hemorroides,tipos de hemorroides,tratamiento de hemorroides,tratamiento natural hemorroidesDebido a la vida sedentaria, las hemorroides se han vuelto un mal comun, mira como sanarte. Muchas personas suponen que cualquier padecimiento del ano o el recto, es señal de hemorroides. Pero estas suposiciones pueden resultar peligrosas. El dolor, el sangramiento o cualquier otro síntoma también pueden indicar otros trastornos. Las...La vida en riqueza espiritual y material.