La familia estará completa si existe la felicidad.
La familia estará completa si existe la felicidad.

Muchas personas son muy felices en su noviazgo pero la situación puede cambiar radicalmente en el matrimonio o la convivencia.

De acuerdo a la ancestral ciencia esotérica de la astrología el noviazgo y el matrimonio corresponden a ejes o casas astrológicas diferentes. Es decir a diferentes formas de energía. Por ello, se puede ser feliz durante el noviazgo o enamoramiento, pero lo opuesto en el matrimonio.

Sucede algo similiar en los estudios de la escuela y la universidad. Muchos triunfan en los estudios básicos, pero en la universidad ocurre lo contrario.

Sin embargo, otros tienen tanto un noviazgo como un matrimonio feliz. Todo depende de como esté dispuesto el mapa astral. Pero, de todas maneras, la convivencia tiene un proceso que tiene que saberse llevar tanto inteligentemente como en las normas que deben cumplirse.

El noviazgo es algo así como la niñez. No hay mayores preocupaciones, todo es color de rosas. Las responsabilidades o normas son fuera de sus hogares. Los niños tienen sus normas cuando juegan, cuando vuelven a la casa los amigos ya no están.

De la misma manera los enamorados, tanto cuando disfrutan como cuando discuten. Luego, cada cual vuelve a sus casas, lo que les permite cambiar de escenario, madurar pensamientos y refrigerar cualquier tensión.

En cambio, durante la convivencia, toda la escena será en el mismo teatro, no podrán salir del lugar. De allí vienen los problemas de convivencia y el de poder soportarse, asimilarse y ser una pareja feliz.





Para conocerse es muy importante tener afinidades y el infaltable flechazo o amor.

Luego, a medida que va pasando el tiempo, tienen que cumplirse ciertas normas que entre las parejas se van dando tanto conversando, como con gestos, actitudes y, sal y pimienta.

Esta sal y pimienta, debe ser el sasonador adecuado que puede llegar al matrimonio o no.

Al llegar a la convivencia, viene otra etapa mucho más intensa, en dónde ya no volverás a la casa de tus padres. Con mucho mayor razón si llegan los hijos. Esta sal y pimienta puede convertirse en azúcar o en pólvora.

Se puede producir un sobrecalentamiento de los motores de la convivencia pacífica y convertirse en un campo de batalla. Las normas de convivencia establecidas se pueden llegar a romper con facilidad.

Problemas de Convivencia

En este punto, la salud familiar sufrirá literalmente un resquebrajamiento terrible. La pareja se enfermará de los nervios, los alimentos no se aprovecharán, los hijos sufrirán y en el trabajo se bajará la productividad.

matrimonio
La salud familiar depende de cada parte que la componen.

Ya no se trata de hacer feliz a la pareja, sino a todo un hogar. Ya la pareja feliz de salir a la discoteca, de contar a sus amigos lo bien que se llevan, pasa a terceros planos.

En este punto la salud familiar puede pasar por problemas de ansiedades, tanto de comer demasiado como de perder el apetito, insomnio, colon irritable, arritmias cardiacas, descompensación de la presión arterial, nerviosismo, bruxismo y producirse hasta traumas que luego serán muy difíciles de tratar.








Por ello, lo más recomendable, como a todo motor, es hacer el mantenimiento respectivo. Dentro de las normas de convivencia, tienen que diseñarse los mantenimientos cada cierto tiempo.

Lo ideal es salir semanalmente fuera del hogar, ya sea visitar amigos, ir a las discotecas, visitar el club o disfrutar de la naturaleza. La práctica de deportes es una excelente forma de mantenimiento de la salud familiar.

Ya no se habla tanto de normas o de ganar el uno al otro para ver quien puede más o quien tiene la razón, sino de la salud familiar. No se trata de salirse con la suya, sino de que ambos o todo el hogar, se mantenga saludable.

Normas de Convivencia

No se es feliz con el puro amor dentro del matrimonio. El término feliz y amor, queda pequeño. Aparte de las normas tiene que hacerse el mantenimiento respectivo. Si no se hace, el motor terminará fundiéndose irremediablemente.

En el área laboral parte de estos conceptos se conocen como las pausas activas, que te ponemos de sugerencia para leer líneas debajo.

Establece el mantenimiento de inmediato, siempre se estará a tiempo. Verás que no sólo la salud familiar mejorará sino que individualmente mejorarán increíblemente.

Las normas de convivencia, no escritas, si no libremente aceptadas, deben llegar a optimizar las relaciones. No se llegará a la perfección, pero la idea es que cada cual cedan parte de su individualidad para que la tendencia sea que se vuelvan un solo cuerpo o tengan unidad.

Los lineamientos para tener buenas normas de convivencia podrían resumirse en:

  • Que no exista rigidez y que se establezcan límites aceptables.
  • Que ambos trabajen para el hogar en cercanía de proporciones, independientemente de quien sea el proveedor temporal. Pero si tomando en cuenta el tipo de trabajo del proveedor.
  • No dejar de conversar los problemas, la telepatía es un poder muy poco común.
  • Siempre ser afectuosos, respetuosos y responsables.
  • No hagas expresamente algo que sabes que le molesta al otro.
  • Ser ordenados, limpios y educados.
  • Conversar temas personales y culturales sin criticar, lo más seguido posible.
  • Renuevense cada cierto tiempo, como cambios de vestimenta, de look, costumbres, ubicación de la cama y los muebles, etc.

Tu puedes tener una convivencia pacífica y feliz. Cuando recuerdes este artículo de aquí a 40 años, nos darás las razón.

Te recomendamos leer:

Estrés Laboral.

Practica las pausas activas para tener éxito.

El sentimiento de culpa en la vida Ok.

Comida rápida y saludable si es posible.

Terapia Hiperbárica. Medicina Hiperbárica.

Dieta de la manzana.

Ganar dinero. Independencia o libertad financiera.

Instituto Vitalblogssalud naturalvidaconvivencia,convivencia familiar,convivencia pacifica,familia feliz,feliz amor,hacer feliz,la convivencia,la pareja feliz,matrimonio feliz,normas convivencia,pareja feliz,problemas de convivencia,salud familiarMuchas personas son muy felices en su noviazgo pero la situación puede cambiar radicalmente en el matrimonio o la convivencia. De acuerdo a la ancestral ciencia esotérica de la astrología el noviazgo y el matrimonio corresponden a ejes o casas astrológicas diferentes. Es decir a diferentes formas de energía. Por...La vida en riqueza espiritual y material.