premios
Hacer las cosas por convicción y recompensas, es válido o no.

Todo tiene su precio, todo se vende y se compra. Pero, no todos los precios son monetarios. Qué debe prevalecer.

La vida está llena de decepciones, pero las mayores decepciones muchas veces son producto de lo que nosotros esperamos de ella. Igualmente, que buscamos estímulos para seguir adelante.

El sándalo es uno de los árboles más maravilloso que existen, tiene una gran enseñanza: “Perfuma el hacha que lo hiere”. Es una gran enseñanza que podemos aplicar a nuestras vidas.

Pensamos que somos las únicas personas que sufren o las que hacemos todo el trabajo. Que el resto no hace nada. Que nuestros seres queridos nos hieren.

Nos comparamos con los que habitan nuestro hogar, los compañeros de trabajo, nuestros amigos, cuando no debemos buscar comparación alguna.

Todos los esfuerzos que hagamos, son parte de la forma de vivir en este planeta. Formamos parte de un engranaje, que puede ser justo o injusto, en donde lo único constante es el cambio y el movimiento permanente.

En todo este escenario, la vida puede traer recompensas inesperadas, pero no debemos esperarlas ni desearlas. Si esperas premios por lo que haces, aumentarás las ansiedades. Si no esperas las recompensas y estas llegan, tu vida será estimulada, pero no al contrario.

No te compares con nadie sino contigo mismo, compárate de como fuiste hace 5 años, hace 3 años, hace un mes, hace un día. ¿Mejoraste?. Esa es tu recompensa y estímulo.


El sándalo al perfumar al que lo hiere, se ha convertido en un árbol sagrado en India, que ha logrado ayudar a millones de personas ha lograr el mejor ambiente para la meditación, espiritualidad y santidad a través de miles de años.

Amado Nervo mencionaba: “Cuando una espina me hiere, me aparto de ella, pero no la aborrezco”.

El padre Pio, mencionaba: “El demonio es como un perro rabioso atado a su cadena, no puede herir a nadie sino a la distancia de la cadena”.

Origen del Estímulo

La palabra estímulo proviene del latín stimulus, que significa aguijón. Se podría pensar que el estímulo es comparable a las caricias, a las barras de los hinchas en un estadio, a palabras de aliento de una madre, pero no es así.

Estímulo originalmente es aguijonear, pinchar, algo que te hace reaccionar. El concepto actual no ha variado mucho y las personas se ven estimuladas a salir de sus problemas cuando estos se incrementan.

Se pueden hacer negocios con ganancias para todos.
Se pueden hacer negocios con ganancias para todos.

Los países que más han progresado en la historia de la humanidad son aquellos en los cuales la vida no es fácil. Países con climas extremos, con dificultades geográficas y desastres naturales.

Los problemas, lejos de ser negativos, más bien estimulan a aquellos que tienen la fortaleza, inteligencia y sobre todo el deseo y la persistencia de salir adelante.

Los premios y recompensas continuos no son buenos, hacen que las personas inflen su ego, se adormezcan y se duerman en sus laureles. El continue riesgo y retos, son los que hacen progresar mucho más.

Por eso, que te tenga sin cuidado, si no te premian o reconocen lo que vales. Lo que debes hacer es seguir avanzando.

La palabra Recompensa

La palabra negocio significa hacer algo con recompensas. Proviene del latín nex y otium, no sin recompensa. Por lo que los negocios siempre tienen que ser recompensados.

Es curioso que la palabra salario provenga del la Via Salaria que era el camino a las grandes saliteras romanas. Los soldados que protegían esta vía o camino se les pagaba con bolsitas de sal llamadas Salarium Argentum.

Es muy diferente a la raiz indio europea de la palabra sal que significa turbio o gris. En muchos paises se dice “salado” a lo que tiene mala suerte.

Por ello, las recompensas no necesariamente deben estar en función a un salario, si no a una ganancia en si y esa ganancia la debes definir tu. En la vida las recompensas son muy importantes para todo, desde una simple caricia hasta sentirse vencedor, pero no las busques.

La mayor parte de las veces el esperar recompensas es como herirnos a nosotros mismos. Tu debes hacer las cosas lo mejor posible, la recompensa está dentro de ti, de la satisfacción de haberlo hecho bien, de haber crecido y ser más grande que ayer.

“Los que luchan buscando el bien ya lo han encontrado” decía Jose Narosky. Es decir la intención de hacer las cosas debe ser la propia recompensa que llegará de todas maneras también desde tu entorno,

En la vida muchas personas lloran porque las rosas tienen espinas, pero los sabios se alegran de que las espinas tengan rosas.

Si los premios llegan, bienvenidos y si llegan, deberás aceptarlas de lo más humilde. Tu mejor recompensa está dentro de ti mismo.

No esperes recompensas, fluye por la vida nada más, tu felicidad y tranquilidad será mucho mejor. La vida es sabia, sabrá premiarte mucho más de lo imaginas.

Es importante también que leas Saca los alfileres de tu vida

Recomendable que veas Anda desnudo en tu hogar

Cuando necesites sanar tu vida es necesario que cierres los círculos

Las maravillas del cloruro de magnesio.

Consumir frutas y verduras para la longevidad.

Mejorar la memoria fácil.

Las maravillas del Anís.

Instituto Vitalblogsfelicidadvidacompartir,estimulos,la vida,premios,recompensa,recompensasTodo tiene su precio, todo se vende y se compra. Pero, no todos los precios son monetarios. Qué debe prevalecer. La vida está llena de decepciones, pero las mayores decepciones muchas veces son producto de lo que nosotros esperamos de ella. Igualmente, que buscamos estímulos para seguir adelante. El sándalo es...La vida en riqueza espiritual y material.