Para que combatas el acné debes probar diferentes formas, cada persona es diferente.

El acné es una enfermedad que afecta principalmente las glándulas sebáceas. Los pequeños agujeros en la piel se llaman poros y se conectan a las glándulas sebáceas por debajo de la piel.

Los poros tapados pueden convertirse en puntos negros, barritos o granos. En los casos más graves, se pueden formar forúnculos y abscesos deformantes que pueden resultar en cicatrices si se aprietan los granos. El acné se presenta en los adolescentes, aunque puede ocurrir en adultos.

Tratamientos del acné

En farmacias, tiendas y droguerías, puedes encontrar una diversidad de  de tratamientos químicos que con bastante éxito te quitan el acné.

Sin embargo, cabe aclarar que si bien una combinación de tratamientos, reducen la cantidad y gravedad del acné, en su mayoría, tienen efectos secundarios y necesitan un mayor grado de control y seguimiento médico.

Entre estos tipos o técnicas de tratamiento tenemos:

Exfoliación dermatológica de la piel.- Se puede hacer mecánicamente empleando un paño abrasivo, con un líquido rasgador, o químico. Los agentes exfoliantes químicos contienen el ácido salicílico y el ácido glicólico, los cuales hacen que se  produzca desprendimiento de la capa superior de la piel, previniendo una reconstrucción de células muertas que se combinan con el pus para bloquear los poros.

Bactericidas tópicos.- Se usa una variada gama de productos bactericidas que contienen peróxido de benzoilo para moderar levemente el acné.





La crema o gel que contiene peróxido de benzoilo se unta una o dos veces diariamente en la región afectada y así se previene nuevas lesiones eliminando al P.acnes. Al contrario de los antibióticos, el peróxido de benzoilo tiene la ventaja de ser un fuerte oxidante y por ello no parece ofrecer resistencia.

Como secuela, causa sequedad, irritación local de la piel y enrojecimiento.

Existen cremas que se utilizan vitaminas en su composición como la A, E y B5 (pantenol), que resultan muy efectivas, dependiendo del tipo de piel. Una de ellas es el mucovit o similares, que puedes probar.

De la misma manera el óxido de zinc aplicado directamente sobre la piel favorece el tratamiento de algunos tipos de acné.

Los antibióticos tópicos que se aplican externamente, como: La eritromicina, clindamicina, estimicina, o tetraciclina, tienen como objetivo aniquilar las bacterias que han anidado en los folículos bloqueados.

En tanto que el uso de antibióticos tópicos es igual de efectivo que el oral, este método impide posibles dolores de estómago como efecto secundario, o interacciones de puede empeorar y extenderse en otras y mayores áreas, aparte del rostro.








Antibióticos vía oral.- Los antibióticos orales usados en el tratamiento del acné incluyen eritromicina o uno de los antibióticos derivados de la tetraciclina.

La tetraciclina que mejor se absorbe es la oxitetraciclina, o alguna de las que se administra en una única toma diaria, como doxiciclina, minociclina o limeciclina.

A veces también se usa trimetoprima. Reducir la bacteria P. acnés no conseguirá que haga algo para reducir la secreción de grasa y el comportamiento anormal de la célula que es la causa inicial del atascamiento de los folículos.

Adicionalmente, los antibióticos se están volviendo cada vez menos útiles y efectivos debido a la resistencia común de nuevas bacterias P. acnes.

Los descamadores químicos son cosméticos que se basan en químicos para acelerar la exfoliación de la piel. Sin embargo, estos productos en determinados casos son peligrosos, pues llegan a producir quemaduras serias y, al igual que ocurre con una quemadura convencional, pueden aparecer cicatrices.

Más tratamiento para el acné

Retinoides externos.- Esta técnica usa los retinoides tópicos como la tretinoína (nombre comercial Retin-A), adapalene (nombre comercial Differin) y tazaroteno (nombre comercial Tazorac). Como la isotretinoína, todos relacionados con la vitamina A, que administrados como tópicos,  generalmente tienen efectos secundarios bastante leves.

Pueden causar una leve  irritación de la piel. Los retinoides aparecen influyendo en la creación de la célula y en el ciclo de vida y muerte del forro del folículo, ayudando a prevenir la hiperqueratización de estas células que podrían originar un bloqueo.

Mediante la fotosensibilidad de la piel, está prohibido tomar el sol hasta después de un mes  después de cesar el tratamiento, ya que genera manchas con la toma de sol. Los pacientes, durante los tres meses posteriores al cese de la toma de este tratamiento no pueden donar sangre.

Fototerapia.- Durante un tiempo se creyó que se podía conseguir una mejora a corto plazo mediante la luz solar. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la luz solar empeora el acné a largo plazo, presuntamente debido al daño que produce la luz ultravioleta. Recientemente, se ha utilizado luz visible con resultados satisfactorios.

En particular luz azul generada con bombillas fluorescentes especiales y también se usan LEDs o láser.

Usando la fototerapia dos veces por semana, se ha reducido el número de lesiones de acné en un 64% e incluso es más eficaz que cuando se aplica a diario. Parece que este mecanismo hace que las porfirinas producidas dentro de P. acnés generen radicales libres al irradiarse con luz azul.

Particularmente, cuando se aplica varios días, estos radicales libres aniquilan la bacteria. Este tratamiento, por lo general no tiene efectos  secundarios y el desarrollo de resistencia de la bacteria al tratamiento parece improbable.

Fotodinámica.- Los estudios clínicos realizados produjeron evidencia de que aplicando intensamente luz azul/violeta se puede disminuir el número de lesiones inflamatorias de acné en un 60-70% en una terapia de cuatro semanas.

Cura el acné

En la actualidad se está experimentando con láser para prevenir la formación del acné provocando los siguientes efectos:

  • Quemar el saco de folículo del cual el pelo crece.
  • Quemar la glándula sebácea que produce la grasa.
  • Para inducir formación de oxígeno en la bacteria, eliminándola.

Sin embargo, puesto que las luces intensas y el láser causan daño térmico a la piel, hay inquietud de que el tratamiento de acné induzca al crecimiento de lunares o que cause sequedad de la piel por largo tiempo.

A menudo, el acné grave deja cicatrices donde la piel crece de forma volcánica. Estas cicatrices son difíciles de tratar y además no es usual que consigan quitarse completamente.

En esos casos se recurre al conocido al peeling, conocido como tratamiento de cicatrices que, mediante agentes químicos se logra descamar la piel renovando las capas exteriores de la dermis y epidermis que al regenerarse lo hará de color uniforme.

Instituto Vitalblogstratamientovidacura el acné,eliminar el acné,tratamientos efectivos para el acnéPara que combatas el acné debes probar diferentes formas, cada persona es diferente. El acné es una enfermedad que afecta principalmente las glándulas sebáceas. Los pequeños agujeros en la piel se llaman poros y se conectan a las glándulas sebáceas por debajo de la piel. Los poros tapados pueden convertirse en...La vida en riqueza espiritual y material.