Las causas del sonrojo se pueden saber.
El sonrojo puede tratarse de algún problema de salud, si es excesivo.

Las causas de sonrojarse o el porque te sonrojas será bueno que lo sepas. También puede ser algún problema de salud.

Muchas personas se encuentran ante diversas situaciones de fastidio, molestia y encuentran un momento para salir corriendo; son reacciones que el organismo experimenta por ejemplo: cuando reciben un piropo o les confiesan palabras de amor. El corazón late a mil por hora y aparece el sonrojo.

El sonrojo es el enrojecimiento inmediato de nuestro rostro; es muy común apreciar este enrojecimiento debido a una respuesta emocional, ante ciertas emociones de ansiedad: Timidez, yerro, angustia, nerviosismo o modestia.

El sonrojarse en muchos casos puede también estar asociado a estados de salud, problemas circulatorios o nerviosismo.

La presión de los vasos capilares de la cara y de las arterias cumple distintas funciones.  Al reducirse la circulación en los conductos por donde circula la sangre se consigue con ello el aumento de la presión sanguínea.

La persona temerosa siente agitación (vergüenza) cuando se ve o se sabe que esta siendo visto. Su inquietud es de qué manera será visto por los demás, alarmándose siempre por no conseguir la aprobación de los otros.

El Sonrojarse

Sonrojarse representa para la persona tímida una manera de delatarse o de llamar la atención. Algo que en ningún caso desea. Así fácilmente la persona tímida está más atenta a la aparición del rubor que otra persona y de este modo, sin desearlo, aprende con mayor facilidad a reaccionar de este modo. Por eso las personas retraídas tienden a sonrojarse con más a menudo.

El mismo hecho de estar avergonzados nos abochorna como algo que no debería ser y que nos descalifica como personas débiles e inmaduras. En cambio, si no apareciera esa exaltación en la cara que nos inflama no llamaríamos la atención y podríamos estar serenos como un ladrón que hurta a sabiendas que las cámaras de seguridad están apagadas.

Estamos tan preocupados por eso que no podemos controlar en nuestro rostro que el espanto de vernos perdidos desarrolla en nosotros la anticipación de toda clase de situaciones penosas que podrían sobrevenirnos con nuestra debilidad.

Estos sucesos en las que nos tornamos “rojos” imaginariamente nos disminuyen aún más si cabe, la posibilidad de estar cercarnos a una situación real, teniendo pavor de que lo temido se realice. A más sensaciones de miedo habrá más vergüenza que podamos sentir con solo el hecho de sentir miedo.





El sonrojo radica en el arte de abochornarse al  haber inseguridad y vergüenza, y esta habilidad consiste en desarrollar, maneras de exasperar al temor a base de evadir las situaciones, como por ejemplo: Beber alcohol para darnos valor, estar observando las reacciones de nuestra cara, tener temor al detectar la primera señal de enrojecimiento, no mirar de frente, acortar las frases, etc.

Cómo evitar el sonrojo

Para evitar el sonrojo es necesario respirar hondo, relajarse, y sobre todo hablar como si no ocurriera nada, intentando poner la atención en otro lugar, en lo que se dice, en lo que se ve y oye; sólo entonces, dejando de tener pose de víctima sorprendida en falta, actuando a pesar de todo, considerando más importante el hacer que concentrarse en lo que se siente.

Sólo entonces el sonrojo comienza a disminuir al ver que ya no nos avergonzamos. Es una de las formas también de saber las causas de sonrojarse.

En la columna de la derecha puedes descargar varios audios para que aprendas a relajarte y controlar tu sistema nervioso.

El sonrojo es la parte funcional de la vergüenza o inesperado, y lo que las personas en algún momento podemos manejar no es necesariamente la reacción física sino lo que nos causa el temor. Es el verse asimismo espantado, ante el juicio de los demás, es la cobardía de no enfrentar lo que causa nuestros miedos.

Averigua la causa de tu sonrojo.
Averigua la causa de tu sonrojo.

En contraste con ello, es importante que sepamos sobrellevar la vergüenza como asunto de menor valor, hablando con mas énfasis, desenvolvimiento y voluntad, preocupándonos por cuestiones más trascendentales, que el aspecto de nuestra cara, y decidiéndonos de una vez por todas a ser tal como somos, es entonces cuando nos aliviamos de lo que nos disminuye: Ser endebles, frágiles, aterrados por el resultado de mostrarnos imperfectos y únicos.

No ser fuertes, apuestos, sociables, diestros para las relaciones públicas perfectos seductores y teniendo mucha seguridad en nosotros mismos, así los demás se sentirán cómodos y nos aceptarán más. Así que tú vales mucho.








Desde ya aumenta tu la vida social, participa en  conversaciones, reuniones informales y cultiva la amistad, son ideas efectivas y loables por sí mismas y no deben dejarse de lado pensando que el “retiro ” y el aislamiento nos tranquilizarán más. Muchas veces dentro de las causas de sonrojarse es el poco roce social.

Es hora que ya tomes una decisión de  no ser de aquella personas que ante la menor señal de que estas siendo observada te enciendas como un farol provocando muchas veces que tu y solo tu seas la que enciendas las alarmas con tu rostro.

Te recomendamos leer:

La bandera.

Clavo de olor. Propiedades.

El brindis. Momentos. Origen.

La caña de azúcar. Características.

Orégano. Beneficios. Recetas.

La cerveza.

La papa. Propiedades.

El esguince. Tipos. Causas. Tratamiento.

Instituto Vitalblogseducacionvidael sonrojo,evitar el sonrojo,sonrojarseLas causas de sonrojarse o el porque te sonrojas será bueno que lo sepas. También puede ser algún problema de salud. Muchas personas se encuentran ante diversas situaciones de fastidio, molestia y encuentran un momento para salir corriendo; son reacciones que el organismo experimenta por ejemplo: cuando reciben un piropo...La vida en riqueza espiritual y material.