Perder un ser querido

En algún momento todos perderemos algún ser querido, tips para sobre llevarlo. Perder un ser querido debe tener la orientación correcta.

Cuando alguien fallece nos sentimos tristes si son nuestros amigos o conocidos, pero si es alguien de nuestra familia  la nostalgia, los recuerdos, la pena y la depresión puede ser inevitable.

La pérdida de un ser querido nos deja con la huella de pérdida de control de nuestro mundo, nuestra existencia, nuestra orientación de la vida y aún de nuestra personalidad.

Es fundamental que tengas presente que existen otros modos para que asumas el control de tu propia vida.

Estado doloroso al perder a un ser querido.

El duelo, es un estado de abatimiento doloroso tras la muerte de un ser querido, y también el proceso de transformación de su pérdida y de la pérdida de una parte de uno mismo al estar unido al  otro.





En el caso del duelo patológico existen dos variedades: por exceso y por defecto.

Por exceso, se da cuando existe muchos con mecanismos de defensa, con grandes fantasías, con enorme dolor y con fuertes sentimientos de culpa.

El duelo por defecto es cuando se deja de sentir, de pensar, de distinguir la falta de la persona que se  ha perdido y llega un momento de gran  empobrecimiento psíquico que no puede hacer frente a la situación.

El individuo cae en una anestesia afectiva que se convierte en depresión esencial la disminución de la actividad mental, de la capacidad de fantasía y de deseo, la desaparición de sueños, proyectos, ilusiones y de la historia personal, que el individuo no puede contar una historia de su propia vida. Para dar solución a la depresión están indicados los antidepresivos.








Cuando los médicos en medicina general a veces por la presión familiar, pueden verse obligados a prescribir una medicación antidepresiva, ya que no hay que olvidar que la aparición clínica de un duelo normal es similar al de una depresión, por ello se deben emplear mecanismos selectos, si no se diferencia.

Es muy cómodo decir que esta persona a la que se le ha muerto alguien está deprimida, cuando a lo mejor no.

Te aconsejamos que se resista a la presión familiar y que lo deriven a un profesional, que sabe diferenciar entre una cosa y otra.

Algunos profesionales coinciden en  aceptar la pérdida y que ocurre a través de la sucesión de diversas etapas. Las condiciones en que se produce la muerte influyen en la recuperación, aunque todo depende de cada persona de su naturaleza, costumbres, etc.

Perder un ser querido

Al gran Einstein le preguntaron una vez que si existía algo absoluto podría ser la muerte, ya que a todos nos vendrá absolutamente. A lo que Einstein contestó que no era absoluta la muerte ya que existe también la vida.

Sin embargo, es muy difícil asumir esa pérdida tan grande, pero, que no es absolutamente irreparable. No hay reglas para definir lo que cada persona siente por la pérdida de su familiar, eso dependiendo del grado de afinidad  y consanguinidad familiar claro. Sin embargo, es necesario que sobre aspectos puntuales aprendas a:

Aprender a perder.- Este es un proceso que se llama trabajo de duelo, se identifican tres etapas:

Vivir es aprender a perder, a morir un poco y morir poco depende de la historia de cada uno, y de la manera en la que es acompañado. Cada duelo es único.

La negación, todas las personas decimos: No puede ser posible, lo que me pasa no es verdad, no me lo creo. Casi todos no aceptan la realidad, crean una coraza y se constituye una especie de  autodefensa delante de lo inevitable. Pero no superarla puede convertirse en algo complicado y embarazoso.

Buscamos un culpable: Dios, las fuerzas del mal, la sociedad, el cuerpo médico, o nosotros mismos. Nuestras  manifestaciones de agresividad necesitan salir al exterior. Son la expresión de una fuerte carga emocional que tiene que hacerse más ligera.

Esta etapa es especialmente difícil de superar. Inevitablemente, la cólera conlleva al chantaje, y esta es una nueva forma de rechazar la realidad imaginándose otro escenario.

Por lo general en la mayoría de los casos el trabajo de duelo pasa por una fase de depresión.

La aceptación.- Esta es la fase final del trabajo de duelo y es en si la aceptación pacífica. En esta etapa  se aprende a vivir sin el difunto, de vez en cuando, la emoción puede resurgir.

Dar tiempo al tiempo.- A cualquier persona le gustaría librarse del sufrimiento lo más rápido  posible. Pero este  proceso necesita tiempo. Dejar de lado  las diferentes etapas es correr el riesgo de encerrar la muerte en palabras demasiado rápidas.

La pérdida de un ser querido es un gran traumatismo que activa la capacidad de destrucción, el duelo puede ser el origen de la aparición de patologías de diversa índole.

Instituto Vitalblogsvidaduelo,estado doloroso,perder un ser queridoEn algún momento todos perderemos algún ser querido, tips para sobre llevarlo. Perder un ser querido debe tener la orientación correcta. Cuando alguien fallece nos sentimos tristes si son nuestros amigos o conocidos, pero si es alguien de nuestra familia  la nostalgia, los recuerdos, la pena y la depresión puede...La vida en riqueza espiritual y material.