Si se habla de forma de vida europea, se debe pensar en su dieta y su mar Mediterraneo.

La antigua palabra griega diaita, de la que deriva dieta, significa estilo de vida equilibrada, y esto es exactamente lo que es la Dieta Mediterránea, mucho más que una pauta nutricional.

La Dieta Mediterránea es una valiosa herencia cultural, que a partir de la simplicidad y la variedad ha dado lugar a una combinación equilibrada y completa de los alimentos, basada en productos frescos, locales y de temporada en la medida de lo posible.

No es una dieta para perder peso o algo por el estilo, si no una manera de vivir que ha perdurado a través de los tiempos y que no debe ser dejada de lado.

Abraza a todos los pueblos de la cuenca mediterránea y que está constituido de paisajes, cultivos, y técnicas de cultivo, de mercados, de elaboraciones, de espacios y gestos culinarios, de sabores y perfumes, de colores, de tertulias y celebraciones, de leyendas y devociones, de alegrías y tristezas, de innovación tanto como de tradiciones.

Ha sido transmitida de generación en generación desde hace muchos siglos, y está íntimamente vinculada al estilo de vida de los pueblos mediterráneos a lo largo de su historia.

Ha ido evolucionando, acogiendo e incorporando sabiamente, nuevos alimentos y técnicas fruto de la posición geográfica estratégica y de la capacidad de mestizaje e intercambio de los pueblos mediterráneos.

La Dieta Mediterránea ha sido, y continua siendo, un patrimonio cultural evolutivo, dinámico y vital.





La Dieta Mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas.

Dieta Mediterranea

La dieta mediterránea es la forma de alimentación que, desde hace varios siglos, mantienen los pueblos de la ribera del mar Mediterráneo. El profesor Ancel Keys fue el primero en definirla claramente.

No son sólo los países europeos como España, Francia, Italia, Chipre, Grecia, Portugal, la antigua Yugoslavia, Albania, San Marino, o Mónaco; sino también Marruecos, Túnez, Malta, Libia, Israel, Jordania, Egipto, y Siria. Aunque Portugal no es un país mediterráneo, también se beneficia de las ventajas de la dieta mediterránea a través de la influencia del resto de la Península Ibérica.

La dieta mediterránea se ha ido forjando a lo largo del tiempo, y es fruto de la influencia que nos han dejado todos los pueblos que han pasado por estos países: iberos, celtas, griegos, romanos, bárbaros y árabes.

Griegos y romanos sentaron las bases de lo que actualmente conocemos como dieta mediterránea con la “trilogía mediterránea”; pan, aceite y vino, presentes desde siempre en nuestra cultura.

A todo este bagaje cultural hay que añadir el descubrimiento de América, gracias al cual conocemos alimentos tan importantes en la elaboración de gran parte de nuestros platos como la papa o patata, el pimiento o el tomate.

Beneficios de la dieta mediterránea

Nos protege frente a enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cánceres.








Aunque la dieta mediterránea se viene practicando desde hace mucho tiempo, los beneficios que de ella se derivan se conocen desde hace relativamente pocos años.

Una de las características de la dieta mediterránea es el gran consumo de alimentos frescos. A lo que habría que agregar el vino.

¿Hay peligro de que desaparezca esta dieta?

Gracias a las campañas de difusión, los países anglosajones se van mentalizando del beneficio que supone adaptarse a esta forma de alimentación y disminuir el consumo de grasas de origen animal.

Para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares es tan importante mantener una alimentación pobre en grasas de origen animal y consumir cantidades de alimentos adaptadas a nuestras necesidades, como desarrollar una actividad física que nos permita mantenernos en forma y consumir el exceso de calorías que solemos tomar.

El ejercicio físico, adaptado a la edad, nos ayudará a mantenernos en el peso adecuado según nuestra edad, sexo y talla.

Es importante promover  el conocimiento de esta cocina tan ancestral, así como el consumo de frutas y verduras y el gusto por el ejercicio físico.

Será muy positivo promover la investigación, promoción y difusión de la dieta mediterránea, así como de los alimentos que la componen, debido a la importancia que está adquiriendo en la salud de los consumidores.

Así mismo si tienes accesos a  los medios de comunicación ellos también podrían pueden hacer una labor muy importante en la difusión de la dieta mediterránea, fomentando el conocimiento de esta dieta y el gusto por platos de preparación tradicional en detrimento de las comidas rápidas, tan ricas en grasa como perniciosas para la salud.

Muy recomendables:

Trabajar en equipo

Las Rodillas. Dolor. Artrosis.

Como correr. Footing.

Efectos de la Radioactividad. Accidentes nucleares.

Gente Difícil. Personas complicadas.

Niños en coche.

Bajar Abdominales. Efectividad y Riesgos.

Para las arrugas. Rellenos. Tratamientos.

Instituto Vitalblogssalud naturalvidadieta mediterraneaSi se habla de forma de vida europea, se debe pensar en su dieta y su mar Mediterraneo. La antigua palabra griega diaita, de la que deriva dieta, significa estilo de vida equilibrada, y esto es exactamente lo que es la Dieta Mediterránea, mucho más que una pauta nutricional. La Dieta...La vida en riqueza espiritual y material.