Durante un largo período de tiempo la comunidad científica, por estrictas razones teóricas, sostenía que la depresión en los niños no existía (coincidiendo con la poca importancia que se le daba a la salud mental de los niños).

Sin embargo, en el mundo real existían niños deprimidos y algunos psicólogos clínicos empezaron a revelarse contra la creencia que vetaba la posibilidad de su existencia.

La depresión en niños puede ser en comienzo de depresiones crónicas y recurrentes a lo largo de toda su vida y sobre todo puede ocasionar actitudes negativas en todo el proceso de su crecimiento y formación.

Inclusive, en algunos casos la depresión infantil podía ser calificada como caprichos, malacrianza o mal comportamiento. Conceptos ya superados.

La depresión infantil puede definirse como una situación afectiva de tristeza mayor en intensidad y duración que ocurre en un niño.

Se habla de depresión mayor, cuando los síntomas sobrepasan a las 2 semanas, y de trastorno distímico, cuando estos síntomas pasan de un mes.

Síntomas de depresión en niños

–  Quejas frecuentes de enfermedades físicas, que se deben prestar atención: dolor de cabeza o de estómago recurrentes.

– Concentración deficiente. Ver en cuales situaciones.

– Tristeza persistente, lloriqueo y llanto excesivo. Sin aparentes motivos o ver los motivos.

–  Pensamientos o expresiones suicidas o actuaciones autodestructivas.

– Desesperanza.

– Aburrimiento persistente y falta de energía.

– Pérdida de interés en sus actividades favoritas; o incapacidad para disfrutar de ellas.





– Ataques de rabia u hostilidad persistente.

–  Baja estima y sentimientos de culpabilidad.

–  Alta sensibilidad al fracaso y al rechazo.

–  Alteración notoria en los patrones de comer y de dormir.

–  Deterioro en los estudios y ausencias frecuentes de la escuela.

–  Aislamiento social, comunicación pobre.

– Problemas para relacionarse acrecentados.

–  Hablar de o tratar de escaparse de la casa.

Origen de la depresión en niños

• Conductual: a través de la ausencia de refuerzos (Lazarus), deficiencia de habilidades sociales y acontecimientos negativos ocurridos en la vida del niño.

• Cognitivo: la existencia de juicios negativos (Beck), experiencias de fracasos, modelos depresivos(Bandura), indefensión aprendida(Seligman), ausencia de control, atribuciones negativas.

•  Psicodinámico: en relación a la pérdida de la autoestima (del yo-según Freud), y la pérdida del objeto bueno (Spiz).

• Biológico: por una disfunción del sistema neuroendocrino (aumentan los niveles de cortisol y disminuye la hormona de crecimiento), por una disminución de la actividad de la serotonina (neurotransmisor cerebral), y por efecto de la herencia (caso de padres depresivos).

En la actualidad más bien se admite una compleja interacción de distintos factores tanto de carácter biológico como social que sirven de base a la aparición de las distintas conductas normales y patológicas.

Los porcentajes detectados entre la población infantil es alrededor del 8-10%, de acuerdo a numerosas investigaciones.








Diversos estudios señalan que el sexo femenino se ha asociado sistemáticamente al incremento de la probabilidad de desarrollar depresión, efectivamente la sintomatología es más alta en las niñas que en los niños, sobre todo en los rangos que sobrepasan los 12 años, antes de esta edad es raro encontrar diferencias entre los dos sexos.

En cuanto a la clase social, algunos autores señalan que se encuentra con más frecuencia en los niños de clase baja y media que en los de clase alta.

La familia y la escuela en la depresión

Actualmente es obligatorio en la mayor parte de los países que exista una consulta de psicológos exclusiva dentro de la escuela.

De la misma manera que se hagan test de diferentes tipos a los alumnos y de manera rutinaria que finalizará en los últimos años con el test vocacional.

La familia y la escuela es el entorno más inmediato del niño, su microcosmos y en sus cuidados y atención se basa la posibilidad de supervivencia del sujeto humano, pero no sólo su supervivencia física, sino personal ya que el niño desde los O meses hasta los 3 años, desarrolla todos los elementos básicos con los que más tarde va a construir su vida futura: lenguaje, afectos, hábitos, motivaciones.

El apego con el que la madre y el hijo se impriman mutuamente es el vehículo de una adecuada integración social y personal del niño.

No debe transmitirse la inseguridad al niño en ningún momento y se le debe enseñar a ser cada vez mas autosufienete, eliminando la sobre protección.

Si existe la depresión en la madre o el padre, esta debe ser solucionada de inmediato o explicarle al niño que es una enfermedad que debe ser tratada con celeridad. Con esto tomará conciencia de lo que es la depresión.

En relación con la familia en general, tanto con los padres como conlos hermanos es un aspecto vulnerable que debe ser parte de la solución.

En cuanto a la escuela, sabemos que la localización precoz de cualquier deficiencia de aprendizaje en un niño y su pronta solución es imprescindible para lograr una situación de progreso normal y aceptable, eliminando así la posibilidad de trastornos afectivos que conlleven a la aparición de depresión infantil

Tratamiento de la depresión infantil

El tratamiento de la depresión infantil ante todo debe ser individualizado, adaptado a cada caso en particular y a la fase del desarrollo que se encuentra el niño, en base a: su funcionamiento cognitivo, su maduración social y su capacidad de mantener la atención.

Debe además involucrar de una manera activa a los padres, y realizar intervenciones hacia el entorno del niño (familiar, social y escolar).

El tratamiento se divide en tratamiento de fase aguda y fase de mantenimiento.

El tratamiento en Fase Aguda, incluye: Psicológico, Farmacológico y Combinado.

Las Terapias Psicológicas más utilizadas son:

• Cognitivo-Conductual: se basa en el principio que el paciente deprimido tiene una visión distorsionada del mundo, de sí mismo, y tanto del pasado como del futuro. Tales distorsiones contribuyen a su depresión y pueden identificarse y tratarse con esta técnica.

• Conductual: se basa en la aplicación de técnicas de modificación conductual, provocarle escenarios diversos, manejo adecuado de situaciones, ejemplos de como actuar, etc.

• Psicodinámica. Entre estas se encuentran las técnicas de bioenergética.

• Interpersonal. Con la relación social ampliada.

• Familiar. Es uno de los aspectos mas relevantes.

• Grupal y de Apoyo. Confiar en determinados grupos similares.

El Tratamiento Farmacológico, que no recomendamos, hace el uso de drogas como:

•  Antidepresivos Tricíclicos.

•  Los Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina ISRS.

– El Tratamiento Combinado, que incluye fármacos y terapias psicológicas, puede ser lo más adecuado si se resiste a las terapias psicologicas.

Debe tratarse con prontitud los casos de la depresión en los niños. En este mundo cada vez mas sujeto al estrés, lo menos que necesitamos son candidatos tan jóvenes a desórdenes psicológicos.

Muy recomendables:

Viajar al lugar mas hermoso del mundo

Los Masajes Terapéuticos de la Reflexoterapia.

Ser diferente: forma de ser, vacaciones, pensar, negociar, ver, actuar.

Gestión por procesos para mejorar la vida.

Incentivar el arte en las actividades de los niños.

La abundancia y riqueza necesarias.

Desarrollo de la creatividad para la vida Ok.

Instituto Vitalblogsniñosdepresion en niñosDurante un largo período de tiempo la comunidad científica, por estrictas razones teóricas, sostenía que la depresión en los niños no existía (coincidiendo con la poca importancia que se le daba a la salud mental de los niños). Sin embargo, en el mundo real existían niños deprimidos y algunos psicólogos...La vida en riqueza espiritual y material.