Color decoración, es un binomio que debe estar siempre de la mano. El criterio y la experiencia es lo que te guiará, pero, adicionalmente algunos tips te servirán.

Procura que haya equilibrio entre los colores de las paredes y los muebles. No es necesario que los muros de una habitación sean todos del mismo color. Los buenos contrastes juegan a favor.

No deben opacarse mutuamente los muebles y los muros. No deben competir, sino complementarse.

Indiscutiblemente el color es una de las armas más poderosas en la decoración ya que trasmite sensaciones y crea efectos ópticos.

Por ello es muy importante elegir y coordinar los colores ya que es uno de los primeros desafíos con que nos encontramos al momento de decorar una habitación.

El primer paso es decidir el color y enseguida conseguir el tono apropiado para el objetivo considerando que existen dos grupos de colores: los colores cálidos y los colores fríos.





Los colores cálidos van del rojo al amarillo.

Los colores fríos van del azul al verde. Aunque el verde se puede considerar híbrido.

Mezclar colores

Para obtener un resultado armonioso se debe mezclar colores cálidos con otros cálidos y los fríos con otros colores fríos. Si por el contrario lo que se desea es resaltar determinado elemento es recomendable mezclar ambos grupos.

También se puede escoger el clásico contraste del blanco y el negro, o bien emplear el esquema del efecto del blanco sobre el blanco, puesto que existe una gran variedad de tonalidades dentro de este color.

Finalmente se debe de tener en cuenta que no es aconsejable utilizar más de dos o tres colores para tener un ambiente agradable y equilibrado.

Antes de que decidas el color con el que quieres pintar la habitación, ten en cuenta factores como el tamaño, la cantidad de luz que recibe o incluso la dirección en el que está orientado. Por ejemplo:

Los colores cálidos y luminosos son más propicios para una casa orientada hacia el norte.

Un hogar orientado hacia el sur admitirá mejor los colores vivos y los tonos pastel.

En espacios muy pequeños reducidos se ven muy bien los colores fríos, blancos e incluso aplicaciones de papel en la pared, siempre y cuando este realizado con originalidad.

Si es una habitación muy amplia, se puede pintar con colores cálidos y vibrantes, los que producirán el efecto de que las paredes parezcan más cercanas las unas a las otras.

Pintar la casa con el binomio color decoración.

Debes lograr que los muebles no destaquen en exceso con los colores de las paredes, ni tampoco que los colores de los muros opaquen a los muebles.

Por supuesto, tampoco que opaquen a los demás elementos decorativos como por ejemplo: los jarrones, plantas ornamentales, espejos, alfombras, piletas y demás.

Tú puedes hacer acopio de todos los trucos visuales para decorar. Si se emplea un color más claro en el techo que en las paredes, se generara  la sensación de que el techo está más alto. Si se desea acercar un techo muy alto puedes utilizar  un color oscuro.

Otro recurso muy útil es el de utilizar rayas para modificar la percepción del espacio. Las rayas alargadas transmiten sensación de profundidad, mientras que las estrechas dan la sensación de más altura.








Los colores claros hacen que los muebles parezcan más grandes y los oscuros disfrazan las formas voluminosas. Antes de decidir por un color en especial se debe tomar en cuenta los colores de los muebles, de las cortinas y de los cuadros o fotos en las paredes. También se debe considerar que el color de la habitación originara emociones en las personas  les traerá recuerdos a la mente.

Antes de decidir podemos mencionar:

  • La primera opción son siempre los colores neutrales, ya que son fáciles de combinar con colores más fuertes como el verde, el azul o el rojo.
  • Los colores fuertes se recomiendan para los muebles o accesorios, porque brindan la opción de cambiar el ambiente de la habitación estacionalmente.
  • Colores como el gris o plomo no son recomendables pues  evocan situaciones tristes o depresivas.
  • El uso de colores fríos crearán la apariencia de una habitación más grande. Colores fríos recomendados para la habitación son el azul, verde o el lavanda. Cada uno nos brinda un sentimiento diferente, como el azul del cielo o el verde de un mar tropical; las variaciones de tonos lavanda son convenientes cuando se decora la habitación de una niña.
  • Los colores cálidos proveen energía a la habitación y la hacen más clara. Algunas tonalidades cálidas relajan y si el tono es brillante por lo general se usa para  la habitación de un niño.
  • Si la habitación tiene pocas ventanas y no entra mucha luz, un color claro es la solución.

Si quieres un color fuerte, úsalo solo para los detalles de la habitación, como, por ejemplo, columnas, esquineros o cenefas. No olvides que este nuevo color te acompañará varios años, por lo tanto será un color que te haga sentir bien y en el que te sientas feliz.

Lo primero que se debe hacer para definir es escoger la paleta de colores que más te gusta y así empezar  a seleccionar los colores que vas a usar en tu casa. Por favor, que no se mas de tres.

Piensa en el momento en que te vistes, no te pones encima todos los colores de tu armario, sino que tratas de combinarlos y después los coordinas con los accesorios más adecuados. En tu casa es lo mismo.

Te aconsejo para el pasillo o la entrada del salón el mismo color pero con distinta tonalidad.  El pasillo más claro, y el salón más intenso. Dentro de la misma gama.

En los dormitorios, pinta todos del mismo color, pero con diferentes accesorios. Esto es lo que marcará la diferencia entre unos y otros. Y si hay niños, usa un color más alegre, pero en consonancia con la paleta de colores que elegiste.

No siempre los techos tiene porque ser blancos, ponle colores más suaves y los pastel son perfectos. Cuando no hay molduras, lo ideal es pintar una habitación como un cubo, techo y paredes del mismo color. Aplica este ejemplo, tres paredes del color más fuerte igual al techo y la otra pared de un tono más claro. Como dos piezas que se ensamblan.

Pinta los techos de baños y cocinas de color. Le dan un toque muy personal y acogedor.

Si el baño está en el dormitorio, píntalo del mismo color que éste. Resultara muy acogedor. Olvídate del frio y gélido blanco.

En las cocinas queda muy luminoso el amarillo, que es el color más vivo de la paleta, pero prueba con un pistacho suave.

Las habitaciones infantiles. Quedan muy  más alegres en tonos anaranjados y durará mucho más.

Para continuar:

Instituto Vitalblogsfelicidadvidadecoración,mezclar colores,pintar la casaColor decoración, es un binomio que debe estar siempre de la mano. El criterio y la experiencia es lo que te guiará, pero, adicionalmente algunos tips te servirán. Procura que haya equilibrio entre los colores de las paredes y los muebles. No es necesario que los muros de una habitación...La vida en riqueza espiritual y material.