niñocomiendoLa hora de sentarse a la mesa debe ser un momento de tranquilidad, es algo difícil de lograr cuando existen niños, sobre todo si no han sido disciplinados convenientemente o simplemente instruídos.

Los niños aprenden, son como una esponja, si se le acostumbra a conservar la calma en la mesa, lo llevarán de por vida. Uno de los mayores problemas es la inexistencia de un protocolo, como por ejemplo quien pone los cubiertos, quien elige el menú y que puede venir desde las compras del mercado.

Claro, que también se encuentra relacionado con problemas de falta o exceso de apetito. El mundo es imperfecto, muchos niños no tienen que comer y a los otros les sobra y, a los que les sobra, no saben aprovechar los alimentos.El mundo ya está hecho de esta manera y nada más se tiene que solucionar.

Lo primero, es que no copien los malos hábitos de los padres, la comida, por lo menos una al día, debe ser como una reunión familiar, no como un centro de lectura de los diarios, tareas escolares, ver televisión, debe ser similar a que si saliéramos a comer fuera.

De la mesa surgen los comportamientos sociales, la forma de sostener una conversación, por supuesto, la forma de comer. El desarrollo de los niños debe ser integral.

Muchos de los problemas de comportamientos negativos provienen del hogar y no nos damos cuenta. Dos buenas costumbres son bendecir los alimentos al comenzar para dar gracias a la Divinidad y agradecer al final de los hijos a los padres y los padres a los hijos por la unión familiar.

Ya hemos analizado en otro post el porqué los niños no desean comer o no tienen apetencia por las verduras y proviene desde las primeras papillas, que no tienen los colores y sabores variados.

La papilla no necesariamente debe ser de color papa o beige, ya que propicia luego comer alimentos de las mismas tonalidades, tales como papas fritas, pan, pastas, etc.

Es conveniente que coma por si solo, hasta determinada edad puede dársele en la boca, pero luego debe ir siendo autosuficiente.

Se aconseja que si no come, debe retirársele la comida luego de un tiempo prudencial. Debe saber que existe un tiempo para estar a la mesa. Al principio puede ser molestoso disciplinarlo, pero luego los frutos de la buena formación valdrán la pena.

Claro, si esto persiste por varios días habrá que descartar algún problema de salud y este tipo de disciplina debe evitarse. Igualmente, debe saberse si el plato no es de su agrado o si tiene mal sabor o exceso de condimentos.

No debe aceptarse que tengan sus platos únicos, sino que aprendan a comer de todo. Tienen derecho a tener sus platos favoritos, pero que no sean los únicos.

Nunca se deberá hacer de la comida un premio o un castigo. Algunos platos pueden ser de celebración, como en los cumpleaños, festividades, pero como parte de una costumbre, más no de un premio ni castigo.

Para premios existen muchas otras cosas que obsequiar. La comida es parte de un medio para vivir y no se debe enseñar que se vive para comer.

Muchas personas están pensando en el pago de sus salarios solo para ir a comer el dia indicado, pero es una idea muy básica y primaria que no debe ser enseñada ni promovida.

No deben faltar las frutas, sobretodo en sus loncheras escolares. Igualmente alimentos con fibra, que los prevendrá de padecer de estreñimiento. Muchos niños padecen de estreñimiento debido a la falta de verduras, frutas.

Las comidas de los niños deben estar pensadas más en su salud y la nutrición infantil que en satisfacerlos o llenarlos de gustos. En el futuro el daño será mayor y pueden padecer de enfermedades crónicas.

El estreñimiento es causa de muchas enfermedades futuras de tipo alérgico, quistes, tumores, mala digestión, nerviosismo, colon irritable y proviene desde la niñez debido a que los padres no prestaron atención en las consecuencias que puede acarrear la alimentación mal llevada.

Si los niños no quieren comer, debe disciplinárseles con los conceptos nutricionales, de salud integral, protocolos, respeto por la mesa y ser agradecidos.

Deben servírseles pequeñas porciones, no la misma cantidad de los adultos. Si desean comer más lo pedirán, pero no debe exigírseles. Igualmente, no es obligatorio que todos los días coman la misma cantidad, dependerá de las actividades del día que haya tenido.

Te recomendamos leer: Cantar te puede acomodar el día y toda la vida

Muy importante considerar: Curiosidades de cultura general para tu felicidad.

No debes dejar: Cuando los niños no quieren comer primera parte.

Muy útil: El gran poder de los abrazos.

Muchas gracias por tu visita, es muy importante tu compañía.

Instituto Vitalblogsniñosdesarrollo niños,niños alimentacion,niños alimentos,niños comer,niños comidas,niños estreñimiento,niños obesidad,niños verduras,nutricion infantilLa hora de sentarse a la mesa debe ser un momento de tranquilidad, es algo difícil de lograr cuando existen niños, sobre todo si no han sido disciplinados convenientemente o simplemente instruídos. Los niños aprenden, son como una esponja, si se le acostumbra a conservar la calma en la mesa,...La vida en riqueza espiritual y material.