Un colchón no se compra todos los días ni todos los meses, es como un par de buenos zapatos que nos acompañan durante el día, por la noche es el colchón.

La palabra colchón deriva de colcha. Colcha es una frazada o manta, palabra derivaba del latín culcita. Antiguamente se colocaban hojas o paja y se cubrían con telas o colchas para que las hojas o la paja no lastimara la piel.

De allí hasta la actualidad se ha avanzado mucho en la tecnología de los colchones.

La elección del colchón puede personal e intransferible, pero siempre teniendo en cuenta la tecnología que más se adapte a su cuerpo, pareja, enfermedades y comodidad.

Cada persona debe buscar el colchón que mejor se adapta a su cuerpo, a su forma de dormir, a su peso, a su tamaño, a su edad, a sus posibles problemas lumbares o cervicales si éstos existieran.

Existe el colchón perfecto para cada uno de nosotros o en pareja, y no debemos escatimar esfuerzo en encontrarlo.

Tipos de colchones

Principalmente existen cuatro tipos de colchones: Muelles, látex, visco elástico y búltex.

  • Muelles. Los colchones de muelles son los más recomendados para quienes prefieren un descanso firme. Pero dentro de ellos también podemos encontrar diferentes calidades. La mayor calidad la encontramos en los colchones que combinan un bloque de hilo continuo con la amortiguación de otros materiales más adaptables, como el látex o el viscoelástico.
  • Látex. Para un descanso suave y mullido será mejor optar por un colchón de látex. Este tipo de colchones se pusieron de moda durante la década de los 80 y 90. Sin embargo, se ha demostrado que resulta un descanso demasiado mullido para algunas personas. Un colchón de látex, es imprescindible que comprobemos qué es exactamente los que estamos comprando, ya que dentro de los colchones de látex existen grandes diferencias de calidad, según las proporciones de látex natural de que disponga el núcleo del colchón.
  • Viscoelásticos. Los colchones viscoelásticos están recomendados para personas que sufran dolencias lumbares y cervicales, pues se trata de un colchón que proporciona una gran adaptabilidad sin perder la firmeza necesaria para un buen descanso.
  • Un buen colchón viscoelástico debe tener como mínimo de 7 a 8 cm de este material para poder apreciar esta sensación. Cuánto más alta sea su densidad, mayor sensación de adaptabilidad le proporcionará el colchón.





En el mercado existen colchones de viscoelástico espumado (o de poro abierto) y moldeado (o de poro cerrado). Los modelos más recomendados son los de viscoelástico moldeado ya que proporcionan una mayor sensación viscoelástica.

Uno de los principales inconvenientes que se atribuyen a este tipo de colchones es la sensación de calor. El material viscoelástico no genera calor, sin embargo debido a su gran envolvencia puede dar esta sensación en algunos durmientes.

Para evitarlo, es importante que el colchón incluya tratamientos antihumedad o de regulación de la temperatura.

  • Búltex. La última tipología en colchones son los modelos de Búltex. Además de una marca de reconocido prestigio en toda Europa, Búltex es un nuevo material en descanso. Se trata de una materia celular en forma de nido de abeja que destaca por su gran flexibilidad y alta resistencia. Su composición celular ofrece una mejor adaptabilidad y soporte al durmiente. Además, su ligereza, solidez y homogeneidad lo convierten en una materia de fácil manipulación y perfectamente perfilable.

Además, existen los colchones de agua que son más de moda, pero dependiendo del modelo, que no sean muy blandos, son recomendables. Son terapéuticos para casos de escaras, estres, alergias y demás.

Los colchones de agua que tienen a la vez una combinación con otros materiales puede ser recomendables.

Tamaños de colchón

El ancho recomendado sería 105 cm para las camas individuales y de 150 a 200 cm para las dobles o de pareja. En ambos casos el largo debe ser siempre como mínimo de 10 cm más que la altura de quien dormirá en él.

En varios países los tamaños se denominan por plazas, la de una plaza es la simple. Luego viene la semidoble o plaza y media. La doble, Queen y finalmente la King que es la mas grande.

A partir de la cama de dos plazas o doble, ya se considera que es la cama matrimonial.

No es recomendable que el colchón sea muy blando y dependiendo de tu peso corporal debe ceder a las partes anatómicas de tu cuerpo de manera equilibrada.

Cuidados de los colchones

Un colchón es preciso cambiarlo antes de que su aspecto exterior sea un reflejo del interior, roto o excesivamente deformado, pues si esperamos a que llegue este extremo, tendremos dos problemas garantizados:








Un colchón en mal estado es un agente perjudicial para nuestra salud. Los colchones son más influyentes en nuestra vida y en nuestra salud de lo que en un principio podamos pensar.

Tener un colchón que nos permita un cómodo descanso evitará muchos problemas de espalda, fatiga, cansancio crónico, insomnio.

Si cambiamos el colchón cuando este excesivamente deteriorado, al poner el nuevo, nos costará mucho adaptarnos a el. El colchón habrá hecho que nuestro cuerpo se acostumbre a dormir en una postura poco saludable.

Pero deberemos corregirla a la mayor brevedad posible, ya que de lo contrario, esa mala postura tendrá consecuencias irremediables.

Mantenimiento de los colchones

El mantenimiento de nuestro colchón es fundamental para conservarlo en buen estado.

• Aireación: si cada mañana hacemos la cama inmediatamente después de levantarnos, el colchón no traspirará y acumulará olores. Debemos dejar un periodo de aireación diario de unos 30 minutos antes de hacer la cama.

• Limpieza: Es conveniente aspirar el colchón de manera periódica para evitar la acumulación de polvo y ácaros.

• Volteado: teniendo en cuenta que no todas las partes de nuestro cuerpo pesan lo mismo, si mantenemos el colchón siempre en la misma posición, con el tiempo se deformará.

Lo mismo ocurrirá en el caso de un colchón compartido. Si una persona pesa más que la otra, debemos girar el colchón en todas las direcciones para evitar que se deforme.

Para seguir leyendo:

Las maravillas de la menta.

¿Cuánto vale todo lo tuyo? ¿Cuánto vales?

Atraer la buena suerte si es posible.

Nueva fecha Contrato Prosperidad: Negocios, salud, prosperidad.

Como dormir y descansar, para mejorar la vida.

La esperanza y las posibilidades en la vida Ok.

Tener una vida con propósito.

Que hacer en los viajes de turismo.

Instituto VitalblogsvidacolchonesUn colchón no se compra todos los días ni todos los meses, es como un par de buenos zapatos que nos acompañan durante el día, por la noche es el colchón. La palabra colchón deriva de colcha. Colcha es una frazada o manta, palabra derivaba del latín culcita....La vida en riqueza espiritual y material.