Los bonsais son preciosos, tienen su forma especial de cultivarlos y apreciarlos, mira lo básico para tenerlos.

Cuando vemos a unos diminutos arbolitos, cultivados así por el arte japonés llamado bonsái, no podemos dejar de admirar, el poder del hombre sobre la naturaleza y el interactuar a la vez con su energía.

El bonsái es en términos sencillos. Es la planta ornamental o árbol sometida a una técnica de cultivo que guía su crecimiento mediante corte de raíces y poda de ramas.

No son árboles enanos o de otra especie, sino que debido a la técnica artística y de amor a la naturaleza, se moldean y guían hacia diversos estilos pre concebidos.

Deriva del Penjín chino que consiste en miniaturizar paisajes de la naturaleza completos, incluyendo, ríos, puentes, montañas. En Japón se han limitado a los árboles en sí llamándose Bonsái.

Por lo pequeño y peculiar es un arbolito que se obsequia como símbolo de amistad y fraternidad. Pero, también se deja en herencia a los hijos y nietos.





Este arbolito que puede ser de cualquier especie, aunque parece frágil, por lo pequeño de su tamaño tiene las peculiaridades:

1.- Soporta el calor del Sol y es resistente.

2.- No debe estar en la sombra todo el tiempo.

3.- Su cultivo en occidente está poco extendido, pero cada vez gana más adeptos.

4.- Su forma de riego es diferente a otras plantas o árboles.

Cuidado del bonsai

Para sacar adelante un hermoso arbolito bien cultivado e impresionante es necesario cultivarlo en el exterior que el sol le caiga directamente todo el año, pero evitando las exposiciones prolongadas durante la época más calurosa y especialmente después del trasplante, etapa durante la cual deberá situarse en un lugar muy bien iluminado pero sin sol directo para que pueda mantener las raíces con la tierra fresca.

La situación a pleno sol, además de garantizar su correcto cultivo y supervivencia, nos ayudará reducir el tamaño de sus hojas en combinación de la técnica del defoliado y el control de los nutrientes en el abono.

En invierno se le debe proteger del frío intenso y de las heladas fuertes, sin embargo requiere que pase el frío invernal para que así sienta el paso de las estaciones es decir, que cuando llegue el invierno tendrá que perder las hojas, para que crezca sana y en la primavera se le despierten las yemas en reposo.

Tener un invernadero en el exterior sería la solución para las zonas de inviernos muy duros, debiendo volverlo a situar en el exterior lo antes posible.

Los riegos deben ser profundos hasta que salga agua por los agujeros de drenaje y cuando la superficie de la tierra comienza a secarse, evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra, ya que es muy sensible a la podredumbre de las raíces.








Si se marchita se le recupera regándosele por inmersión en balde o recipiente hasta que se empape bien toda la tierra, se debe evitar el descuidar el riego para evitar llegar a esa situación. Se debe abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, en especial en la época de crecimiento en primavera y otoño

Si el agua de riego es muy pobre en cal, añade un poquito de carbonato cálcico en el agua por ejemplo las higueras prefieren los suelos calcáreos. No se debe regar un árbol cultivado en el exterior después de una helada o cuando haya riesgo de heladas.

Si queremos reducir el tamaño de las hojas, se le debe dar una buena exposición solar  y defoliar sus hojas con el suministro de abonos más ricos en fósforo (P) y potasio (K) que en nitrógeno (N) para no promover el crecimiento de sus hojas.

Trasplante: Este se debe hacer cada 2 o 3 años al inicio de la primavera , antes que las yemas se engruesen. En los ejemplares jóvenes pueden incrementarse la periodicidad.

En esta etapa se debe quitar toda raíz podrida, podar ramas no deseadas .No es regla obligatoria, pero si se usa hormonas de enraizamiento con fungicida, se facilitara el trasplante. No se debe obviar que la tierra debe ser nueva y limpia, nunca reutilizada de otros cultivos para evitar hongos, plagas, enfermedades.

Después del trasplante el árbol no debe recibir los rayos del sol directamente. Finalmente  no se abona un árbol trasplantado se debe esperar a que brote.

La época más idónea para la poda es el inicio de la primavera cuando las yemas de los nuevos brotes están muy marcadas y aún no se han abierto, nunca se deben podar ramas gruesas durante el invierno o al final del otoño porque la higuera tiene tendencia a retirar savia, de dichas ramas, y se puede perder parte de la copa. Es conveniente podar en dos fases, para evitar callosidades.

Árbol de la amistad

Las especies más usadas para el bonsái son: Ficus, la higuera, el pino, el ciprés, estos en bonsái, vendrían  a ser los arboles que en físico representan la amistad. Sin embargo nuestra vida también es un árbol y los amigos son las hojas.

Durante toda nuestra vida nos encontramos  con personas que llegan y se van a nuestras vidas, nosotros indistintamente les denominamos amigos, hay unos que son temporales otros perennes y tal vez las hojas del árbol que nos gusta, caracterice a uno de nuestros amigos.

Las primeras hojas que nacen del brote son nuestro amigo papá y amiga mamá, quienes nos muestran lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos, y la familia con quienes compartimos nuestro espacio para que florezcan con nosotros.

Conocemos a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. Sin embargo conocemos más amigos que de pronto se cruzan en nuestro camino. Unos son sinceros otros no, pero a todos les llamamos amigos. Y allí también conocemos al amigo enamorado que podrían convertirse en un amigo perenne.

Cada amigo que se aleja es igual que la hoja que cae, pero que sigue alimentando nuestra raíz, de nuestro árbol de la amistad.

No te pierdas:

Instituto Vitalblogsfelicidadvidaárbol bonsai,árbol de la amistad,cuidado del bonsaiLos bonsais son preciosos, tienen su forma especial de cultivarlos y apreciarlos, mira lo básico para tenerlos. Cuando vemos a unos diminutos arbolitos, cultivados así por el arte japonés llamado bonsái, no podemos dejar de admirar, el poder del hombre sobre la naturaleza y el interactuar a la vez con...La vida en riqueza espiritual y material.