La conducta humana está regida por  principios y valores que son la base de la sociedad. Todos vemos, vivimos y sufrimos a diario las secuelas  que ha tenido en nuestra sociedad el descuido de la educación en valores.

Los niños tienen acceso por la televisión, los juegos electrónicos y otros medios a contenidos que les enseñan violencia, odio, muerte y competencia; si no cultivan desde temprana edad a entender lo que está bien de lo que está mal, penosamente lo aprenderán cuando sean adolescentes o adultos.

Importancia de los valores

Se sabe que la familia es la primera escuela de la vida, y es en la misma que los padres intentan transmitir a sus hijos, a través de un ámbito de amor, los valores que creen forman a una persona buena, intachable, coherente y capaz de estar en sociedad.

Educar a los niños con valores les permitirá tomar decisiones más certeras durante toda su vida y esto los hará personas más seguras, plenas y felices.

La enseñanza de los valores se inicia en el hogar, promovida por el ser y el hacer de los padres y otros adultos significativos para el niño; más tarde, en la escuela estos valores deben ser ampliados y fortalecidos.

Niños y los valores

Si quieres enseñar valores a los niños, ellos deben aprender viendo, ya que eso implica un compromiso personal. Es indispensable dar el ejemplo con actos y palabras para que los niños los imiten y los rememoren.

Antes que nada es ineludible que cada familia tenga muy claro cuáles son los valores que piensa son más importantes y que por lo tanto, debe inculcar a sus hijos. Deben asegurarse de que los niños entienden qué significa cada uno de esos valores. Dentro de estos tenemos a:





La generosidad.- Que viene a ser la propensión de una persona a ser útil e interesada a otro ser mostrando nobleza, valor y esfuerzo. Las personas generosas son nobles, desprendidas y dadivosas.

Los niños deben aprender a actuar a favor de otras personas sin esperar nada a cambio, esto debe ser poco a poco. Los niños para aprender a  ser generosos deben:

  •  Entender que significa ser generoso y qué significa ser egoísta.
  • Compartir sus juguetes y caramelos.

Pero para eso suceda los niños  deben: Coexistir en un ambiente  participativo y de servicio, ver que sus padres ayuden a  otros e identificar  las necesidades de los demás.

La  obediencia.- Es una actitud de apoyo y participación. Para que un niño aprenda a ser obediente debe decírsele el porqué de las cosas que se le piden. Además de aprender:

  • A conocer que es los que sus padres o maestros quieren.
  • A recapacitar sobre los que su obediencia producirá.
  • Concebir el valor y la razón de cada orden.
  • Tener ideas claras sobre sus obligaciones y sus deberes.
  • Sentir que, si desobedece no consigue lo que quiere.

La perseverancia es lograr lo que se plantea, buscando soluciones a las dificultades que surjan. Una persona perseverante es menos proclive a dejarse llevar por lo fácil y lo cómodo y les otorgara a los niños estabilidad, madurez y confianza en sí mismos.

Los niños aprenden a ser perseverantes  practicando:








  • La realización de sus deberes.
  • Solucionando Los problemas y dificultades que se le presentan
  • Jugando, perdiendo o ganando
  • Con sus ilusiones y sus metas
  • Sintiendo el apoyo de sus padres
  • Sabiendo que se puede aprender tanto de lo malo como de lo bueno.
  • Recibiendo felicitaciones por sus logros
  • Identificando sus errores y procurando no repetirlos
  • Haciendo manualidades

Respeto al bien común.- Desde pequeño debe  respetar los bienes comunes que hay en la casa o en la escuela así como los bienes sociales como parques, bibliotecas, monumentos, cines, museos, etc. Los niños aprenden este valor:

  • Acudiendo con frecuencia a bibliotecas, museos, parques y otros sitios públicos
  • Estando en contacto con la naturaleza y conociendo su valor y los beneficios que nos brinda.

Más que a  tolerar a las demás personas, se debe  aprender y enseñar a aceptar a quienes nos rodean, eso es: ser respetuoso y considerado, aún cuando sus ideas, creencias o prácticas sean diferentes a las nuestras. Para ello los niños  deben:

  • Escuchar a los demás
  • Escuchar otras  opiniones
  • Ponerse de acuerdo con sus amigos con respecto al juego
  • Conocer diferentes culturas
  • Viajar con la familia
  • Evitar burlarse de los demás

La responsabilidad significa asumir las consecuencias de todos aquellos actos que realizamos en forma consciente e intencionada. Los niños aprenden a ser responsables cuando: hacen sus deberes ellos mismos, cuando les demostramos confianza y cuando cumple con lo que le asignan su padres y maestros.

Instituto Vitalblogsfelicidadvidaaprendizaje de los valores,importancia de los valores,niños y los valoresLa conducta humana está regida por  principios y valores que son la base de la sociedad. Todos vemos, vivimos y sufrimos a diario las secuelas  que ha tenido en nuestra sociedad el descuido de la educación en valores. Los niños tienen acceso por la televisión, los juegos electrónicos y otros...La vida en riqueza espiritual y material.