Algunos remedios caseros contra la amigdalitis pueden ser efectivos, si persiste o es crónico, consulta con tu médico.

La amigdalitis es una enfermedad que ataca especialmente a los niños. Se origina con frecuencia en épocas invernales, y consistente en la inflamación de las amígdalas  palatinas.

Suele ser producida por infecciones bacterianas internas o externas, aunque otros, la causa es viral.

Los microbios que ocasionan esta enfermedad son los estreptococos, los mismos que a veces se ponen en contacto con los virus que pululan en el ambiente y tienden a afectar a los organismos con bajas defensas como es el caso de los infantes, que aún no han desarrollado toda su resistencia.

Las amígdalas son dos glándulas situadas a los dos lados de la garganta, que desempeñan el papel de guardianes defensores del organismo contra sustancias extrañas que circulan en la sangre.

No solamente destruyen materias impuras que vienen de afuera, sino también las que circulan en el fluido vital.

Las amigdalitis es la infección o inflamación de una o ambas amígdalas, que a veces conducen a complicaciones severas con fiebre y hasta pérdida de voz.





Suele presentarse con dolores en la garganta. La amigdalitis viral suele manifestarse con repentinos dolores de garganta, los mismos que se hacen intensos, en la medida que se empiezan a deglutir los alimentos. Además se experimenta saliva seca, enrojecimiento severo de las amígdalas y faringe que a veces se presentan con escozor y fiebre.

De otro lado, se observa un aumento ostensible  del volumen de los ganglios del cuello, por que muchos pacientes tienden a amarrarse y una bufanda alrededor de la nuca para controlar el mal.

Sin embargo, en las amigdalitis bacterianas los síntomas son más graves, pues se presentan placas de color blanco amarillento, las cuales tienden a llenarse de pus. Además, hay fiebre alta, tos imitativa, conjuntivitis, enrojecimiento de las amígdalas y se complica con enfermedades eruptivas como el sarampión, rubéola, varicela y escarlatina.

Amigdalitis causas

Se indica que las principales causas para contraer una amigdalitis aguda, son el estreñimiento crónico y la putrefacción intestinal permanente que se da en algunos organismos adultos, pues los microbios contenidos en estos órganos, son los que suben hasta la garganta originando una severa inflamación en las amígdalas palatinas.

Cuando la infección se produce de esta manera, el mal puede atacar a niños o adultos y darse en cualquier estación del año y no necesariamente en épocas invernales como ocurre en otros casos.

En los niños menores de dos años, la amigdalitis están causadas por virus. En los niños de mayor edad, son causadas por las bacterias.








Sin embargo, hasta hace un poco se creía que la única forma de adquirir este mal, aparentemente invernal, era vía externa u oral, es decir a través de los ingesta alimentos infectados con la bacteria causante o una cierta permanencia en lugares contaminados como basurales.

No obstante, recientes investigaciones han demostrado que estos no son los únicos factores de las amigdalitis.

Síntomas amigdalitis

Entre los síntomas más importantes:

  • Intenso dolor de garganta.
  • Malestar general.
  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Dificultad para pasar o deglutir los alimentos.
  • Dolor de oídos.
  • Aumento de tamaño de los ganglios cervicales. Se debe evitar las bebidas frías.

Tratamiento amigdalitis

Antes de comenzar el tratamiento, hágase una higiene intestinal, mediante enemas o laxantes. La opinión general del naturismo es que se deben defender las amígdalas, hasta las últimas posibilidades. La falta de amígdalas, en ciertos caos, predisponen a contraer faringitis crónica, significando también acortamiento de la vida, ya que alterará la función digestiva.

Encarecen el cuidado extremo de las amígdalas, porque actúan defendiendo el cuerpo cuando es atacado por microorganismos dañinos.

Toma una cucharadita rasa de bicarbonato de sodio disuelta en un vaso de agua con limón dos a tres veces al día. De la misma manera puedes hacerte gárgaras con ello.

Las gárgaras de una cucharada sopera de vinagre de manzana en medio vaso de agua tambiéj es reomendable.

En la alimentación que debe regir durante el tratamiento de esta enfermedad durante el desayuno y la comida es preferible consumir jugos de frutas: como papaya, mandarinas, limones, naranjas, etc.

En el almuerzo se deben consumir abundantes ensaladas crudas y caldos de verduras. Además, que no le falten los cereales y las legumbres preparadas en varias formas.

Evitar carnes, sazonadores artificiales y los vicios emparejados al buen comer como las bebidas alcohólicas o gaseosas o los cigarros; tampoco deben comerse huevos ni pan blanco.

Más remedios caseros amigdalitis

Lo primero que se deber de tener en cuenta es que el organismo del paciente no se enfríe, para ello se tendrá cerrada todas las ventanas y puertas de la habitación.

Además se debe evitar que el niño o adulto afectado de amigdalitis aguda ingiera bebidas frías, pero tampoco merece abrigarlos con demasía.

Mientras dure la enfermedad el paciente deberá beber abundante agua de cola de caballo, anís, manzanilla y agregarles unas cuantas gotas de limón. Además puede hacerse gárgaras de ámica diluidas en un poco de agua tibia, de extracto de nabo con sal será suficiente.

Después de cada gárgara se limpiará la zona afectada y la lengua con un algodón humedecido. El paciente debe guardar reposo al menos cuando persista la fiebre.

Por la noche la persona debe tomar uno o dos vasos de agua medicinal a base de manzanilla, mático, cola de caballo, ortiga y limón. La temperatura debe estar siempre bien controlada y en caso de que ésta exceda los 38 grados, se le aplicará paños mojados en agua fría sobre la frente, axilas, muñecas, pliegues de las rodillas y tobillos. Luego se envolverá con unas sabanas secas para que transpire.

No te pierdas:

Instituto Vitalblogssalud naturaltratamientoamigdalitis,amigdalitis causas,remedios caseros amigdalitis,sintomas amigdalitis,tratamiento amigdalitisAlgunos remedios caseros contra la amigdalitis pueden ser efectivos, si persiste o es crónico, consulta con tu médico. La amigdalitis es una enfermedad que ataca especialmente a los niños. Se origina con frecuencia en épocas invernales, y consistente en la inflamación de las amígdalas  palatinas. Suele ser producida por infecciones bacterianas...La vida en riqueza espiritual y material.