Los seres humanos siempre hay en su esencia miedo, angustia, temor a lugares, animales y cosas específica; a veces no encuentran la salida, tratan de buscar ayuda por temor a sufrir una crisis de pánico; además la inseguridad los atormenta.

Un tipo de miedo es la agorafobia; el individuo tiene miedo a estar en situaciones o lugares de los que puede ser difícil escapar.

La agorafobia cuya etimología de la palabra, está especialmente relacionada con el temor intenso a los espacios abiertos o públicos en los que pueden presentarse multitud. La palabra procede de los términos griegos ágora, “plaza”, y fobia es “miedo”.

La agorafobia es un trastorno de  evitación de lugares públicos y de estar fuera de casa basados en experimentar niveles altos de ansiedad o ataques de pánico.

Entre los miedos agorafóbicos, se determina el miedo a experimentar una crisis de desmayarse, tener un infarto, perder el control, volverse loco, hacer el ridículo o ahogarse. Como consecuencia de este miedo, la persona evita las situaciones temidas, las soporta con gran ansiedad o malestar o necesita ser acompañada.

Este trastorno, en grado severo, es una barrera que dificulta el normal desempeño de las actividades habituales ya sean laborales, académicas, familiares o sociales. Por ejemplo: incapacidad para asistir al trabajo o realizarlo con gran esfuerzo acompañado por una persona que dé confianza y seguridad.

Es frecuente en las mujeres  que no puedan ir a realizar las compras a diario sin la compañía de alguien, suele haber una incapacidad absoluta de salir de la casa e incluso de permanecer en la misma, sin el acompañamiento de seres queridos que le brinden seguridad.

El deterioro o interferencia en las áreas familiar, marital, social, laboral, lúdica y de manejo de la casa es notable, así como el uso constante de servicios médicos (psiquiátricos y no psiquiátricos), tanto normales como de urgencias.





Se distingue varios componentes en la agorafobia:

  • Conductas defensivas, conductas de ataques durante las mismas.
  • Preocupación por tener un ataque de pánico o una fuerte ansiedad.
  • Miedo a las reacciones somáticas asociadas con la ansiedad.
  • Frecuentes mareos, vómitos, molestias cardíacas, pérdida de control de esfínteres.

Causas de la agorafobia

Entre las causas más comunes están relacionadas con:

  • Hipertiroidismo.
  • Hipotiroidismo.
  • Cualquier alteración de la tiroides o paratiroides, tiroiditis etc.
  • Arritmias.
  • Angina de pecho.
  • Hipoglucemia.
  • Asma.
  • Cambios hormonales de cualquier tipo.
  • Embarazo.
  • Síndrome premenstrual.








Agorafobia síntomas

Las personas con esta fobia generalmente no se sienten seguros en lugares públicos y sus síntomas abarcan.

  • Dependencia de otros.
  • Miedo a estar solo.
  • Miedo a estar en lugares donde el escape podría ser difícil.
  • Miedo a perder el control en un lugar público.
  • Ansiedad causada por estar en lugares donde el escape puede ser difícil.
  • Miedo a la separación o distanciamiento de los demás.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Sensación de que el cuerpo es irreal.
  • Sensación de que el ambiente es irreal.
  • Temperamento o agitación inusuales.

Si las personas que sienten pánico o angustia por primera vez algunas veces sienten miedo de que tengan una enfermedad seria o que incluso se estén muriendo. Lo recomendable es acudir a los centros de atención de urgencia cercano.

Al paciente se le realizará un examen físico y una evaluación psicológica que permitan ayudar a diagnosticar el trastorno de angustia. Cabe mencionar se ha de descartar cualquier trastorno médico, como problemas cardíacos, hormonales, respiratorios, neurológicos y de drogadicción. Los exámenes que se realicen dependen de los síntomas del paciente.

Agorafobia tratamiento

El tratamiento tiene como objetivo ayudar a la persona a desempeñarse mejor en su ámbito que lo rodea puede ser en el trabajo, en sus estudios, etc. El paciente puede tener problemas asociados a preocupación por el pánico, ansiedad general y humor deprimido. El tratamiento de la agorafobia consiste en lo siguiente:

La terapia conductual cognitiva abarca de10 a20 consultas realizada por un profesional en salud mental durante muchas semanas. Esta terapia favorece a cambiar los pensamientos de angustia.

  • Aprender a reconocer y reemplazar los pensamientos que causan el pánico o angustia
  • Aprender el manejo del estrés y técnicas de relajación
  • Terapia de desensibilización sistemática y de exposición, en la cual se pide al paciente que se relaje e imagine los hechos que le producen ansiedad, trabajando desde el nivel más bajo hasta el alto.

Antidepresivos

  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)
  • Los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina  como venlafaxina (Effexor) son otra opción.
  • El médico puede recomendar benzodiazepinas cuando los antidepresivos no ayuden o antes de que hagan efecto.

Exponer al paciente gradualmente a la situación de la vida real que causa el miedo también ha ayudado a algunas personas a superar sus temores.

Un estilo de vida sano con ejercicio, reposo suficiente y buena nutrición también pueden ayudar a reducir el impacto de la ansiedad.

No te pierdas:

Instituto Vitalblogsvidaagorafobia,agorafobia síntomas,aqgorafobia tratamiento,causas de la agorafobiaLos seres humanos siempre hay en su esencia miedo, angustia, temor a lugares, animales y cosas específica; a veces no encuentran la salida, tratan de buscar ayuda por temor a sufrir una crisis de pánico; además la inseguridad los atormenta. Un tipo de miedo es la agorafobia; el individuo tiene...La vida en riqueza espiritual y material.