prevenir los uñeros
Los uñeros pueden producirse tanto en la manos como en los pies.

Los uñeros del pie y de las manos son muy frecuentes en millones de personas. Debes saber prevenirlos y sanarlos rápidamente.

Realmente un uñero duele mucho, cuando por descuido nos dejamos crecer la uña de los pies o de la mano, siendo el uñero de los pies el más común.

Esa herida que produce la uña cuando crece mal y se introduce en la carne, generando una inflamación en la raíz de la uña, también producen pequeñas heridas en el lateral de la piel que cubre la base de la uña.

No existe persona que no haya sufrido de uñero en alguna ocasión de su vida ya sea en manos o pies.

Tipos de uñeros

Los uñeros tipológicamente son diversos como:

Calcárea fluórica.- Es un uñero con supuración profusa e inflamación del dedo de la mano. El proceso infeccioso que lo ocasiona, puede infectar hasta el hueso. Se presenta fiebre, escalofríos y sudor de la mano enferma.

Calcárea sulphurico.- Uñero muy doloroso, con supuración copiosa y espesa, de color amarillento. La inflamación del dedo lo vuelve sensible al menor contacto, el dolor se extiende a toda la mano.





Ferrum phosphoricum.- Este uñero no llega a la supuración, solo se inflama el terminal del dedo, se torna de color rojo, con dolores agudos, y latidos. A veces hay fiebre y escalofríos.

Natrum  muriaticum.- La piel alrededor de las uñas esta agrietada, pequeñas pieles secas se levantan alrededor de la uña, (piel seca y agrietada, uñas encorvadas).

Natrum sulphuricum.- Este uñero tiene una supuración bastante duradera y se forman fistulas en la terminación del dedo. La pus es acuosa y alrededor de la fístula, la piel se  hincha.

Origen o causa del uñero

Uñero, paroniquia o panizo denominaciones con las que también se les conoce, tiene su origen en:

1.- Deficiencia en el corte de la uña.

2.- Herida por la incrustación de los bordes de las uñas en los dedos.

3.- Anomalía anatómica de la uña.

4.- Calzados o zapatos que presionan los dedos (dedo con halluz valagus, el dedo rota hacia su posición interna).

5.- Por hiperhidrosis (exceso de sudoración).

6.-Traumatismos (pisotones, golpes).

7.- Enfermedades tróficas de la piel (diabetes, tuberculosis).








Cuando se va a tener un uñero se dan síntomas previos como:

  • Dolor alrededor de la uña.
  • Enrojecimiento e hinchazón especialmente en el contorno de la cutícula.
  • Ampollas llenas de pus de alrededor, con frecuencia a nivel de la cutícula o en el sitio de un uñero u otra lesión.

Tratamiento del uñero.

El tratamiento que se da a esta afección, si esta en sus inicios es bastante sencilla, no se debe dejar que llegue a la supuración o al  estado febril, en casa puede hacer:

1.- Si se presenta, paroniquia bacteriana, se remoja la uña con agua caliente 2 ó 3 veces al día reduce la inflamación y el dolor.

2.- Hacer un agujero en medio del limón, rociarlo con una pizca de sal, e introducir el dedo con el uñero por 25 minutos, e ir repitiéndolo a diario hasta que desaparezca.

3.- Colocar una cataplasma de cebolla cocida sobre el dedo afectado y mantenerlo así cerca de dos horas para que haga efecto, de preferencia debe estar tibia, muy caliente no funciona.

4.- Batir una clara de huevo y colocarla encima del uñero con seguridad lo eliminará.

5.- El médico puede prescribir antibióticos en casos severos, puede cortar y drenar la lesión. Es probable que parte de la uña sea extirpada.

6.- Si se tiene paroniquia micótica, el médico puede prescribir antibióticos y antimicóticos.

7.- Es importante desinfectar el uñero con alcohol, agua oxigenada, y ozono (elimina bacterias en forma rápida y eficaz). El poder desinfectante del ozono es muy conocido.

Las complicaciones son infrecuentes, pero pueden abarcar: Caída de la uña, abscesos, cambios constantes en la forma de la uña, diseminación de la infección hacia los huesos, tendones y sobre todo al torrente sanguíneo.

Prevención de los uñeros del pie y de la mano.

Toda enfermedad o afección es susceptible de ser prevenida, para ello solo se tiene que ejecutar lo siguiente:

  • Cuidar las uñas y la piel que las circunda.
  • Evitar daños a las uñas o a las puntas de los dedos.
  • No se debe comer ni hurgar las uñas.
  • Se debe proteger las uñas del contacto con los detergentes y químicos, usando guantes protectores de caucho o plástico.
  • Corte las uñas de los pies por lo menos una vez al mes.
  • Para arreglar las uñas de las manos y de los pies, se debe utilizar tijeras afiladas, corta uñas o una lima para suavizar los bordes.
  • Recortar las uñas después del baño cuando están más suaves. De preferencia semanalmente.
  • Al recortar las uñas de las manos hay que redondearlas y la de los pies cortarlas  en forma recta y no muy cortas.

No recortar las cutículas ni usar removedor de cutícula pueden dañar la piel que rodea la uña. El arreglo de la cutícula ocasiona daños en la piel de la base de la uña y deja una entrada para hongos y bacterias que pueden originar infección.

Te invitamos a leer: