La película siete años en el Tibet, basada en la obra de Heinrich Harrer, es tan hermosa como polémica. Pero, independientemente de que Heinrich Harrer fuera un comprobado nazi, de que si hubiese o no participado de la violencia en la segunda guerra mundial, lo cierto es que la espiritualidad del Tibet y del Dalai Lama puede cambiar hasta al más difícil.

Heinrich Harrer, un montañista austriaco, escritor, geógrafo y profesor particular de S.S. Dalai Lama, nació el 6 de julio de 1912 y  desencarnó el 7 de diciembre del 2006 a la edad de 93 años.

La cultura tibetana es grandiosa y sólo se comprende si el corazón, el alma y el espíritu lo permiten, tal vez si la rueda del destino te lleve a los abismos más profundos, para que puedas ascender como fue el caso de Heinrich Harrer.

Harrer acostumbrado a escalar montañas, conquistó algunas de las imposibles, pero su cumbre más alta fue la de su Ser interior. Luego de haber sido apresado por las fuerzas británicas en India durante la segunda guerra mundial, huye hacia el Tibet en un recorrido de más de 2,000 Km.


La lectura del libro es mucho mejor que la película, pero es buen resumen y logra captar las partes mas importantes. Por supuesto, que tanto en el libro como en la película, no se menciona lo que algunos de los críticos comentan, que Harrer estuvo en las líneas de defensa contra la invasión China, así como que habría tenido un pasado no tan espiritual.

Sea como fuere, lo que interesa es lo que se hace para mejorar y lo que se hizo en el balance de la vida. Todos tenemos cosas buenas y malas. Si las cosas malas que hicimos no las encauzamos o enmendamos, la vida habrá sido en vano.

Su deceso ocurrio en su domicilio en la ciudad de Knapperberg, Austria. Con serenidad según lo que su familia mencionó en un breve comunicado. El Dalai Lama lo visitó en su casa cuando Harrer cumplió 90 años en el año 2002.

Su vida post Tibet, fue dedicada a fomentar la vida espiritual del Techo del Mundo, como se le conoce al Tibet y a defender su causa.

En su mapa astral, Heinrich Harrer, tiene un cúmulo interesante compuesto por el Sol en conjunción con Venus y Neptuno, al que se le puede sumar Plutón y Marte. Ello denota una alta sensibilidad tanto espiritual como emocional.

Este cúmulo planetario en el signo de Cáncer y la ubicación de Júpiter en Sagitario, hace comprender que estaba protegido no solo por la energía espiritual del Tibet, sino por las estrellas.

Su compañero de aventuras en el Tibet Peter Aufschnaiter, falleció en el año 1973. Luego de 10 meses más de la partida de Harrer, vivió en Nepal trabajando como cartógrafo. También trabajó en la India.

La mayor parte de su vida post Tibet la pasó en Nepal trabajando para la Naciones Unidas como Ingeniero Agrónomo. Cercano a su fallecimiento retornó a Austria en donde desencarnó.

Siete años en el Tibet, es una obra histórica que debe ser imperdible de ver. La espiritualidad debe condecirse con la parte material. La comprensión del gobierno chino deberá llegar pronto. La nueva de Era de Luz se encuentra próxima y sin duda el acercamiento y la justicia se harán presentes.

Muy recomendables:

Aprende de los millonarios para tu éxito.

Trabajos desde casa para ganar dinero extra.

El enfermo imaginario o hipocondriaco.

Los beneficios de la soledad en la vida Ok.

Ejercicios de flexibilidad y elongación para la salud.

Nuestro habitat natural, la naturaleza.

Bajo las riendas del amor, o llevar las riendas.

Significado de la Estrella de David.

Los Masajes Terapéuticos de la Reflexoterapia.