La menopausia o climaterio en la mujer, es una etapa que se caracteriza por el cese de la menstruación, causada por la disminución de la secreción de hormonas que la provocan.

Pero también, en la tercera edad tanto hombres como mujeres tienden a disminuir varias funciones, así como se produce la lentitud de diversos procesos.

Esta carencia de ciclo menstrual en la mujer genera que los ovarios no liberen más óvulos, por lo que la mujer pierde la capacidad de fertilidad. Es totalmente variable la edad en que se produzca esta situación, siendo el promedio los 50 años.

En la tercera edad, igualmente influyen los cambios ocupacionales y el cambio generacional que pueden trastocar la psiquis de cada cual.

Desde el punto de vista psicológico, esta etapa evolutiva por la edad, puede ser atravesada de distintas maneras, casi tantas como personas existen.

Cada uno vivirá la misma, como una condena o una liberación, de acuerdo a la predeterminación sociocultural en la que halle inmersa.

Estamos hablando de la historia personal, de la educación recibida y de la relación que cada mujer tenga con su propia sexualidad.

¿Qué síntomas tiene en la menopausia?

– Hasta los 45 años

La presencia de los síntomas dependerá de la etapa del climaterio en que se encuentre la mujer. Hasta los 45 años aproximadamente, la mujer no experimenta síntomas.

No obstante, años antes, el organismo femenino ya está produciendo cambios. Los síntomas más comunes que presentan las mujeres entre los 45 y 55 años (periodo perimenopaúsico) son los sofocos, la sequedad vaginal y las irregularidades de la regla hasta la menopausia.





– A partir de los 45 años

Antes de la pérdida de la menstruación, preceden unos años de desarreglos menstruales, el sangrado puede producirse antes de tiempo o a intervalos irregulares, y las reglas pueden ser más escasas o abundantes hasta que se produce la ausencia definitiva de la menstruación.

Se deja de menstruar por la falta de producción de hormonas sexuales, que son las que estimulan la maduración del endometrio (capa interna de la matriz), y que cada mes se desprende como sangrado cuando no ha habido gestación.

La sofocación, es el síntoma más común de la menopausia. Se presenta como una sensación de calor en la parte superior del cuerpo, enrojecimiento, sudores y a veces acompañada de vértigos.

Los sofocos se deben a una disfunción de los mecanismos de regulación de la temperatura localizados en el hipotálamo, y se dan con más frecuencia durante el sueño, lo que favorece el insomnio.

La disminución de estrógenos también favorece la contracción y estrechamiento de la vagina, así como la pérdida de elasticidad y humedad natural.

Estas transformaciones pueden producir sequedad vaginal y pueden hacer que las relaciones sexuales con penetración sean molestas. Estos síntomas pueden paliarse, ya que existen diferentes formas de lubricar la vagina.

En los años posteriores a la menopausia

Acontecen en ocasiones otros síntomas que pueden provocar molestias y desajustes en la mujer:

•  Se produce una reducción de senos y atrofia genital. Los labios mayores y menores se encogen y el clítoris se expone más de lo habitual. Estos cambios favorecen posibles infecciones en la vagina y uretra. También puede aparecer incontinencia urinaria al debilitarse las estructuras de la vejiga.








•  La falta de estrógenos repercute también en el tejido conectivo y músculos y en su consecuencia, provoca dolores en las articulaciones y en la musculatura.

• Otro cambio que acontece durante los años siguientes a la menopausia es la aparición de osteoporosis, la estructura del esqueleto se vuelve más frágil porque se merma el contenido mineral de los huesos.

•  La piel sufre modificaciones por la disminución de colágeno como consecuencia del déficit de estrógenos. La pérdida de colágeno produce deshidratación en la piel expresándose en arrugas.

Algunos estudios señalan que alrededor del 40% de las mujeres en la etapa posmenopáusica, sufre repercusiones psicológicas.

Es importante no olvidar que la vivencia de estos cambios hormonales está condicionada por múltiples factores sociales y ambientales, por ello las repercusiones emocionales son diferentes para cada mujer y entre mujeres de diferente cultura.

Mientras algunas mujeres no presentan sintomatología en estos años posmenopáusicos, otras mujeres presentan síntomas depresivos tales como: irritabilidad, inestabilidad emocional, pérdida memoria, de autoestima.

Sexualidad en Hombres de tercera edad

En los hombres de tercera edad surgen síntomas similares, sin embargo, puede darse el caso de que se sientan rechazados por sus parejas por diversos motivos y que a la vez se vean atractivos por mujeres más jóvenes, lo que confluye en otro tipo de despertar sexual.

Las alteraciones hormonales en el organismo femenino repercuten en la vivencia de la sexualidad. Algunas mujeres experimentan en el periodo posmenopáusico un aumento de interés sexual, en cambio otras mujeres pierden el deseo sexual y se produce una disminución en su respuesta orgásmica.

Por ello, se debe conversar íntimamente para explicarse mutuamente lo que les viene sucediendo, antes de que ocurra algún desliz, generalmente por parte del varón. Ya que en la mayor parte de los casos las mujeres pierden su atractivo sexual, pero los hombres pueden ganarlo.

Un hombre canoso puede verse muy atractivo para las jovencitas, pero una mujer canosa no tanto.

En realidad, la sexualidad está muy ligada al factor psicológico, por ello existen diferencias. También influyen los posibles cambios físicos que sufren los genitales de la mujer, siendo en muchos casos el dolor al coito por la sequedad vaginal, el motivo que influye en la pérdida de interés sexual.

Para la mujer, la pérdida de fertilidad puede ser significativa y vivirse como pérdida de feminidad y sexualidad, en cambio, para otras mujeres puede ser el comienzo de la independencia, un momento espléndido para gozar de las relaciones sexuales sin temores.

Algunos síntomas de la menopausia pueden ser tratados con medidas simples como tener una dieta y actividad física adecuada. La lubricación vaginal puede conseguirse por medio del empleo de óvulos de estriol. También se puede recurrir al tratamiento hormonal cuando los síntomas son más molestos.

La terapia sustitutiva con estrógenos, requiere de un examen médico previo y revisiones periódicas, ya que no todas las mujeres pueden someterse a estos tratamientos. Los estrógenos se administran sobre la piel por medio de cremas o parches, y actúan disminuyendo algunos síntomas como la sequedad vaginal, sofocos y en algunos casos puede detener la descalcificación de los huesos.

Las actitudes y creencias de la mujer en torno a la nueva etapa, determinará en gran medida la vivencia de estos años maduros. La menopausia es sólo el fin de la capacidad reproductiva, de un periodo de fertilidad que se inicia en la pubertad, y por la que también se atraviesan cambios físicos y psicológicos.

Es muy importante para ambos aprender a vivir de forma natural y positiva los diferentes cambios que se producen en nuestro cuerpo, disfrutando plenamente de la sexualidad.

La sexualidad no debe terminar a la tercera edad, si no, adquirir otro tipo de formas.

Te puede interesar:

Ovarios Poliquísticos. Síntomas. Tratamiento.

Té Amarillo. Propiedades.

La Calabaza. Propiedades. Recetas.

Oligoelementos. Oligoterapia.

La escoliosis. Causas.Tratamiento.

Cara redonda.

Estres Emocional. Estrés Físico.

Comunicación con Animales.

Instituto Vitalblogsmentalvidasexualidad en la tercera edad,sexualidad menopausiaLa menopausia o climaterio en la mujer, es una etapa que se caracteriza por el cese de la menstruación, causada por la disminución de la secreción de hormonas que la provocan. Pero también, en la tercera edad tanto hombres como mujeres tienden a disminuir varias funciones, así como se produce...La vida en riqueza espiritual y material.