glamurEl glamour puede ser lo que requieres para triunfar e ir hacia la gran vida, mira como aplicarlo. Ser glamoroso.

Estamos llenos de palabras importadas, que ahora debido a la globalización se convierten en comunes.

De hecho, muchas palabras del castellano provienen del árabe, inglés, francés y en los países de latinoamérica contamos con palabras provenientes también del chino e idiomas indígenas.

Así el término glamour o glamur, proviene del escocés grammar, gramarye, que a su vez se origina del griego grammatiké o gramática. Es decir “el que sabe”, que tiene conocimiento, erudito. Los sabios y eruditos estaban antiguamente relacionados con los magos, con los encantamientos. Por lo que glamour es encantamiento o hechizo.

Este glamur luego llegó a Hollywood y se les atribuyó a las estrellas de cine, como mujeres encantadoras, hechizadoras y sensuales.

Para lograr este glamour Hollywood movía todo un equipo de producción, marketing, alta costura, perfumes, medios, que han derivado en llamar la atención de los actuales paparatzis. A su vez paparatzi deriva de un filme La Dolce Vita de los años 60 en la que actuaba un fotógrafo llamado Signore Paparazzo.

Es decir contamos con palabras derivadas de todos los sitios y no debe ofender a ningún idioma, ya que todos los idiomas son vivos.

En todo caso para la vida Ok, no hará daño tener un poco o mucho de glamour.


Para empezar, lo puedes hacer con la ropa interior o lencería. Lencería se entiende como ropa interior femenina, pero ahora en las tiendas de lencería se vende también ropa interior masculina.

Metrosexuales y glamour

Los metrosexuales, término inventado en 1994, se deriva de metro o metrópolis y de atracción sexual. Se entiende a un hombre que cuida su imagen por fuera y por dentro.

El hombre metrosexual ahora está de la mano con las damas, con el mismo tipo de cuidados, vestimenta, tintes, joyas y forma de ser. Un metrosexual tendrá una voz masculina y seductora, una dama con glamour será coqueta y hechicera.

Para el glamur puedes utilizar todo lo que se encuenta a tu alcance. Haz de saber que los brassieres antes eran protectores de los brazos de los soldados franceses, luego se transformaron en escudos o placas protectoras del pecho, luego derivaron en los sujetadores para damas.

Igualmente, que las tangas fueron inspiradas en las tribus aborígenes que utilizan como taparrabos.

Es decir el glamour tiene mucho de sencillez, de minimalismo, que luego se transformó en algo especial.

Eso especial depende de la moda, del marketing, de los intereses comerciales y finalmente de ti.

Ser glamorosos es ser actual

¿Qué glamour es auténticamente actual?, ninguno, todos derivan de la liberación de las ataduras o viejos preceptos. El ser humano es libre y todos somos parte de la libertad.

Ser glamorosa o glamoroso, muchas veces es vivir diferente y mas libre que los demás. Una aborigen con su taparrabos no será tan atractiva como una dama en las playas de brasil con su tanga y al final es lo mismo.

La gran vida es sólo un poco más de libertad. De seguir nuevos moldes inspirados en los antiguos. Todo el tiempo las mujeres y los hombres han sido sensuales. El kamasutra tiene cientos de años, la práctica del tantra o yoga sexual es igualmente antigua.

El glamour tan solo pone en evidencia lo que antes era hecho a escondidas. De un mundo globalizado, lo que se espera es que todo se uniformice, o estandarice, dentro de la identidad personal de cada cual.

La gran vida y la autencidad

No debe perderse autenticidad, sino despertar totalmente a la propia naturaleza y la sensualidad y el encanto, si lo logras podrás explotar todo tu potencial.

La lencería para chicas y hasta para niñas y niños deben ser apropiados a su edad, pero que tengan glamur desde niños.

Los hombres de mundo deben ser metrosexuales. Un varón descuidado, desaliñado y tímido tendrá todas las desventajas frente al glamur. Lo mismo para las damas.

Sin que sea obsesivo, cuida tu apariencia, usa perfumes tanto luego de la ducha como antes de dormir. Cuida tu vestir, peinar y modales, encuentra tu encanto personal.

No se trata de usar pieles, ropa de gala, zapatos de tacón todo el tiempo, sino de ver lo que mejor va con tu personal elegancia.

Las personas glamorosas siempre caen bien, son como imanes del éxito. Pero glamorosamente naturales. Al verte todos dirán ¡Qué glamour!

Ah, y el encanto no cuesta más…

Te recomendamos no perderte:

El sentimiento de culpa en la vida Ok.

Los avances tecnológicos y la vida Ok.

Utilizar oro y plata para la vida Ok.

Practicar el silencio para niños y adultos.

Cómo dormir mejor.

Lakshmi la diosa de la fortuna.

El poder de la plantas y hierbas medicinales.