Vida Ok

La vida en riqueza espiritual y material.

Parásitos intestinales. Prevención y cura.


Si tienes alguna enfermedad crónica, estas cansado o estresado, dolores de cabeza recurrentes, pueden ser parásitos. Como saberlo, prevenirlo y tratarlo.

Existe una gran variedad de parásitos que se viven y desarrollan en el cuerpo humano, sobre todo en  la vía digestiva, especialmente en los intestinos, impidiendo la absorción de nutrimentos que deberían ser aprovechados por el ser humano para su adecuado crecimiento, desarrollo y para conservar la salud.

Para la vida Ok, siempre debes hacerte examenes para saber si tienes algún tipo de parásitos. Puede ser incómodo, pero en tus chequeos o exámenes anuales, debes incluir siempre la prevención de los parásitos intestinales.

Muchas enfermedades cronicas, incluyendo el nerviosismo y cansancio permanente, pueden ser por esta causa.

Los parásitos intestinales, son organismos que viven a expensas de seres vivos, en cuyo aparato digestivo se albergan y se alimentan de las sustancias alimenticias que ingiere el huésped. Su tamaño va desde ser microscópico o medir centímetros o hasta metros.

Su existencia en el organismo humano está relacionada con la falta de higiene, tanto personal como en la preparación alimentos y las condiciones del higiene del lugar donde se consumen.

Parásitos intestinales causas

  • Beber  agua con materia fecal.
  • No asearse las manos antes de comer ni después de ir al baño
  • Comer carne de cerdo.
  • Los oxiuros, son parásitos muy comúnes en niños, se propaga a través de la ropa de cama y al rascarse la región anal por lo que se facilita la contaminación de alimentos.
  • Llevarse  todo tipo de objetos a la boca.
  • Si una persona tiene parásitos, lo más probable es que otros miembros de su familia también lo tengan.

Parásitos intestinales síntomas

  • La amibiasis: sus síntomas son debilidad, dolor de cabeza, cólicos abdominales y diarrea con moco y sangre (puede tenerse más de 10 evacuaciones al día).
  • Infección por ascaris: provoca fuertes dolores abdominales, debilidad, secreción de baba por las noches, ruido de dientes, hinchazón de estómago, picazón corporal y evacuaciones líquidas con moco, sangre y lombrices.
  • La infestación por giardia: causa diarrea amarilla, espumosa y de muy mal olor, además, hay vómitos, intenso dolor de estómago, flatulencia e inflamación abdominal.
  • En caso de tenia causa diarrea, palidez, debilidad y falta de apetito.
  • Si se tiene infección por anquilostomas: provoca diarrea, palidez, anemia y tos seca.
  • El tricocéfalo: provoca diarrea con sangre seguida de lombrices, palidez y debilidad.
  • La infección por oxiuros: se observa diarrea, dolor abdominal, inapetencia, cambios de conducta, insomnio, comezón en ano, irritación vulvar, flujo vaginal, anemia y, en niños, falta del crecimiento.

Prevención para los parásitos intestinales

  • No beber agua y alimentos contaminados, evitar comer alimentos que se preparan al aire libre.
  • Clorar el agua, o de preferencia tomar embotellada.
  • Lavar y desinfectar frutas y verduras.
  • Freír los alimentos especialmente la carne de cerdo.
  • Preparar los alimentos en condiciones higiénicas.
  • Lavarse las manos antes de comer después de ir al baño o cambiar el pañal a un bebé. Las uñas deben lavarse minuciosamente.
  • Cuando una persona esta contagiada por parásitos jamás debe preparar ni servir alimentos.
  • Limpieza del sanitario  desinfectarlo diariamente.

Hoy existen infinidad de enfermedades originadas por los parásitos intestinales debes tener presente que limpiar nuestro organismo digestivo es importante. Posiblemente el aspecto más desconcertante de las infecciones parasitarias es que proceden de las cosas que necesitamos para sobrevivir: el agua que bebemos, el agua de la ducha o del baño, la comida que comemos, el aire que respiramos etc.

Los parásitos intestinales son un grave problema en países no desarrollados especialmente los niños  que es la población más afectada.

Desgraciadamente, los problemas económicos de estos países hacen difícil aplicar todas las medidas de educación sanitaria, pero si mejoramos los hábitos higiénicos y atendemos a los niños parasitados, se logrará disminuir la presencia de los parásitos.

Es recomendable desinfección de los utensilios del baño y de los juguetes y la eliminación del polvo de las habitaciones ya que pueden vehiculizar huevos.

Se ha considerado siempre que las personas más infectadas por parásitos son personas que habitan en las zonas rurales, esto no es verdad. Recientes brotes  en grandes ciudades y en áreas de mucha afluencia indican que no esta a salvo ningún sitio ni clase social.

Parásitos intestinales tratamiento

Como primer paso se analiza muestras de excremento para identificar al parásito causante de la afección, siendo el más común  el llamado coprocultivo. Se “siembran” pequeñas muestras de excremento (entre 1 y 2 gramos) en medios de cultivo especiales con la finalidad de establecer tipo y características de los microorganismos y saber a que medicamento son sensibles para su eliminación.

Es importante que ante la presencia de estos parásitos la visita al médico  es imprescindible para que realice un diagnóstico para saber sobre el parásito  que nos está afectando, como ya lo dijimos el tratamiento debe ser seguido por todos los miembros de la familia cercanos a la persona contaminada.

Las semillas de la calabaza o zapallo son muy eficaces para prevenir y curarse de muchos tipos de parásitos.

Consumir diariamente un diente de ajo o dejándo en remojo en agua caliente varios dientes de ajo la noche anterior y tomarse el agua en la mañana resulta útil.

Las infusiones de hierba buena también es comprobadamente sanadora y preventiva.

Las pepas o semillas de papaya también son eficaces para este tipo de tratamiento natural. Es preferible hacer el zumo de estas semillas.

Muy recomendables:

La Dislexia.

Los Melanomas. Prevención. Protección. Cáncer de piel.

Prepararse para exámenes. Nerviosismo.

Mitos sexuales. Vida sexual.

Várices en las piernas. Prevenir. Tratamiento.

Terrores Nocturnos. Niños. Adultos.

Obesidad Infantil.

Caídas. Protección. Consecuencias.

Comentarios cerrados