Vida Ok

La vida en riqueza espiritual y material.

Obesidad infantil. Obesidad y sus consecuencias.

| 0 Comentarios


El ejercicio físico mejora la obesidad infantil.

Cuida a tu niño desde los primeros años, con disciplina y explicaciones.

La obesidad infantil debe controlarse mas temprano que tarde, afecta en los estudios y salud, algunos tips ayudarán.

Cuida que tu niño o niña no engorde mucho, el ser obeso le puede acarrear múltiples problemas que van desde psicológicos a físicos.

Tal vez en épocas antiguas la obesidad de un niño no era un problema muy grave para los padres, porque ser entrado en carnes era una moda, por lo tanto estaba permitido estar subido de peso.

Actualmente, la obesidad es un problema social que atañe no sólo a los adultos sino también los infantes ya que se les puede diagnosticar problemas como:

1.- Diabetes  tipo 2
2.- Hipertensión arterial.
3.- Niveles elevados de colesterol.
4.- El desarrollo de problemas psicológicos.

Cuando la persona está en la etapa infantil o la niñez, asimila muy poco la burlas y mofa de sus congéneres ello puede originarles una baja autoestima ya que los niños obesos, son marginados por su aspecto y esto puede llevarlo a generar trastornos como la bulimia, la anorexia, la depresión, además de llevarles a tener hábitos extremos como el consumo de drogas y otras sustancias nocivas.

Obesidad infantil y sus consecuencias

La obesidad puede originar diversos males como:

  • Dificultades con los huesos y articulaciones.
  • Problemas para practicar algún deporte u otro ejercicio físico por la dificultad para respirar y el cansancio.
  • Alteraciones en el sueño: insomnio o mucha somnolencia.
  • Madurez prematura. Las niñas obesas pueden ingresar prematuramente en la pubertad y tener ciclos irregulares.
  • Hipertensión, colesterol, y enfermedades cardiovasculares.
  • Disturbios hepáticos y diabetes.
  • Desánimo, cansancio, depresión, decaimiento.
  • Auto estima muy baja, aislamiento y discriminación social.
  • Problemas cutáneos.

El desorden alimenticio de los niños actuales hace que ingieran mucha comida chatarra cabe anotar que el tipo de comida llamada comida rápida ha incrementado su venta en las dos últimas décadas costumbre  no beneficiosa para la salud.

La falta de tiempo o incluso la comodidad es uno de los factores por lo que algunas personas consumen varias veces a la semana alimentos muy conocidos como “fast-food” o comida chatarra con exceso de grasas y  de calorías.

Esta ingesta hace que la nutrición decaiga y por lo tanto la salud sufre detrimento, por ello se recomienda comer este tipo de comidas muy de vez en cuando, no hacerlo una costumbre ya que en los niños estas comidas no le benefician  en su nutrición y crecimiento y ojo que cada día la obesidad infantil en lugar de disminuir se incrementa más.

Prevención de la obesidad infantil

Prevenir la obesidad infantil es crear la costumbre en el niño de alimentarse bien. Darle el alimento ideal desde su nacimiento es la mejor forma de mantenerlo con buena salud. Y todo empieza con la leche materna, y luego con las papillas y después con los menús.

Es necesario que el niño pruebe de todo un poco, que su alimentación sea variada y completa hasta por lo menos los dos años de edad.

Se debe evitar que el niño coma delante de la televisión, limitar la presencia del niño frente a la televisión a no más de 2 horas al día. Padres obesos o no obesos son siempre ejemplos para los hijos. Si el padre o la madre come demasiada cantidad de comida, y son obesos, es casi seguro que el hijo también adquiera ese hábito.

La obesidad infantil no es un juego, es una enfermedad que se debe combatir desde antes del nacimiento y después del nacimiento, difundiendo la importancia de practicar los buenos hábitos alimenticios y el ejercicio físico.

Aunque no lo creamos un niño obeso se siente mal, debido a que tiene limitaciones físicas, pues no está a la altura de sus compañeritos de aula, esto hará que se sienta mal, pues como el niño por naturaleza es cruel, los demás  se mofaran ello hará que su auto estima baje y ni hablar de los problemas de salud principalmente de los problemas cardiovasculares.

Según estudios realizados por  profesionales en pediatría se indica que la mayoría de los niños obesos tienen en las actividades educativas un calificativo de malo, razón por la que, casi el 80% de ellos corre el riesgo de sufrir de alteraciones en su desenvolvimiento psicológico.

Además  estos estudios y evaluaciones han revelado que los niños con sobre peso tienen el doble riesgo de padecer problemas psicológicos en la edad temprana como trastornos de hiperactividad o impulsividad, trastornos del espectro autista, dificultades en el lenguaje, ansiedad, depresión. Se asevera en estas investigaciones que este tipo de niños tiene problemas al relacionarse con los demás, se aíslan y se deprimen.

De acuerdo a experiencias probadas científicamente, cuando la obesidad se manifiesta en la infancia y persiste en la adolescencia no siendo tratada a tiempo es muy posible que este trastorno se extienda a la vida adulta.

Es la vida y sobre todo el bienestar físico y psíquico de tu hijo, no permitas que los desordenes alimenticios desarrolle la obesidad infantil con el riesgo de que este trastorno se extienda a la adolescencia.

Lleva tu hijo donde un especialista porque la obesidad tiene su origen en múltiples agentes que pueden estar ligadas a la glándula pituitaria y sus consecuencias pueden ser una simple molestia o  un infarto cardiaco por el exceso de grasa en el corazón.

Finalmente recuerda que el ejercicio en estos niños debe ser dirigido y constante, vigila y dale una alimentación adecuada el futuro de tu hijo está en tus  manos.

No te pierdas:

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.