El viajar y hacer turismo nace con la humanidad misma, mira estos consejos para ser prácticos a la hora de viajar.

El viajar por el mundo,  se  ha  vuelto una epidemia benigna, se  ve mucha gente usando los vuelos chárter  o simplemente  caminando con mochilas pasando de frontera  a frontera, con la  finalidad  de conocer nuevas culturas.

Hoy por hoy la actividad turística  es la base de la  economía  en muchos países, se ven jóvenes  que como hormigas  premunidos  de mochilas  que caminan por las calles de las  ciudades grandes y pequeñas.

Viajar como mochilero

Salir de viaje como mochilero implica además, adaptarse a vivir con costumbres poco habituales.

Una de las claves del viaje mochilero es la cuestión del control del gasto. Pueden visitar diferentes lugares con una mínima erogación de dinero es lo que distingue este tipo de turismo, y para ello muchos destinos suelen crear una oferta específica de hoteles y campings.

Hay algunos mochileros los llamados extremos que no quieren gastar en nada, ellos prefieren dormir en las calles o cualquier otro lugar con tal de no pagar por un camping o una cama de hotel.

En la mayoría de casos el viaje mochilero mu riguroso en gastos no es una elección; hay muchas ganas de viajar y muy poco dinero. Lo ideal es que cada mochilero debe ser disciplinado y no gastar más de la cuenta. Esto significa buscar los lugares más baratos.

Equipo básico de un mochilero

Encara una aventura de mochilero pues conociendo los elementos que hacen falta para que la experiencia no sea frustrante. Al salir de viaje vivirás una experiencia diferente ya que conocerás diferentes culturas, magníficos paisajes, encontrar todo tipo de gente, etc.

Tu viaje debe ser exitoso, te proponemos algunos elementos importantes a la hora de tu salida de mochilero.

Lo realmente básico es una buena mochila. Lo ideal es una mochila de armazón interna. Nuestras piernas soportan mejor el peso que cualquier otra parte del cuerpo, por estar en contacto con el suelo y estar muscularmente más desarrolladas.





Para transferir el peso a las piernas una buena mochila debe tener una armazón interna de aluminio. Estas son placas que recorren la mochila por dentro, desde arriba hacia abajo, y se encuentran cercanas al respaldo. No son placas rectas, sino que tienen la forma de columna en forma de “S” y conducen el peso hacia la cintura, donde el cinturón recepciona  el peso y efectúa la transferencia hacia las piernas.

Ningún mochilero debe llevar una mochila sin cinturón, este debe ser acolchado, algunos acceden colgar de ellos elementos que se necesitan durante una caminata, como una linterna o un cortapluma o cámara de fotos.

Los tirantes de los hombros deben ser anchos, para distribuir la presión sobre un área más ancha. En el caso ideal, los tirantes tienen una curva preestablecida de fábrica y son ajustables.

Al momento de comprar una mochila el panel dorsal debe ser acolchado. y tener correas de sujeción para bolsas de dormir o aislantes.

Es importante que la mochila tenga dos compartimentos a los que se pueda acceder independientemente.








La separación entre los dos compartimentos, se puede cancelar con un cierre, para el caso en que se lleve objetos largos. Algunas mochilas tienen un cierre lateral que permite acceder a cualquier parte de la mochila sin desarmarla.

Son preferibles los bolsillos anatómicos expandibles, que se dejan notar si están cargados y que, no sobresalen del cuerpo principal de la mochila. Los bolsillos externos al estar menos integrados al cuerpo principal de la mochila reparten el peso menos eficientemente, sobre todo al estar cargados.

La cabeza de la mochila debe tener al menos un cierre, son útiles para guardar mapas, guías de viaje, libros, etc. En muchos casos la cabeza de la mochila se desengancha y sirve alternativamente como riñonera.

Es importante conseguir una mochila con un cubre mochila impermeable para los días de lluvia, que se despliega desde un cierre detrás de la cabeza, evitando que el agua llegue a los papeles del viaje mapas, pasaportes, visas, dinero, libros, folletos, notas de viaje, etc.

Bolsas de dormir y carpas

Bolsa de dormir.- Las bolsas de dormir prioritariamente son de 2 estaciones primavera/verano, de 3 estaciones y de 4 estaciones. Las de tres estaciones son aptas ya para el invierno. Las de cuatro deberían soportar temperaturas casi polares. A su vez, su capacidad térmica se mide en grados centígrados.

Una buena bolsa de dormir no llega a los 2 Kg. es aconsejable guardar las bolsas de dormir extendidas cuando no se usan: de otra manera las fibras se comprimen demasiado y pierden su cualidad aislante.

Hay varios tipos de carpa. Las carpas más populares son las de tipo iglú, cuyo sostén consta de dos varillas plegables deslizadas en cruz y arqueadas de manera de dar altura a la tienda y apoyo a todo el conjunto, son más livianas y más estables.

Otro tipo de carpas son las geodésicas. En ellas las varillas son regulables y esto permite buscar la forma más adecuada a una situación ambiental particular.

Otro modelo son las carpas con mangas. En estas, no se entra directamente a la carpa, sino que se entra a un pasillo, o manga, que lleva, tras abrir otro cierre, al compartimento central de la carpa.

La ventilación es un factor a tener en cuenta. Las carpas modernas vienen casi siempre cubiertas de una malla simple, que evita la condensación del calor humano. Arma la carpa sobre un terreno nivelado, retira piedras, ramas y otros objetos con anterioridad. Busca zonas altas, o cava canales alrededor de la carpa.

En cuanto a la vajilla, lo indispensable es un  plato, taza, ollita, cuchillo, tenedor y cuchara  un abrelatas, un termo, cantimploras, fósforos.

Vestimenta y otros para viajar

Ropa.-El número ideal son tres mudas, calzoncillo, calzones, medias, polo o remera, un pantalón corto y dos largos, un buzo o pullover y una campera. Los pantalones a veces vienen desmontables, la parte de la rodilla para abajo se desmonta con un cierre. Lo bueno de esto es que cuando hace calor tenemos un pantalón corto, y no tenemos que cargar con él en la mochila porque tenemos 2 en 1.

Si va a haber mucha lluvia o nieve, conviene, o llevar un pantalón de nieve de alguna fibra sintética o de nylon, o recurrir a una combinación de pantalón de micro fibra y una calza de polipropileno debajo.

La campera o casaca. Una buena opción es una campera con relleno de pluma de ganso que es sumamente aislante y se compacta para meterse en la mochila. Ahora, supongamos que vamos a hacer muchos viajes es recomendable una campera desmontable. Estas camperas son dos camperas en una.

Calzado.- Debe ser de acuerdo al tipo de viaje que se hará, lo importante  es que sean de buen material cómodas  y livianas y reforzadas con materiales más rígidos y durables. Hay unas barreras a prueba de agua, que se le agregan a botas livianas para aumentar su resistencia al agua. Si se cuidan correctamente son las más duraderas.

Elementos de limpieza e higiene.- No olvides: shampoo, jabón, cepillo dental y pasta. Para el lavado de la ropa, una pieza de jabón blanco servirá tanto para la ropa como para la vajilla. Un cepillo de uñas para fregar la ropa vendrá bien para la ropa como para la higiene personal. Para el lavado de vajilla; el jabón blanco de la ropa y un trozo de esponja.