collares
Los collares muy finos y los no tanto, siempre destacan.

Agrega un collar a tu cuello y pecho y verás como mejora tu presencia.

Los collares son símbolos o emblemas de rango. Actualmente pueden ser parte de la joyería fina o bisutería como accesorios de moda, pero realmente tienen un significado mucho más grande.

En joyas es lo más antiguo que se conoce y precede al uso de los anillos y brazaletes. Se han encontrado collares con mas de 100,000 años de antiguedad.

Collar viene del latín collum, que significa cuello. A derivado en palabras distintivas como descollar y escollar, que significan sobresalir, señorear, campear.

Es precisamente lo que puede conseguir con un buen collar que destaque lo mejor de ti.

Se utilizan tanto para hombres como mujeres. En los hombres pueden ser tanto distintivos de poder o rango y en las mujeres representar belleza o simplemente moda.

En la mística se utilizan diseños mágicos. Estos diseños pueden ser de todo el collar o destacar la parte central y frontal que va desde el centro del pecho hasta la parte baja del cuello.

Son importantes tanto los diseños como los materiales. Algunos materiales eran exclusivos para la realeza y nobleza como los collares de perlas que originaron su uso en Asia y el espondillus en las antiguas culturas de América pre colombina. Ambas derivados de productos marinos.





La perla peregrina es famosa, descubierta en Panamá por un esclavo, fue llevada a España en el año 1580 y utilizada por varias reinas del Imperio español. Inclusive aparece en un retrato del pintor Velasquez.

De España pasó a Francia cuando José Bonaparte venció a los españoles. Luego fue a parar a EE.UU., prosigue en Inglaterra y su dueña actual es Elizabeth Taylor quien la recibió de su amado Richard Burton, quien la tiene junto a un collar de diamantes y rubíes. Su valor es muy elevado.

Categorías de joyas

Adicionalmente a las perlas, los collares de oro y plata, agregaron un valor adicional, que tienen una implicancia de elevarse a los máximos del progreso humano. Luego, las piedras preciosas, teniendo como lo más elevado al diamante, han completado la escala de ascenso.

Algunos diamantes son muy famosos, como el Cullinan que fue dividido y subdividido, perteneciendo a la corona inglesa. El Gran Mogol, el Tiffani, Centenary, entre los más importantes.

Los collares de piedras preciosas, agregan un brillo especial y destacan a las personas elevando su belleza y aura individual.

Un collar puede arreglarte para una ocasión especial.
Un collar puede arreglarte para una ocasión especial.

Puedes llevar el mas fino vestido y elegante escote, pero sin un collar, se tendrá la sensación que falta algo. Una vez puesto el collar adecuado, todo se elevará como algo mágico.

Los gobiernos de los países y las Ordenes más importantes entre las que descatacan las iniciáticas, otorgan las condecoraciones más elevadas por medio de collares, como emblemas del reconocimiento más alto.








Los ganadores de los juegos o grados académicos igualmente reciben en el cuello sus distintivos como la condecoración a su esfuerzo y rango.

Condecórate tu mismo

Utiliza tus collares todo el tiempo, algo que sepas que te trae buenas vibraciones. No solo por llevarlo, sino por lo que transmita. Además que todo el tiempo han sido los preferidos de los accesorios de moda.

Por estar ubicados en el centro y alto del cuerpo, irradian armonía bilateralmente, equilibrando algunas descompensaciones o defectos tanto energéticas como físicas que puedas tener.

Para la vida Ok, debes considerar tus propios distintivos o emblemas. Prefiere por supuesto los de joyería fina, siempre considera que brillen, que este brillo se transmitirá a tu personalidad y tu atracción se incrementará positivamente.

Te puede interesar leer lo siguiente:

Utilizar oro y plata para la vida Ok.

La atracción de la buena suerte con el jade.

Cómo construir una casa de prosperidad.

Educar con conceptos de justicia a los niños

Compatibilidad y afinidad con los seres queridos

Llorar para ser feliz

Alimentos probióticos y prebióticos para la vida Ok.