profeciasEn toda la historia de la humanidad la videncia del futuro ha interesado tanto a los más poderosos como a los que quieren prosperar.

En Asia el oráculo preferido se basa en el I Ching, en la Grecia antigua existía el oráculo de Delfos, en los pueblos de América se leía a través de los órganos de los animales, tirando hojas de coca y bebiendo algunas plantas mágicas.

Todos estas formas aún siguen vigentes y sin perder importancia aunque estuvieron a punto de desaparecer.

Cada cierto tiempo aparecen los profetas, pitonisas o pitias, astrólogos, clarividentes o futurólogos que han podido desarrollar las facultades de la profecía o que conocen sus leyes. Actualmente, las profecías apuntan al establecimiento de una Nueva Era de la Humanidad.

Clarividentes famosos como Nostradamus, Edgar Cayce, Rasputín, San Malaquías, Parravicini y todos los profetas que han dejado sus testimonios en diversos escritos, dan cuenta de que el futuro está escrito.

El problema, es que no siempre funciona con la anticipación y exactitud de detalles, que se puede desear.

Sobre el caso de la profecía maya te recomendamos leer el siguiente enlace, 21 de diciembre del 2012.

En cada caso personal, todos hemos tenido sueños premonitorios. Muchos de los cuales son muy relacionados con lo visualizado. Pero, también muchos sueños o pesadillas nunca han sucedido ni se realizarán.


Como que el futuro juega con nosotros o nos envía mensajes para decirnos que existe otra realidad, pero sin que la podamos manejar a nuestro antojo. Como diciendo: se mira, pero no se toca.

Futurología y experimentos

Hace varias décadas se hizo un experimento en diversas ciudades de EE.UU. a fin de que aquellas personas que manifestaban poseer ciertas cualidades que se encuadraban en la futurología clarividente anotaran sus videncias diariamente y las enviaran a una central de investigación.

El experimento resultó un éxito en la comprobación de diversos grandes accidentes tanto aéreos como terrestres, así como algunos sismos. No acertaron todas las veces, pero cuando lo hicieron los detalles eran tan evidentes que confirmaron que el futuro existe.

La adivinación ha fascinado por su misterio. Los profetas tienen dos definiciones, una que pueden predecir o vaticinar acontecimientos futuros por ciertas facultades innatas, la otra que hablan con Dios o que tienen contacto con otras vibraciones pudiendo transmitirlo por inspiración divina.

Lo primero se puede comprobar, lo segundo habría que preguntarle a Dios con lo que a su vez nos convertiríamos en profetas.

Los Profetas

En la Biblia existen muchos profetas de los cuales a través de los siglos se han podido cumplir sus profecías, sin embargo, lo más probable es que se cumplan ya que el mundo en algún momento tendrá y seguirá teniendo acontecimientos similares.

Ninguna profecía ha sido dada con fechas y, cuando al parecer se cumplen, como que deseamos que se cumplan se les da la interpretación que más nos agrade.

Profeta significa el que habla por otro o vocero. Aunque en las raíces antiguas significa inspirado por Dios o vidente.

Según el Islam los profetas son cinco: Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Mahoma. En el Antiguo Testamento figuran profetas mayores y menores, esta denominación se debe a la extensión de sus escritos. 4 mayores y 12 menores.

Según el Nuevo Testamento Jesús no es un profeta, si no el hijo mismo de Dios.

Fuera de todos ellos, los demás son considerados falsos profetas, aunque entre las religiones se dicen falsos profetas los unos a los otros.

La mayor parte de las profecías se referían a sus tiempos, pero ahora las han extendidos a todos los tiempos. Las videncias mayores eran la venida del Mesías y la destrucción del mundo.

Los hebreos aún siguen esperando al Mesías y casi todas las religiones han profetizado el fin del mundo “pronto” desde hace miles de años.

Todo ello no hace sino manipular con el miedo a los seguidores, si el mundo se va a acabar mejor dona tu dinero ahora a determinada iglesia y tendrás un lugar en el paraíso. Mientras tanto, el Mesías puede llegar y el paraíso llegará a la Tierra.

Los cristianos esperan el regreso del Mesías. Los judios esperan que llegue recién un Mesías.

Todo lo que se oponga, serán atribuidos a los falsos profetas.

Lo cierto es que el futuro existe. Las antiguas pitonisas habían desarrollado el poder. Los oráculos siguen funcionando y seguirá en el futuro.

Ya estos sean con la varillas de milenrama del I Ching, con las entrañas de los conejillos de Indias de los Andes sudamericanos, con la hojas de té, con los residuos de café o con la bola de cristal.

El mundo se acabará pero no por las profecías sino porque todo tiene su fin. Se desea un Mesías que realice milagros, que vuele por los aires y con un ejército de ángeles, cuando lo más importante de todos los grandes Maestros que han venido, no son sus milagros ni poderes, sino su Mensaje.

Todas las confusiones anteriores se aclararán, de hecho ya viene sucediendo. La verdad y la desmitificación de los grandes Maestros ya está siendo desvelada, lo importante es el Mensaje, no su vida privada ni sus poderes.

La llegada del Mesías dentro de cada cual

El Mesías llegará o retornará pero dentro de nosotros mismos, es la evolución espiritual dentro de una nueva era de armonía, paz y comprensión universal que ya viene asomando.

Los grandes profetas o Mesías nunca se fueron ni nunca llegarán, siempre han estado presentes, nunca se fueron, cada cual debe descubrirlo dentro de su interior. No esperar a que alguien llegue y nos salve, sino evolucionar para lograr a la Divinidad. Esta evolución personal generalizada será la base principal de la Nueva Era.

No esperar que la Divinidad llegue o envíe a alguien para que nos rescate, poco más y queremos que nos lleven a cuestas al paraiso. Nosotros debemos ir hacia la Divinidad, ese es el Mesías que debemos despertar dentro de nosotros mismos.

La Nueva Era de la Humanidad

La máxima profecía es la Nueva Era o Era de Oro de la Humanidad, que tenemos que hacerla todos nosotros. En esta nueva Era se desarrollarán otro tipo de facultades, entre ellos la videncia y clarividencia. La paz será común en todos los pueblos. La comprensión se extenderá hasta el último rincón.

Así Jesús, Buda, Mahoma, Confucio, Lao Tsé, Krishna y todos los grandes seres estarán juntos dentro de nosotros.

La astrología, oráculos, mayas, egipcios, taoístas, coinciden en que la Era de Luz está cercana. No se puede precisar la fecha como ya hemos visto, pero si la época.

Por ello debemos prepararnos, aprender todo lo trascendente, tanto de la ciencia como de la espiritualidad. El fin del mundo de la incomprensión está cerca, la llegada del Mesías está dentro de nosotros mismos, vayamos a su encuentro. Un nuevo mundo viene llegando.

Las religiones se unirán, los dogmas, sectas, separaciones y fronteras se acabarán. Un nuevo ser humano se está forjando con el desarrollo de todo su potencial.  Se necesitan nuevos líderes para la humanidad, ¿Estás listo?

Te recomendamos que leas:

La mejor filosofía entre la antigua, medieval y moderna.

Meditación guiada Vipassana.

La Era de Aquarius o nueva Era.

Mantra tibetano de felicidad.

Tratamiento del Parkinson en casa.

Tratamiento natural para el ruido en oidos, la tinnitus.

Prueba la granola para mejorar tu nutrición.