No dejes que tus emociones te manejen, toma el control de ti mismo, ya que si tus sentimientos son más grandes que tú te alterarás, acelerarás te llevarán a perder, de tal forma  que saldrás de tus casillas.

Debes de saber que todas la personas en un momento de nuestras vidas, hemos sentido ansiedad.

Pero cuando esta se convierte en una sensación difusa e indeterminada de angustia o miedo que no guarda proporción con la posible amenaza que lo origina  surge el deseo de huir sin saber cuál es el verdadero peligro, es necesaria  una especial atención.

La ansiedad  puede ser del tipo:

  • Fisiológico: Debido a una reacción  medicamentosa, abuso de sustancias, drogas, desórdenes glandulares, hipoglucemia y enfermedades cardiovasculares.
  • Psicológico: Por un Trauma subconscientemente; como experiencias de conflictos bélicos o traumas personales de infancia, adolescencia; accidentes, asaltos o desastres naturales.
  • Genética: La ansiedad suele estar presente en la familia. Por ejemplo, los niños que reciben los genes afectados son más susceptibles a la ansiedad que los otros.

 Síntomas de la ansiedad

Entre los síntomas de la ansiedad están:

  • Insomnio, sueño inquieto, despertar fácil.
  • Mareos,  estremecimiento del cuerpo.
  • Incapacidad de mantenerse quieto en un sitio.
  • Tensión, irritabilidad, desesperación.
  • Las mujeres pueden experimentar aumento de los síntomas premenstruales y cambios en el ciclo menstrual.
  • Periodicidad respiratoria y cardíaca incrementada.
  • Tensión en el pecho, calambres intestinales.
  • Sensación de hormigueo de las extremidades, contracción muscular.

En el mercado existen remedios caseros y naturales que pueden ser muy útiles para combatir la ansiedad en situaciones comunes.





Sin embargo, la recomendación es que los casos graves deben ser consultados por el médico.

Combatir la ansiedad

Cuida tu alimentación, la recomendación es la siguiente:

  • Mantén un balance de azúcar en sangre y evita los azúcares refinados dulces, pastas, pan blanco, tortillas, popusas, arepas.  Éstas deben ser reemplazadas por carbohidratos compuestos como el pan integral o negro.
  • Evitar tomar bebidas con cafeína café, gaseosas (sodas) o té negro, chocolate o bebidas alcohólicas.
  • Consume frutas frescas y vegetales como: melocotones, espárragos, brócoli, frutas secas, ajo, vegetales de hojas verdes, legumbres, productos de soya y yogurt.
  • Comer pescado como el salmón.

Si sufres de nervios, taquicardias o desorientación momentánea respecto al tiempo o el espacio, es probable que estés padeciendo un ataque de pánico. Lo que significa  que tienes un nerviosismo extremo originados en momentos de gran tensión como antes del parto, una cirugía o un examen, etc.

Cuando los ataques de pánico se vuelven  habituales en el individuo y comienzan a afectar tu vida cotidiana  alterando de forma constante su estado de ánimo, se está en un cuadro de ansiedad.

El problema primordial de las personas que sufren trastornos de ansiedad por tiempo prolongado, es que se sienten por lo general  inhibidas para llevar a cabo las tareas cotidianas dominadas por un miedo irracional y los pensamientos angustiosos de que les pudiera suceder algo malo permanecen de forma constante en su cabeza.








Los tratamientos habituales de los facultativos para combatir la ansiedad incluyen diversos tipos de fármacos, desde benzodiacepinas que presentan baja toxicidad y buena tolerancia en el organismo, por lo que se han convertido en el tratamiento farmacológico de los síntomas de ansiedad.

Basar el tratamiento contra la ansiedad en medicamentos no es una solución efectiva a largo plazo, ya que todos ellos en mayor o menor medida causan dependencia o física o psicológica. Sólo son paliativos un punto de partida para combatir la ansiedad es:

  • sin fármacos
  • sin terapias costosas
  • sin tratamientos de herbolarios

Sólo a través del profundo autoconocimiento y el análisis de cómo empezaron tus crisis para empezar a controlar cada uno de los ataques hasta la total inhibición de tu organismo respecto a los ataques de pánico como respuesta sensorial, aprende a conocer que es la ansiedad y cómo combatir sus síntomas.

Anota algunos remedios caseros para combatir este mal tan actual hoy en día:

1.- Hervir tres cucharadas de avena en ¼ litro de agua que deberá tomarse una taza antes de cada comida.

2.- Elaborar una infusión con 1 cucharadita de melisa seca y 1 taza de agua.  Para ello, llevar el agua a ebullición, retirarla del fuego y añadir la melisa.

Dejarla reposar unos minutos y colar. Se debe tomar 3 tazas al día en caso de ansiedad.

3.- Infusión de valeriana para combatir la ansiedad.  Se debe tomar una taza de la infusión de siete a quince gramos de raíz de valeriana para medio litro de agua antes de dormir.

4.- Toma una infusión de tilo la cual se puede elaborar antes de dormir.

Te recomendamos leer: