Todo nace con una idea y, empresarialmente es lo más valioso. Mira algunas ideas y filosofía de negocios desde la antiguedad que siguen vigentes.

El exito empresarial no es posible si no se desarrolla una filosofía empresarial y ésta depende del líder o de los ejecutivos de mayor nivel.

Sin pensamiento creativo, sin un sueño a realizar o sin visión de futuro, las empresas no llegarán muy lejos. Las ideas de negocios deben ir de la mano con ideas más profundas.

Si no existe una filosofía o una base de pensamiento sólido, no existirá empresa alguna, salvo negocios sueltos que acabarán pronto.

El ejecutivo actual, que tiene exceso de trabajo, falta de tiempo para la familia, dilemas morales en torno a lo que hace empresa, peleas en los consejos de administración, y continua tensión, no llegará muy lejos.

Por ello, en lugar de ir al psiquiatra, puedes acudir a unos antiguos amigos que pueden mejorar tu visión empresarial, en vez de acudir al psicoterapeuta, busca el consejo de los filósofos antiguos.

Aplicar la antigua filosofía a los problemas cotidianos, puede ser muy alentadora. Por ejemplo, las píldoras de Epicteto son buenas para aprender a mantenerse sereno cuando uno ha perdido todo.





Si Aristóteles dirigiera grandes empresas, ofrecería seminarios y cursos por internet a directivos de los monstruos industrializados. El personal de Ford, IBM, General Electric y Campbell ya hubiera pasado por sus clases, así como los presidentes del G8.

El libre mercado ajusta admirablemente la oferta y la demanda, incluso de bienes inmateriales. Estos consejeros y consoladores de ejecutivos reúnen en sí lo mejor de los dos mundos: la sabiduría de Sócrates y el salario de un sofista.

La esta nueva corriente se inspira en los más grandes filósofos y filosofías de la historia del mundo para enseñar a abordar los aspectos más importantes de la vida.

Trata sobre los problemas habituales como la manera de llevar las relaciones amorosas, de vivir con ética, de prepararse para morir, de enfrentarse a un cambio profesional y de encontrar sentido a la existencia.

La premisa es   la recuperación actual de la filosofía para la vida cotidiana.

Buscar aplicarla a nuestro sistema de vida para alcanzar un mayor equilibrio interior.

Considerar la filosofía como una forma de vida más que como una disciplina.








Seria interesante formar  asesores filosóficos que  trabajen profesionalmente con clientes individuales o con grupos u organizaciones a fin de resolver los conflictos de su clientela.

Por supuesto, no debe faltar Confucio y Lao Tse, cuyos pensamientos son la base del progreso de Asia, así como la de los Maestros Zen.

Conversa con los antiguos filosófos y serán cada vez más tus antiguos amigos.

Algunas píldoras de Epicteto:

“Un barco no debería navegar con una sola ancla, ni la vida con una sola esperanza”.

“El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos”.

“No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo”.

“Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa”.

Algunos consejos de Aristóteles:

“El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice”.

“La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica”.

“Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama”.

“No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho”.

“Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará”.

“Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo”.

“No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico”.

“La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor”.

Algunas ideas de Sócrates para los negocios:

“El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene”.

“Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”.

“La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”.

“Habla para que yo te conozca”.

“Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente”.

“Reyes o gobernantes no son los que llevan cetro, sino los que saben mandar”.

“La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades”.

“Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo”.

“Comenzar bien no es poco, pero tampoco es mucho”.

“¿Quién capitulará más pronto: el que necesita las cosas difíciles o quien se sirve de lo que buenamente pueda hallar?”

La práctica de acudir a los grandes filósofos de la antiguedad es patrimonio de aquellos que buscan la profundidad.

En realidad, las ideas o pensamientos para los grandes negocios solamente han cambiado de forma, de envoltura, pero en esencia siguen siendo los mismos.

A través del diálogo consigo mismo, el ejecutivo puede analizar su problema a la luz de las armas filosóficas: la racionalidad, la lógica o la capacidad de disección de los problemas, aprender desde la filosofía a entender el mundo y comprenderse a uno mismo.

Para seguir leyendo:

Neuralgia del Trigémino. Neuralgia Facial.

Lipomas.

Sal Marina. Alimentos con sodio.

Alimentacion durante el embarazo. Antojos.

Bioflavonoides.

Contracturas musculares.

Andropausia.

Vestir en el trabajo. Vestir bien.

Instituto Vitalblogsnegociosprosperidadreflexionesideas de negocios,ideas negocioTodo nace con una idea y, empresarialmente es lo más valioso. Mira algunas ideas y filosofía de negocios desde la antiguedad que siguen vigentes. El exito empresarial no es posible si no se desarrolla una filosofía empresarial y ésta depende del líder o de los ejecutivos de mayor nivel. Sin pensamiento...La vida en riqueza espiritual y material.