La tierra hace millones de años era muy fértil, el suelo no necesitaba de elementos químicos para producir los abundantes frutos que conocemos, esta sólo se abonaba con los excrementos de los animales.

Así como con los restos de aquellos animales que morían por efectos naturales, sin embargo con el transcurrir del tiempo y debido a la irresponsabilidad de los seres humanos, la tierra a dejado de ser fértil y necesita ser, fertilizada por otros sistemas lo que significa que se debe preparar la tierra para dar frutos.

Muchos vegetales ya no tienen los nutrientes naturales que solian tener, ocasionan un déficit alimenticio que se transforma en debilidad del sistema inmunológico y en debilidades diversas.

Para hacer producir la tierra en estos tiempos, es necesario fertilizarla, valga la redundancia, con fertilizantes, con sustancias o mezclas químicas naturales o sintéticas  usadas para abonar el suelo y favorecer el crecimiento vegetal. Las plantas no requieren agregados complejos, como si lo necesita el ser humano, pues sintetizan todo lo que precisan.

Sólo exigen algunos elementos químicos, que puedan abastecer y suministrar los elementos inorgánicos u orgánicos de tal forma que los pueda absorber.

Esto se tener en cuenta tanto en los huertos del hogar como en los industrializados.

El nitrógeno, por ejemplo, se administra eficazmente en forma de: urea, nitratos, compuestos de amonio o amoníaco puro.

Clasificación de los fertilizantes

Los fertilizantes se clasifican en abonos: sólidos y líquidos y dentro de esta clasificación encontramos a los fertilizantes líquidos y químicos.

En los abonos químicos sólidos encontramos los simples (un solo nutriente), compuestos (más de un nutriente) y blending (mezcla de los anteriores).

En los abonos químicos líquidos; encontramos los abonos simples y los compuestos.

Fertilizante químico es el producto que, está conformado mínimamente por un elemento químico, que la planta requiere para completar su ciclo de vida.

Lo más importante en un fertilizante es que, debe tener una solubilidad mínima para que se disuelva en el agua de riego pues la mayor cantidad de nutrientes entran en forma pasiva en la planta, mediante el flujo del agua. A su vez estos nutrientes se subclasifican en macro y micro elementos.

Todos los compuestos de fertilizantes deben proporcionar a las plantas primordialmente; nitrógeno, fosforo y potasio, ya sean fertilizantes: simples o mixtos.

Los fertilizantes tienen como base el nitrógeno, en consecuencia los fertilizantes nitrogenados más comunes son: amoniaco anhídrido urea, sulfato de amonio  y nitrato de amonio

Los fertilizantes de fosfato están compuestos por: piedra de fosfato molida, escoria básica (un subproducto de la fabricación de hierro y acero), superfosfato (originados al tratar la piedra de fosfato molida con ácido sulfúrico), triple superfosfato (producido al tratar la piedra de fosfato con ácido fosfórico), y fosfato mono y diamónico.





Las materias primas básicas son: piedra de fosfato, ácido sulfúrico (que se genera comúnmente, en el sitio con azufre elemental), y agua.

Los fertilizantes de potasio se elaboran con salmueras o depósitos subterráneos de potasa. Las formulaciones principales son cloruro de potasio, sulfato de potasio y nitrato de potasio.

Se logran originar fertilizantes mixtos, combinándolos en seco, granulando varios fertilizantes intermedios mezclados en solución, o tratando la piedra de fosfato con ácido nítrico (nitrofosfatos).

Por otro lado es factible hacer fertilizante natural.

Abonos químicos

Las formas de elaborar abonos químicos son dos:

1.-Mediante minas (nitrato potásico, cloruro potásico).

2.-A través de procesos químicos en plantas químicas.

Haciendo un poco de historia se sabe que hasta el año 1850 el abono era orgánico, es decir, una mezcla de estiércol, guano compostaje con agua. Este fue el primer abono líquido empleado. Y hasta mediados del siglo XX se usaba pescado como fertilizante.

El primer abono químico fue el sulfato amónico. Luego le siguen el nitrato sódico, fósforo (fosfatos), potasio.

El último abono elaborado y usado actualmente es el amoníaco, aunque también están:

El nitrato de amónico a partir del ácido nítrico.

El nitrato cálcico Ca (NO3)2.

El nitrato sódico NaNO3, no es un buen abono, pero se usa por costumbre

En 1930 aparece la úrea, actualmente el abono nitrogenado, más elaborado y conocido mundialmente.

Es abono líquido el N20, procedente del nitrato amónico y agua, que comenzó a usarse en 1950. Los fertilizantes de mezcla química se caracterizan por su consistencia, ya que sus elementos son fusionados químicamente a altas temperaturas usando procedimientos añadidos como azufre, ácido sulfúrico y otros minerales. Si bien tienen un costo más elevado, la calidad por consistencia es mucho mejor.

Impacto ambiental

El impacto ambiental es de nivel socio económico de dos formas:

1.- Los fertilizantes son medianamente positivos pues logran que el nivel de producción agrícola se incremente tal como lo demanda la inmensa y creciente población, este impacto positivo se da indirectamente.








Para el medio ambiente natural, pues el uso adecuado de estas sustancias químicas intensifican la agricultura en los terrenos existentes, reduciendo la necesidad de expandirla hacia otras tierras que pueden tener otros usos naturales o sociales según sea el caso (disminuye los campos de concreto).

Por otro lado el impacto ambiental negativo sobre la producción y uso de estos fertilizantes son bastante severos. Las aguas servidas son un problema fundamental. Ya que pueden ser muy ácidas o alcalinas y, dependiendo de la planta, pueden contener  sustancias tóxicas para los organismos acuáticos, si las concentraciones son altas: en amoníaco o los compuestos de amonio, úrea de las plantas de nitrógeno, cadmio, arsénico, y fósforo de las operaciones de fosfato, si se presentan como impureza en la piedra de fosfato.

Además, es común encontrar en los efluentes, sólidos totales suspendidos, nitrato y nitrógeno orgánico, fósforo, potasio, y (como resultado), mucha demanda de oxígeno bioquímico (DOB5); con la excepción de la demanda de oxígeno bioquímico. Estos contaminantes  también están presentes en las aguas de las lluvias que se filtran en los almacenes de los materiales y desechos.

Tal vez sea posible estructurar plantas de fosfato para que no se originen descargas de aguas servidas, exceptuando el rebosamiento de las piscinas de evaporación durante las temporadas de excesiva lluvia, pero esto no siempre es práctico.

Los productos de fertilizantes acabados se constituyen en contaminantes de agua su uso excesivo e inadecuado contribuye al incremento de sustancias nutritivas en aguas dulces de lagos, ríos y embalses que ocasionan un exceso de fitoplancton (eutrofización).

La fabricación y manejo de ácido sulfúrico y nítrico constituyen un peligro muy grande para la salud. Los accidentes que ocasionan fugas de amoníaco son una amenaza no solo para los trabajadores de la planta, sino también para la gente que vive o trabaja en los lugares aledaños. Las explosiones, también constituyen un peligro pues causan: lesiones de ojos, nariz, garganta y pulmones.

Es necesario que los factores negativos sean evitados o atenuados a un costo bastante menor. Sin que esto signifique minimizar la intervención del hombre, en el uso de sustancias para la  agricultura. Estos atenuantes se pueden dar mediante el adecuado manejo y aprovechamiento de los excrementos de animales, estos contienen nitrógeno, fósforo, potasio y otros nutrientes.

Si queremos cuidar la empobrecida tierra, debemos iniciar una campaña personal y social para evitar que los desechos sólidos (alimentos que son dejados a la intemperie) se descompongan ocasionando enfermedades y dando mal olor. Si bien es cierto que los inventos y creaciones del hombre nos han servido para mejorar nuestra forma de vida.

Con la producción de pesticidas nuestra solución al hambre mundial se está volviendo un gran problema, ya que las grandes transnacionales están empobreciendo a los pequeños agricultores en todos los aspectos. Pugnemos porque las producciones ecológicas y el respeto a la conservación del medio ambiente sean una realidad.

Te invitamos a leer: