Vida Ok

La vida en riqueza espiritual y material.

El jabón. Composición. Tipos.

| 1 Comentario


No se sabe cuándo o donde se hizo exactamente el primer jabón. El jabón en la época más antigua del hombre, probablemente cumplió un rol muy importante.

El jabón no solo fue para estar limpios y libre de malos olores, sino que pronto se descubrio su valor para la salud en general.

Para la belleza, en este post te damos una relación de cuales pueden ser los más apropiados para tu tipo de piel.

La primera vez que se mencionó el jabón fue en un texto del año 2500 AC. Fue hallado en el área de los ríos Tigres y Eufrates.

Se conoce que también los Egipcios (1500 AC) se bañaban con regularidad combinado aceites vegetales con sales alcalinas para crear una solución jabonosa, pero a los romanos, es que el jabón es nombrado como tal, por el monte Sapo. En el año312 AC.  Se construyeron los baños romanos y el uso del jabón se instituyó como de uso primordial.

El jabón es un producto que se utiliza para la higiene personal y lavar determinadas cosas. En nuestros tiempos también es usado para adornar el cuarto del baño. Se le puede encontrar en pastilla, líquido, en polvo o en crema.

Durante el siglo VI se conocía que en casi todo el sur de Europa, existía una importante y potente industria en España e Italia, y algunos atribuyen a la ciudad italiana Savona ser una de las primeras ciudades en fabricar un jabón de aceite de oliva que también elaboraban los musulmanes, y que es conocido por el país de España y en todo el mundo como jabón de Castilla.

En el siglo XIII Marsella, Génova, Venecia y Savona se convirtieron en centros del comercio debido a su abundancia local de depósitos de aceite de oliva y de soda.

Durante la Segunda GuerraMundial, los norteamericanos desarrollaron un tipo de jabón que se podía utilizar con el agua del mar, cuyo fin era pensando en los marinos destinados en el Pacífico; de esta manera nació el jabón dermatológico, considerado el menos agresivo de todos los jabones.

Hoy en día existen jabones para todos los gustos, de todas las calidades, jabones con aceites y cremas hidratantes, jabones perfumados, líquidos, sólidos con textura de gel o de crema.

Composición del jabón

Generalmente el jabón es el producto de la reacción química entre un álcali y algún ácido graso, la reacción se denomina saponificación. Ácido graso puede ser por ejemplo el aceite de coco.

La elaboración doméstica es bastante más segura, si se limita a refundir un jabón hecho a base de glicerina de coco, y se adorna al gusto de cada persona.

Los jabones tienen la función de eliminar la grasa y otras impurezas debido a que algunos de sus elementos son agentes activos en superficie.

Los agentes poseen una estructura molecular que actúa como enlace entre el agua y las partículas de suciedad, desprendiendo las partículas de las fibras  o de otra superficie. Debido a uno de sus extremos que es hidrófilo produce este efecto, es decir atrae el agua y el otro  componente es hidrófugo que atrae las sustancias no solubles en agua.

El jabón en polvo es una combinación hidratada de jabón y carbonato de sodio.

El jabón líquido es una solución de jabón blando de potasio disuelto en agua.

A finales de la década de 1960, debido al aumento de la preocupación por la contaminación del agua, se puso en entredicho la inclusión de compuestos químicos dañinos, como los fosfatos, en los detergentes. En su lugar se utilizan agentes biodegradables, que eliminan con facilidad algunas bacterias.

Algunos expertos confirman que el jabón más indicado es el que tenga bajas concentraciones de detergentes, mayor cantidad de surfactantes artificiales, que humecte y que tenga una acidez (pH) parecida a la de la piel.

Tipos de jabón

Existen muchos tipos de jabón, y por ello hay que saber cuál es el más ideal.

Entre las diferentes modalidades de jabones que existen tenemos:

Los jabones comunes: Son sólidos y espumosos, hechos por lo general con sebo grasoso y sodio o potasio. Se usan para todo tipo de pieles y para el cabello.

Los jabones humectantes: Suelen tener ingredientes como aceites vegetales, otros poseen cremas humectantes en su composición o grasas enriquecidos con aceite de oliva, avellana y otros. Son útiles para las pieles secas o dañadas por el uso de detergentes.

Los jabones suaves: Poseen en su composición aguas termales y son recomendables para personas de pieles sensibles.

Los jabones líquidos: que se presentan como una loción de limpieza. Su poder efectivo varía y no todos tienen la misma eficacia.

Los jabones dermatológicos: En su composición se encuentran agentes de limpiezas sintéticas muy suaves y componentes vegetales que favorecen a cerrar los poros.

Los jabones de glicerina: Este jabón es recomendable para pieles grasas.

Los jabones terapéuticos: Jabón recetado por los médicos, para tratar la psoriasis, micosis cutáneas y para limpiar a profundidad el cutis.

Jabón de leche: Posee propiedades hidratantes, suavizantes y rejuvenecedoras.

Jabón de avena: Jabón con propiedades emolientes, suavizantes y cicatrizantes.

Jabón de concha nácar: Jabón que elimina manchas y cicatrices.

No te pierdas:

Un Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.