Vida Ok

La vida en riqueza espiritual y material.

Contracturas musculares.

| 3 Comentarios


Los dolores ocasionales y crónicos son causados por contracturas musculares.  Estas pueden originar contracturas cervicales, en la espalda, principalmente. Mira como prevenirte y sanarte.

Si sientes o has sentido como unas pelotitas o nudos en los músculos, es muy probable que sea una contractura muscular.

Estas no son muy fáciles de disolver o sanar. Puede tratarse de acumulación de ácido láctico y/o ácido úrico, que originan dolores muy agudos o molestias permanentes y hasta invalidantes.

Las contracturas musculares son muy comunes y tienen varios orígenes, uno de ellos puede ser la inocente ventilación de los aparatos de aire acondicionado o los simples ventiladores de aspas que se coloquen muy directamente al cuerpo.

De la misma manera, si haces ejercicios por demasiado tiempo o si no estás acostumbrado a hacerlos periódicamente.

Aquí te daremos algunos tips para que logres tanto prevenirlas como sanarlas.

Contractura

Una contractura muscular es una contracción continuada e involuntaria del músculo o algunas de sus fibras que aparecen al realizar un esfuerzo. Se manifiesta como un abultamiento de la zona, claramente notorio, que implica dolor y alteración del normal funcionamiento del músculo.

Suele aparecer cuando dicho músculo realiza una actividad inapropiada en intensidad o en función.

Así, cuando en el gimnasio realizamos más esfuerzo  indebido pueden aparecer contracturas. O cuando, realizamos un esfuerzo mantenido en el tiempo, como es el caso de una mala colocación en la bicicleta de spinning.

Las contracturas pueden aparecer en el momento en el que estamos realizando el ejercicio o después. Las primeras se producen porque hay una acumulación de sustancias, que provocan dolor e inflamación, al no haber una suficiente irrigación sanguínea que depure la zona.


Las segundas se deben a la fatiga excesiva de las fibras, que al acabar el ejercicio ven disminuida su capacidad de relajación.

Lo primero que hay que hacer para tratar una contractura es prevenirla, y para ello que mejor que realizar un buen calentamiento para preparar al músculo antes del esfuerzo.

Ya sea que vayas a hacer un pequeño o gran esfuerzo, el calentamiento previo es fundamental, además que te preparará para la acción.

Un buen trabajo de flexibilidad y estiramientos, también las evita al mejorar la distensión del músculo y facilitar la recuperación del músculo tras el entrenamiento. Los estiramientos se deben practicar tanto antes como después de una rutina.

Si no haces esto, una vez que tenemos una contractura no queda más remedio que tratarla y a menudo es dificil.

No es conveniente tratar una contractura por sí mismo con masajes inapropiados o fármacos aconsejados, lo mejor es acudir a personas con experiencia o en todo caso ir al médico o fisioterapeuta para que vea de qué tipo de contractura se trata y cuál es el mejor método para su tratamiento.

Causas contracturas musculares

Las causas por los que se forman las contracturas son:

  • Sobreesfuerzo de carga cuando el cuerpo no está acostumbrado a ella y en una posición inadecuada.
  • Posición inadecuada por un período prolongado de tiempo. Esta puede ser, incluso, una mala postura diaria al caminar o al sentarse.
  • El realizar un duro ejercicio físico cuando el cuerpo está acostumbrado al sedentarismo.
  • Por reflejo de alguna dolencia en la columna  en caso de las contracturas de espalda que debido a una hernia discal o una escoliosis.
  • Por estrés, debemos a aprender a relajarnos para no tensionar nuestros músculos.

Las contracturas se deben aliviar poco a poco. Existen algunas que son más fáciles de eliminar que otras, pero se debe tener paciencia y constancia para poder aliviar prontamente la zona. La manera más eficaz de eliminar contracturas es mediante masajes.

Tipos de contracturas

Básicamente existen dos tipos de contracturas:

  • Durante el esfuerzo: Son contracturas que se producen por el acumulo de desechos metabólicos dentro de la fibra muscular, entre ellos el ácido láctico.  Cuando se efectúa un movimiento brusco, los vasos sanguíneos musculares  no están preparados para trabajar tan rápido y cuando se liberan los elementos tóxicos provocan al mismo tiempo dolor y contracturas. Esta es una de las razones por las cuales  el calentamiento previo al ejercicio es tan importante.
  • Después del esfuerzo: En este caso las contracturas ocurren por el estiramiento de la fibra y/o su trabajo excesivo que hizo en el esfuerzo, lo cual le produce lesiones y dolor. El agotamiento muscular se debe evitar.

¿Que articulaciones se ven mas afectadas por las contracturas?

Las articulaciones en las que mayormente se presentan contracturas son las de los hombros, las caderas, las rodillas, los codos, los tobillos, las muñecas y los dedos.

En las rodillas, codos y dedos, se hacen notar las contracturas por la inhabilidad de extender o poner recta la articulación. Por otro lado, en los tobillos y muñecas, las contracturas provocan una dificultad para levantar la punta del pie y poner el pie en ángulo recto, y dificultad de levantar la mano con la palma hacia abajo respectivamente.

Tratamiento para las contracturas musculares

Miorelajantes y antiinflamatorios: ciertos fármacos logran relajar la musculatura y reducir la contracción. Se suelen utilizar sobre todo en los casos en los que el dolor es muy fuerte. Siempre deben de estar prescritos por el médico.

Calor local: suele ser muy útil al conseguir un efecto relajante y analgésico.

Masajes: como hemos dicho antes los masajes deben de darse por personal cualificado, sino la contractura irá a peor. El masaje provocará un aumento del flujo sanguíneo que mejora la recuperación de tejidos y limpieza de metabolitos además de propiciar una relajación del músculo, reduciendo la tensión y por tanto el dolor.

Los estiramientos y la actividad ligera: en el agua son aconsejables tras la fase aguda de la contracción.

Acupuntura: Se recomienda colocar las agujas directamente sobre la zona adolorida, además de los puntos acupunturales mas cercanos.

Ventosas: Las ventosas son de fácil aplicabilidad, hasta con un vaso o una copa de vidrio. Actualmente existen ventosas eléctricas de succión que facilitan mucho más la aplicación.

Presión en las mismas contracturadas: Esta acción puede resultar dolorosa durante unos minutos, pero después el dolor irá disminuyendo.

Así que debemos tener cuidado con los ejercicios y si somos asesoramos por un especialista mejor…

Muy recomendables:

Los Masajes Terapéuticos de la Reflexoterapia.

Ser diferente: forma de ser, vacaciones, pensar, negociar, ver, actuar.

Gestión por procesos para mejorar la vida.

Incentivar el arte en las actividades de los niños.

La abundancia y riqueza necesarias.

Los hemisferios cerebrales y el éxito.

 

3 Comentarios

  1. Las contracturas también pueden ocasionarse por la simple falta de magnesio en el cuerpo. Tras gastarme el dinero en masajes, fisioterapeutas, etc. me di cuenta (ningun medico te dira jamás que tienes falta de magnesio, vale un bote 7 euros) que lo único que tenia era deficiencia de magnesio, por lo cual los musculos cuando se contraen no tienden a relajarse como sería normal. Al que lo esté pasando mal con estos temas, le recomiendo cloruro de magnesio, por lo menos a mí me ha funcionado y estaba realmente fastidiado con una contractura.

  2. Pingback: Tweets that mention Contracturas musculares. | Vida Ok -- Topsy.com

  3. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.