Este post de frases de Confucio es parte de la serie de publicaciones de frases en nuestro blog.

Son muchas frases que hemos seleccionado para ti y que te ayudarán a llevar positivamente el día.

El nombre real de Confucio es KUNG FUTSÉ, aunque el nombre habitual de Confucio en chino es Kongzi, que quiere decir “Maestro Kong”. Una variante antigua de este nombre, es Kong Fuzi, de la que probablemente a derivado el nombre que conocemos actualmente, a partir de la palabra latinizada Confucius, que fuera adoptada por los  jesuitas  cuando comenzaron a llegar a China.

Confucio pertenece a la misma época de Lao Tsé y Buda, vivió 500 años antes de Jesús Cristo ( 551- 479 A.C. ) y es considerado el mayor Maestro de Asia de la antigüedad. Filósofo y teórico político cuyas ideas y pensamientos influyeron e influyen una profunda influencia sobre la civilización de toda Asia Oriental, principalmente China, Korea, Vietnam y Japón.

Al mencionar China y Japón, éstos son considerados los más influyentes de la mayor parte de Asia, esta forma de pensar y actuar se conoce como confucionismo o confucianismo.

El gran progreso, la forma de vida, tanto material como espiritual de la mayor parte del continente asiático se fundamenta en sus enseñanzas.

Es reconocido como uno de los 5 Santos de las 5 Grandes Religiones de China, originador del confucionismo y una de las figuras más influyentes de toda la historia de China.

Las enseñanzas de Confucio han llegado a nuestros días gracias a las Analectas comprendidas en los “Cuatro Libros”; contienen algunas de las discusiones que mantuvo con sus discípulos.

Los “Cuatro Libros” son:

  • Gran Saber o Da Xué
  • Doctrina de la Medianía o Zhong-Yong
  • Analectas o Lúnyu
  • Mencio o Meng Zi

Algunas obras se perdieron durante la quema de libros del 213 a. C. Aunque las frases de Confucio siguen incendiando e iluminando las mentes.

El confucionismo persigue un orden social y político con bases en la ética y  en la cultura personal. Echa los cimientos de un orden moral, y busca la armonía política tratando de perfeccionar la armonía moral en el hombre mismo. Su característica más interesante fue el disminuir la diferencia que existe entre la política y la ética.

El confucionismo se transmite a occidente a través de las muchas frases de Confucio y, lejos de prestarse a confusión, aclaran mucho del estado actual del mundo.

Esperamos que sean de tu agrado estas frases que transmiten el confucionismo de una manera didáctica, pero sobre todo son frases que te pueden llevar a un cambio positivo.





Forman parte de las frases de Vida Ok:

Te invitamos a visitarlas y conocer los varios cientos de frases que con todo cariño hemos seleccionado para tu bienestar.

Frases de Confucio

  1. Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón.
  2. Yo sé por qué no se sigue el justo medio: el hombre inteligente va más allá, y el imbécil se queda más acá.
  3. Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.
  4. Aprende a vivir y sabrás morir bien.
  5. El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.
  6. No todos los hombres pueden ser ilustres, pero pueden ser buenos.
  7. Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.
  8. Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.
  9. Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
  10. Cuando veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.
  11. Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.
  12. Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.
  13. El camino de la verdad es ancho y fácil de hallar. El único inconveniente estriba en que los hombres no lo buscan.
  14. Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.
  15. Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad.
  16. El silencio es el único amigo que jamás traiciona.
  17. Donde hay educación no hay distinción de clases.
  18. No hay cosa más fría que un consejo cuya aplicación sea imposible.
  19. Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.
  20. Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.
  21. El ir un poco lejos es tan malo como no ir todo lo necesario.
  22. El hombre superior gusta de ser lento en palabras, pero rápido en obras.
  23. Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.
  24. ¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.
  25. No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla sino la negligencia del campesino.
  26. Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.
  27. Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
  28. El que conoce la verdad no es igual al que la ama.
  29. El que nada se perdona a sí mismo, merece que se lo perdonemos todo.
  30. Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.
  31. El leer sin pensar nos hace una mente desordenada. El pensar sin leer nos hace desequilibrados.



  32. El sabio teme la bonanza; empero cuando descarga la tempestad camina sobre las olas y desafía los vientos.
  33. “Es el hombre el que hace grande a la verdad, y no la verdad la que hace grande al hombre”
  34. “Cuando veas el bien, procede como si nunca pudieras alcanzarlo completamente ; cuando te veas frente a frente con el mal, procede como si fueras a probar el calor del agua hirviendo”
  35. “Nuestra mayor gloria no está en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez que caemos”
  36. “No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos”
  37. “El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede dormir por la tarde”
  38. “Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo”
  39. “Transporta un puñado de tierra todos los días y construirás una montaña”
  40. “Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón”
  41. “Escoge un trabajo que ames y no tendrás que volver a trabajar un solo día en tu vida”
  42. “No me preocupa el no ser conocido. De lo que trato es de hacerme digno de ser conocido”
  43. “No hagas a otro aquello que no te gustaría que te hicieran a ti.”
  44. “Mucho sabe quien conoce su propia ignorancia”
  45. “Todas las cosas pueden ser bellas pero pocos las pueden ver”
  46. “La venganza eterniza los odios”
  47. “Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y  la mano tendida”
  48. “Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”
  49. “Aprender sin pensar es tiempo perdido; pensar sin aprender es peligroso”
  50. “Cometer un error y no corregirlo es otro error”
  51. “El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar”
  52. “Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae”
  53. “Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos”
  54. “Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes cambios”
  55. “Hay personas que lloran por saber que las rosas tienen espinas. Hay otras que sonríen por saber que donde hay una espina, hay una rosa”
  56. “La ignorancia es la noche de la mente. Pero una noche sin luna , ni estrellas”
  57. “Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro”
  58. El saber consiste en admitir como saber lo que se sabe y como no saber lo que no se sabe.
  59. Cuando el corazón se agita, se ofrenda rutinariamente. Por eso, sólo el sabio es capaz de agotar el sentido de la ofrenda.
  60. “Debes tener la cabeza siempre fría, el corazón siempre caliente y la mano siempre larga.”
  61. “Deja que el carácter sea formado por la poesía, fijado por las leyes del buen comportamiento y perfeccionado por la música.”
  62. Cuando en un país reina el orden, es una vergüenza ser hombre pobre y común. Cuando en un país reina el caos, es una vergüenza ser rico y funcionario.
  63. La verdad no puede apartarse de la naturaleza humana. Si lo que consideramos verdad se aparta de la naturaleza humana, entonces no puede ser verdad.
  64. Cuando el gobernante mismo obra rectamente, ejercerá influencia sobre el pueblo sin dar órdenes, y cuando el gobernante mismo no obra rectamente, todas sus órdenes serán inútiles.
  65. “No te creas tan grande hasta el punto de pensar y ver a los demás por debajo de ti”
  66. “Aquel que estima más el oro que a la virtud ha de perder a ambos”
  67. “Todas las cosas poseen belleza, pero no todos la ven”
  68. “Yo no innovo, transmito: soy fiel, amo a la antigüedad”.
  69. “Quien ha nacido en nuestros días y retorna a los modos de la antigüedad es un estúpido y labra su propia desgracia”.
  70. “Quien aprende, no por ello penetra hasta la verdad; quien penetra hasta la verdad, no por ello es capaz de afianzarla; quien la afianza, no por ello está en condiciones de sopesarla en cada circunstancia particular”.
  71. “Sólo quien no repara la falta que ha cometido (no se enmienda) incurre de veras en falta”.
  72. “Yo no imparto enseñanza al que no se esfuerza sinceramente en aprender”.
  73. “Si un gobernante rectifica su propia conducta, el gobierno es asunto fácil, y si no rectifica su propia conducta, ¿cómo puede rectificar a los demás?”
  74. “Cuando las familias individuales han aprendido la bondad, entonces la nación entera ha aprendido la cortesía”
  75. “El enseñar a los niños a querer a sus padres y hermanos y a ser respetuosos con sus superiores, hecha los cimientos de correctas actitudes mentales y morales para llegar a ser buenos ciudadanos”.
  76. Dejé de comer y de beber para meditar; es inútil: más vale aprender.
  77. Si predomina la sustancia, se es rudo; si predomina la forma, se es un escriba (esto es, un pisaverde espiritual)
  78. ¿De qué sirven los «li» (costumbres) a un hombre que no ama a los hombres?
  79. Una posición eminente sin nobleza de carácter, culto sin veneración, prácticas funerarias sin sincero dolor: he aquí situaciones que no soporto.
  80. Odia a los que son viles y calumnian a quienes son superiores a ellos; odia a los valientes que no saben de normas de convivencia; odia a los fanáticos atrevidos que son gente estrecha de miras.
  81. El noble no se desentiende de sus semejantes.
  82. El noble promueve lo que tiene de hermoso, el hombre vil lo que tiene de feo.
  83. Cosa del Cielo es poseer la verdad, cosa del hombre es buscar la verdad. Quien posee lo verdadero acierta lo justo sin esfuerzo, logra el éxito sin reflexionar.
  84. Quizás otros acierten de entrada; lo que es yo, no acierto sino después de diez tentativas. Quizás otros acierten después de diez tentativas; yo, después de mil. De cualquier forma, quien es suficientemente perseverante para transitar este camino, si es necio, llegará a ver claro; si es débil, llegará a ser fuerte.
  85. La medida y el medio son la culminación de la naturaleza humana. El estado en el cual aún no se manifiesta la esperanza, ni la ira, ni la tristeza, ni la alegría, se llama el medio. El estado en el cual ellas se manifiestan pero aciertan el ritmo justo se llama la armonía.
  86. No hay nada más patente que lo secreto, ni nada más tangible que lo recóndito; por eso, el noble debe ser cauteloso con respecto a lo que él sólo es para sí.
  87. Pensar, sin aprender, es cansador y peligroso. Aprender, sin pensar, es vano.
  88. Escuchar muchas cosas y seleccionar de entre ellas lo bueno y seguirlo; ver muchas cosas y grabárselas en la mente; he aquí, al menos, el segundo grado de sabiduría.
  89. Cuando tenía quince años, estaba empeñado en aprender; a los treinta, contaba con una base firme; a los cuarenta, ya no tenía dudas de nada; a los cincuenta, conocía la ley del Cielo; a los sesenta, tenía los oídos bien abiertos; a los setenta, era capaz de satisfacer los deseos de mi corazón sin excederme.
  90. Si uno se sabe de memoria las trescientas piezas del cancionero, pero cuando se le encargan las funciones de gobierno no es capaz de desempeñar (el puesto), o mandado en calidad de enviado al extranjero no se sabe contestar por sí mismo, ¿de qué sirve tanta erudición?
  91. ¿Por qué, niños, no aprendéis las canciones? Las canciones sirven para elevarse, para atestiguar el propio valer, para aprender sociabilidad, para aprender a odiar, para servir en casa al padre y fuera de casa al soberano.
  92. Las trescientas piezas del cancionero pueden sintetizarse en estas cuatro palabras: no abrigar malos pensamientos.
  93. Si no se aprende, la sinceridad se trueca en grosería; la valentía, en desobediencia; la constancia, en caprichoso empecinamiento; la humanidad, en estupidez; la sabiduría, en confusión; la veracidad, en ruina.
  94. Un pueblo sólo puede ser guiado por costumbres, no por saber.
  95. Es hombre quien imponiéndose a su yo se somete a los «li», a la ley de las convenciones sociales.
  96. El noble en la práctica se deja guiar por los «li» (costumbres)
  97. Hacer verdaderos los pensamientos significa no engañarse a sí mismo.
  98. Cuando uno examina su propia interioridad y comprueba que no hay en ella nada malo, ¿por qué habría de ser triste, qué tiene que temer?
  99. El noble ante nada en el mundo adopta una actitud cerrada en favor o en contra. Se adhiere únicamente a lo justo. Está para todos y es imparcial. Ante lo que no entiende suspende el juicio. Se caracteriza por firmeza de carácter, pero no por obstinación. Es tratable, pero sin intimar. Es seguro de sí, pero no porfiado.
  100. Quien ama a los hombres afianza a los hombres, pues él mismo desea ser afianzado; ayuda a los hombres a lograr éxito, pues él mismo desea lograr éxito.
  101. Quien tiene la íntima substancia, también tiene las palabras; quien tiene palabras, no siempre tiene también la íntima substancia.
  102. Si las palabras (términos, conceptos) no son las justas, los juicios no son claros, las obras no prosperan, los castigos resultan desajustados y la gente no sabe dónde poner la mano y el pie. Por eso el noble escoge sus palabras de manera que su empleo no pueda dar lugar a dudas y formula sus juicios de manera que puedan, más allá de toda duda, traducirse en actos. El noble no admite equívocos en lo que dice.
  103. “Si las cosas tienen solución, por qué te preocupas; y si no tienen solución, por qué te preocupas” Confucio.
  104. Mi doctrina toda se resume en una sola cosa: «tchung» (el medio); o, acaso, en una sola palabra: «shu» (igualdad, reciprocidad, amor al prójimo).
  105. No puede ser calificado de noble quien desconoce la voluntad del Cielo, no puede estar asentado sobre una base firme quien ignora las leyes de las conveniencias («li»); no puede conocer a los hombres quien no entiende de las palabras de ellos.
  106. Un hombre que tiene un alma hermosa tiene siempre cosas hermosas que decir; pero un hombre que dice cosas hermosas no tiene necesariamente el alma hermosa.
  107. No enseñar a un hombre que está dispuesto a aprender es desaprovechar a un hombre. Enseñar a quien no está dispuesto a aprender es malgastar las palabras.
  108. El sendero recto no es seguido. Yo conozco la causa de ello. Los hombres instruidos lo rebasan; los ignorantes no lo alcanzan. Los hombres de virtud fuerte llegan más allá; los de virtud débil no llegan. El hombre de virtud auténtica persevera naturalmente en la práctica del medio igualmente alejado de los extremos.
  109. Tener suficiente dominio de sí mismo para juzgar a los otros por comparación con nosotros mismos, y obrar en relación a ellos tal como desearíamos que obrasen con nosotros, a esto es a lo que puede llamarse doctrina de la humanidad; no hay nada más allá de esto.
  110. Poseer capacidad y talentos, y aceptar la opinión de los que carecen de ellos; tener mucho y aceptar la opinión de los que no tienen nada; ser rico y comportarse como siendo pobre; estar lleno y parecer vacío y desprovisto de todo; dejarse ofender sin manifestar resentimiento; en otro tiempo tenía un amigo que se comportaba así en la vida.
  111. Cuando uno no sabe aún lo que es la vida, ¿cómo podría conocer lo que es la muerte?
  112. “El buen proceder consiste en ser sinceros en todo y adecuar nuestra alma con la voluntad universal, esto es, hacer a los otros aquello que deseamos que nos hagan.”
  113. “El hombre de bien exige todo de sí mismo; el hombre mediocre espera todo de los otros.”
  114. “La mayor gloria no es permanecer de pie, sino levantarse cada vez que se cae.”
  115. “Solo los grandes sabios y los grandes ignorantes son inmutables.”
  116. “Para donde quiera que vayas, vete con todo, lleva al lado tu corazón”
  117. “Transportad un puñado de tierra todos los días, y hareis una montaña.”
  118. “Escoge un trabajo que tu ames, y no tendrás que trabajar un único día de tu vida”.
  119. “Nunca desafíes en apuesta. Si sabes que vas a ganar eres un canalla y si no lo sabes eres un loco.”
  120. “Hasta que el sol brille, encendamos una vela en la escuridad”.
  121. “Donde hay justicia no hay pobreza”
  122. “Pagar el bien con el bien y el mal con la justicia”
  123. “Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae”.
  124. “Cuéntame, y lo olvidaré. Muéstrame, y lo recordaré. Envuélveme, y lo entenderé “
  125. “Cuando naciste, a tu alrededor todos reían, sólo tu llorabas. Haz por vivir de tal modo que, a la hora de tu muerte, todos lloren, sólo tu rías”.
  126. “La ignorancia es la noche de la mente, mas una noche sin luna ni estrellas”.
  127. “Exige mucho de ti y espera poco de los otros.”
  128. “La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural”.
  129. “Donde hay satisfacción no hay revoluciones”.
  130. “El que no es fiel y sincero con sus amigos, jamás gozará de la confianza de sus superiores”.
  131. “El que domina su cólera domina su peor enemigo”.
  132. “Conocer lo que es justo y no practicarlo es una cobardía”.
  133. “Una virtud nunca puede subsistir aislada; siempre ha de hallarse protegida por otras virtudes”.
  134. “Tan malo es pasar de la medida como no alcanzarla”
  135. “Si quien gobierna no es justo, aunque ordene que se practique la justicia no será obedecido”.
  136. “La inconstancia y la impaciencia destruyen los más elevados propósitos”.
  137. “Los buenos arados nada pueden por sí solos, si no se presenta una estación favorable”.
  138. “Si el príncipe es justo, nadie será injusto; si el príncipe es bondadoso, nadie será cruel”.
  139. “El hombre noble conserva durante toda su vida la ingenuidad e inocencia propias de la infancia”.
  140. “Nadie debe comer sin habérselo ganado”
  141. “No enseñar a un hombre que está dispuesto a aprender es desaprovechar a un hombre”
  142. “Todo le es perdonado a quien no se perdona nada a sí mismo”.
  143. “Es posible lograr que el pueblo siga al hombre bueno, pero nunca se le podrá forzar a que le comprenda”.
  144. “Aprender sin reflexionar es malgastar energía”.
  145. “Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso”.
  146. “Cuando llegue la prosperidad no la uses toda”.
  147. “Si sirves a la naturaleza, ella te servirá a ti”.
  148. “Es tarea de la mente el discernir entre necesidades y deseos, y quien pueda hacerlo será verdaderamente sabio” Confucio.
  149. “El que acepta sufrir, sufrirá la mitad de la vida; el que no acepta sufrir, sufrirá durante su vida entera” Confucio.

Confucionismo.

El Confucionismo, no es exactamente lo que Confucio quería, algunos conceptos de esta doctrina no fueron indicados por Confucio, como por ejemplo en algunas formas del culto a los antepasados.

Ocurre algo similar al Cristianismo, que muchos de los dogmas no fueron indicados por Jesús y que luego por diversas circunstancias le fueron atribuidas.

Desde la antiguedad, los confucianos ven al cosmos como algo armónico e integral, que regula las estaciones, la vida animal, la vegetal y la humana. El hombre no está separado del cosmos.

Si esta armonía era trastornada, como ahora, habría graves consecuencias. Hecho que fue predicho hace muchos siglos.

Además, el gobernante debe tener una buena conducta, ya que también representa al cosmos. El mal gobernante puede conducir a su pueblo a la ruina mediante su conducta.

En otro de los conceptos del confucionismo, el mal gobierno contraría tanto el orden natural como el Mandato del Cielo. Así, el gobernante pierde su legimitidad pudiendo ser depuesto por otro para que recibirá el mandato.

El culto a los antepasados tiene una gran importancia en el confucionismo. Implica la creencia de que las almas de los difuntos pueden beneficiar o castigar a sus descendientes, que no fue como lo refería el mismo Confucio.

Te pueden interesar los siguientes posts:

Cuidados del adulto mayor para la vida Ok.

Los cuatro elementos de la alquimia y magia.

Mas bella, qué bella, tu puedes serlo.

Los quistes en los ovarios, infertilidad y su tratamiento natural.

El matrimonio perfecto con el hombre y mujer perfectos.

La luz y el descubrimiento superior

El genio de Dalí y la mística.

La gran importancia del ayuno y como realizarlo.

Relajación y bienestar con el poder mental.

Instituto Vitalblogsfrasesconfucio,confucionismo,frases confucioEste post de frases de Confucio es parte de la serie de publicaciones de frases en nuestro blog. Son muchas frases que hemos seleccionado para ti y que te ayudarán a llevar positivamente el día. El nombre real de Confucio es KUNG FUTSÉ, aunque el nombre habitual de Confucio en chino...La vida en riqueza espiritual y material.