Son muchas las dudas y preguntas que los padres se plantean cuando tienen que bañar a su bebé. Principalmente las madres primerizas, aunque siempre debes recordar bien como se hace.

Se preguntan cómo deben sujetarlo y qué precauciones deben tener. Muchos no saben cuál es la temperatura ideal del agua o cómo deben sujetarlo para sacarle de la bañera. Pero, tranquilos, son dudas normales, compartidas por muchísimos padres.

Algunas teorías mencionan que la especie humana se originó en el mar y por ello, los bebés realmente se sienten bien en el agua.

No es necesario bañarlos todos los días ni a cada momento. Puedes bañar a su bebé cada 2 o 3 días. Usa un jabón y champú suaves para bebés.

¿Qué se necesita para el bañar al bebé?

Es importante tenerlo todo preparado. Con una buena organización, te sentirás más segura. No hay más incómodo que tu bebé este inquieto o llorando y no tengas todo al lado tuyo.

Para lograrlo, nada mejor que reunir y tener a mano todo lo necesario: jabón neutro y champú para bebés, toallas de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, pañales, un termómetro de baño, una bañera (móvil o fija) y una esponja (opcional).

¿Cómo empezar el baño del bebé?

Cuando tengas todo el material reunido, lávate las manos y cierra bien la puerta y la ventana de la habitación donde bañes a tu bebé.

Baño de esponja

Hasta que el ombliguito del bebé se cicatrice,  puedes darle un baño de esponja al bebé.

•  Acuesta al bebé en una toalla suave y acojinada.

•  Moja una bolita de algodón solamente en agua y límpiele suavemente los ojos.

•  Con una toallita mojada (sin jabón), lávele la cara. Luego lávale el cuerpo con agua y jabón. Lava el área del pañal al final.

• Enjuaga solamente con agua y seca al bebé suavemente sin frotar.





Baño en tina

Una vez que se cicatrice el ombligo, baña al bebé en una tina pequeña de plástico o en el lavabo con poquita agua. Coloca una toalla para que la superficie de la tina no sea tan resbaladiza.

¡Jamás dejes al bebé solo en la tina ni siquiera por unos segundos!

1. Lávale suavemente la cara solamente con agua. Lávele el cuerpo con agua y jabón. Lave el área del pañal al final.

2. Lava el cabello del bebé con champú para bebés. Tenga cuidado que el champú no le entre en los ojos.

3. Enjuágualo con agua limpia.

4. Envuelve al bebé en una toalla y sécalo suavemente sin frotar.

Bañar al bebé con bienestar

El baño del bebé es una estupenda oportunidad para poder transmitir a tu hijo sensaciones de bienestar.

Estar sumergido en agua cálida relaja y agrada al bebé y, hacerlo todos los días la misma hora, como por ejemplo, antes de cenar, le proporciona el ambiente adecuado para disfrutar de un buen descanso nocturno.

Aprovecha este momento para establecer un contacto especial con él, que refuerce vuestro vínculo afectivo.

El baño del bebé, paso a paso:

1- Asegúrate que la temperatura ambiente del cuarto de baño es cálida y oscila entre los 23 y los 25 ºC. Después, comprueba que la bañera está limpia y llénala con agua tibia. El agua debe estar a la temperatura corporal, es decir, entre los 35 y los 37 grados centígrados. Puedes utilizar un termómetro de baño o, si lo prefieres, utilizar el codo o la parte interior de la muñeca para comprobar que la temperatura es la apropiada.








2- A continuación, desnuda al bebé, límpiale la zona que esté en contacto con el pañal y envuélvele en una toalla, mientras limpias su carita y sus orejas con un trocito de algodón ligeramente húmedo.

3- Después, sostén al bebé con el brazo derecho, de manera que la cara interna del codo sostenga su cabeza y tus manos lleguen a tocar su culito. Inclínalo sobre la bañera y, con la mano izquierda, lávale la cabeza con una cantidad mínima de champú.

4- Una vez lavada la cabeza, sostén los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de la axila, mientras sujetas las piernas o el trasero con la otra mano, de modo que su cabeza quede fuera del agua, mientras utilizas la otra mano para lavarlo.

5- Es importante no dejar de sonreírle y hablarle mientras le bañas.

6- Con o sin esponja, lava, enjuaga, y seca de arriba abajo. Primero el pecho, los bracitos, las manos y luego, las piernas y los pies.

7- Gira cuidadosamente al bebé para lavar su espalda y sus nalgas.

8-  Una vez que esté totalmente limpio y bien aclarado, levanta al bebé con suavidad y arrópalo con una toalla.

9-  Sécalo bien, y envuélvele para darle calor.

10-  Comienza a vestirle de arriba abajo para que no pierda calor.

11-  Antes de vestirle, es importante que revises el cordón umbilical y el área del ombligo. Límpialo en su base con alcohol de 75 a 70 ºC y envuélvelo en una gasa limpia. Si notas que el ombligo supura o presenta un color rojizo y mal olor, debes comentárselo al pediatra.

Importante para bañar al bebé

1.     Existen algunos cuidados especiales que debes considerar durante el baño de tu bebé:

2.     Nunca debes dejar solo a tu bebé durante el baño.

3.     No es recomendable la utilización de talcos o colonias, principalmente en los primeros meses. Pueden desencadenar alergias.

4.     Lava siempre la bañera antes y después de su utilización.

5.     Es importante secar bien todos los pliegues de la piel del bebé, especialmente los que se encuentran debajo del mentón, detrás de las orejas y el área del pañal.

6.     Debes aprovechar la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas. Observa si presenta costra láctea en la cabeza.

7.     Evita desanimarte si tu bebé llora mucho durante sus primeros baños. Con tus mimos y las condiciones ambientales adecuadas, acabará acostumbrándose y llegará a disfrutar de este momento de placer. Y sus papás también.

Te gustará seguir leyendo:

Vestir en el trabajo. Vestir bien.

Protección Animal.

Como hacer un logo. Logotipo.

Maní. Cacahuate. Mantequilla de Maní.

Mascarillas caseras para la cara.

Hipoterapia. Equinoterapia. Efectivas Terapias con caballos.

Estrés Laboral.