Las almohadas son necesarias al dormir o descansar, pero, no todas son buenas, mira cuales son los modelos y tipos para que descances mucho mejor.

No es conveniente dormir sin almohada, pero tampoco que esta sea demasiado alta.

Muchas veces no se logra conciliar el valioso sueño o se tienen diversos dolores en el cuello, nuca, hombros y espalda y, en mucho se debe a no saber escoger la almohada adecuada para cada persona.

Existen de varias formas, sencillas clásicas, sillón, huesito, de algodón, de espuma, ortopédicas, en fin hay variedades para elegir.

Este complemento de la cama, proviene del árabe mujadda que significa almohadón o cojín. La raíz de esta palabra es jadd (lado o mejilla).

La almohada es necesaria debido a la diferencia de alineamiento entre los hombros y la cabeza, por lo que debes buscar lo que mejor se adapte a tu cuerpo. Una almohada inadecuada puede descompensar toda la columna vertebral y con ello a todo el organismo.

Almohadas ortopédicas

Existen diversas en el mercado, no todas serán buenas para cada persona. Depende de como se encuentren tus vértebras cervicales, el ancho de tus hombros, principalmente la distancia entre el cuello y los hombros.

De la misma manera el tamaño y el peso de la cabeza del que va a utilizar estas almohadas ortopédicas.

Existen de diversos materiales y no todos son apropiados para todos. Los que tienen espuma viscoelástica en el exterior de la almohada, que queda en contacto con la cabeza, podrían ser mejores, ya que recuperan su forma a la vez que cuando se presionan se amoldan mejor al peso de cada usuario.

Otras almohadas tienen curvaturas que siguen la forma de la cabeza y podrían ser cómodas y adecuadas para determinadas personas, que deben probar si les va bien durante la primera semana. Si ocasionan malestares, es mejor no usarlas todo el tiempo hasta acostumbrarse o tal vez desecharlas.

De la misma manera, existen otras con agujero en dónde va ubicada la oreja y la zona adyacente, que tienen las mismas recomendaciones que el párrafo anterior.

Origen almohada

El principio de las almohadas no está definido, siempre las usaron para tener la cabeza arriba y estar más cómodo. Las almohadas en un inicio fueron usadas por la clase alta, éstas han sido halladas en tumbas de los faraones egipcios.





Lo rudimentario de las técnicas de costura y la poca sofisticación de los tintes, orientó a que se buscara la forma de hacer almohadas con más sofisticación, mejor material en suma se hizo un arte.

En la China y Europa medioeval, se confeccionaron almohadas bastante decoradas. Con la Revolución industrial empezó la confección en serie de piezas textiles decoradas, que se usaron en la fabricación de almohadas.

Las almohadas tradicionales chinas eran cajas hechas con materiales duros como la piedra, la madera, el metal, o la porcelana en vez de rellenas de tela.Tenían más fines de corrección postural.

En la actualidad, para decidirte a comprar una almohada o cabecera, recuerda debe ser mullida para que tu cabeza se apoye en el proceso del sueño.

El objetivo de la almohada es mantener recta la columna vertebral rellenando la concavidad del cuello a fin de relajar la nuca, evitar las tensiones musculares, disminuir el estrés, para conseguir un sueño tranquilo. Por ello ten en cuenta lo siguiente:

1.- Fíjate en las propiedades de los materiales de relleno para ver si su transpiración es buena o mala.

2.- Observa la postura que tienes a la hora de dormir.

3.- Al comprar la almohada cerciórate que, las vértebras cervicales y las dorsales formen el mismo ángulo que cuando estas de pie.

4.- Dormir sin almohada, puede provocar hipertensión, y la aparición de contracturas cervicales.

Tipos de almohadas

Al comprar escoge el tipo de almohada que más se te acomode para ello tienes los siguientes tipos:

1) De Plumas: Se moldean al cuello de cada persona el inconveniente es que dan mucho calor, es adecuado para zonas frías.

2) Las de Fibras de poliéster: Escoge la de mejor calidad, porque las baratas al momento de lavarlas se quedarán apelmazadas.

3) Las de Látex. Son adaptables a la forma y al peso de la cabeza. Pueden combinarse con plumas, su dureza intermedia es recomendable.

4) Cervicales: Sirven para prevenir y aliviar dolores cervicales. Sujetan el cuello, la nuca y la cabeza con la finalidad de mantener las cervicales protegidas. Su forma es de vaivén, divididas en 4 zonas de mayor o menor dureza.

5) Almohada convencional de plumón: Las almohadas rellenas de plumón otorgan un tipo de soporte apto para las personas que requieren de una almohada blanda. Las rellenas de plumón de oca ofrecen más suavidad y vida útil que las de Plumón de pato,que son más económicas.








6) Almohada bicompartimental: Algunas veces, las personas quieren y necesitan una almohada que tenga la suavidad y confort del plumón pero con mayor firmeza.

Este tipo de almohada se confecciona con 3 compartimentos, totalmente independientes.

El núcleo central este relleno de látex calibrados, los compartimientos exteriores se rellenan con plumón para ofrecer el tacto y suavidad.

Dormir con almohada

Para que nuestro cuerpo guarde la armonía necesaria se debe dormir con almohada ya que dormir sin ella ocasiona:

  • Hipertensión en el cuello.
  • Si se duerme con almohada muy gruesa o sin almohada pueden aparecer contracturas.
  • Se recomienda dormir con almohadas finas. Así las vértebras cervicales y dorsales forman el mismo ángulo similar a una persona que se encuentra de pie.
  • Si duermes de lado no escojas una almohada fina pues hace que el peso de la cabeza caiga sobre uno de los hombros de apoyo y fuerza la inclinación de la columna.
  • Dormir boca abajo no es recomendable. Se fuerza la columna lumbar y además el cuello permanece girado.
  • Una buena costumbre es dormir ligeramente de lado. Para eso, la pierna inferior (sobre la que se apoya el cuerpo) debe estar estirada y la otra pierna debe quedar flexionada al igual que la cadera.

Modelos de almohadas

Actualmente existen diversos tipos dependiendo de la marca:

Por ejemplo existen las que tienen cierta memoria del usuario, está realizada en visco elástico natural.

Otros modelos tienen diversoso nucleos conformada por un núcleo visco elástico y visco sensitivo.

De la misma manera también pueden ser de látex 100% natural.

Estos 3 tipos de almohadas, dan la sensación de adaptación, pues el material visco elástico, natural o no, tiene la propiedad de adaptarse a la forma exacta por presión y calor, mientras que el látex a pesar de ser adaptable lo es en menor medida.

La firmeza o presión que ejerce el material, es posible que se aprecie más en la de látex natural, sin embargo es cierto que las sensaciones de cada persona son muy relativas.

Sí hay problemas cervicales, musculares, contracturas, etc. es conveniente que busques las que se adaptan mas ejerciendo menor presión.

La funda de las almohadas tambien es importante, debiendo ser facilmente desenfundables a fin de poder lavarlas con la continuidad debida.

Para finalizar, la mejor almohada es la que te permite el mejor descanso, la que al amanecer no te produce dolores ni contracturas y con el tiempo, no produce deformaciones de la columna vertebral.

Pero, también depende de la postura que adquieras al dormir, postura y almohada es el binomio indispensable. Para ello puedes ver este enlace.

Puedes leer también:

La fantasía. Imaginación.

Interpretacion Electrocardiograma.

Horas de Sueño. Dormir bien.

Sofocos. Bochorno.

Depresión en niños.

Ojos Hinchados. Ojeras.

La infertilidad. Masculina. Femenina. Syscan.

Liposucción. Estética Corporal. Lipoescultura.