El abdomen es una de las partes de nuestro cuerpo con mayor riqueza muscular, y gracias a esto desempeña una función tan importante como es el sostenimiento de los órganos de la digestión.

Sin embargo, éste es uno de los lugares favoritos donde se acumulan las grasas. En las mujeres suelen acumularse alrededor del ombligo y en el bajo vientre.

Por lo anterior, todas las mujeres se hallan ante un dilema: o cultivan sus músculos abdominales y reducen los depósitos de grasas, o dejan que éstas ganen la “batalla” y atrofien la elegancia del abdomen.

El abdomen, panza o vientre es una cavidad del cuerpo humano situado entre la cara inferior del tórax y la cara superior de la pelvis y extremidades inferiores. Casi todas las vísceras que contiene la cavidad abdominal pertenecen al aparato digestivo, localizadas en los 2/3 frontales del abdomen.

Otros órganos como el riñón, la glándula suprarrenal y el aparato genital femenino son órganos intra-abdominales. El 1/3 posterior del abdomen comprenden las vértebras lumbares, el sacrococcígeo y los huesos ilíacos.

Ejercicios para abdomen

La mejor manera de preservar los músculos del abdomen es mediante la práctica constante de ejercicios.

Tú cuentas con gran ventaja para hacerlos indispensables estar en traje de deporte o de gimnasia. Cuando trabajes o inclusive por la noche , ya acostada en tu cama, puedes llevar a cabo ejercicios que beneficien la pared abdominal.

No importa si trabajas sentada. Descansa unos minutos de la labor y realice el siguiente ejercicio.

Toma suficiente aire; apoya los brazos sobre una superficie dura y aprieta los músculos abdominales.

Después de veinte segundos distensiona y expulsa el aire

Descansa respirando lentamente.

Repite el ejercicio un mínimo de cinco veces por la mañana y cinco por la tarde.

Cuando estés caminando también puedes aprovechar estos momentos para cuidar tus músculos abdominales:





No los dejes nunca sueltos porque el peso de la gravedad llevará el abdomen hacia la parte baja.

Realiza varias veces el siguiente ejercicio: aspira aire con fuerza, tensiona los músculos abdominales hacia arriba, espera unos segundos, y luego relájate.

Aprovecha el momento de acostarte para fortalecer el abdomen de la siguiente manera:

  1. En piyama, acuéstate boca arriba sobre las frazadas, con las piernas y los brazos estirados y las palmas de las manos hacia abajo.
  2. Toma bastante aire y levántala la cabeza a unos25 centímetrosde altura. Cuenta hasta 15, bájala nuevamente y expulsa el aire.
  3. Descansa unos instantes y repita diez veces los pasos 1 y 2. Es importante que al realizar este ejercicio mantenga las piernas y los pies perfectamente horizontales.

Si cuidas rutinariamente los músculos abdominales, tendrás mayor garantía de que, después del embarazo, éste recupere su forma y su aspecto normal. Una ayuda adicional para lograrlo consiste en aplicarse masajes sobre el abdomen desde el primer mes de la gestación, utilizando cremas hidratantes.








En muchas personas los ejercicios abdominales pueden ser traumáticos y dañar la espalda. Para ello te recomendamos que hagas ejercicios de hipopresión, que puedes ver en este enlace.

Las estrías si se pueden atenuar y eliminar.
Las estrías si se pueden atenuar y eliminar.

Estrías

Las estrías constituyen unos de los mayores problemas estéticos después del parto, cuando el abdomen recupera su tamaño normal. Para prevenirlas practica, antes de quedar embarazada, ejercicios de fortalecimiento de la pared abdominal, y aplica, después de dar a luz, masajes con una crema antiestría.

Si mantienes el abdomen libre de  acumulaciones de grasa, adquiere otra ventaja sobre las mujeres que no cuidan su figura: cualquier clase de ropa te sienta bien.

Puedes despreocuparte de buscar colores y diseños que disimulen los “rollitos” de esa parte del cuerpo. Otra razón más para no bajar la guardia sino, por el contrario, para actuar con perseverancia en conservar un abdomen que realce la elegancia de tu figura.

Cuando practiques el trote, utiliza una banda de plástico. Esta es una forma muy efectiva de concentrar una temperatura más alta en el abdomen, con lo cual sudas más y quema parte de las “llantitas” de grasa que se forman en esa parte del cuerpo, aunque mayormente se pierden líquidos.

Si lo haces con frecuencia verás que en algún momento los buenos resultados van a saltar a la vista.

Es cierto que lo que más se reduce es por la pérdida de agua, pero a la larga dan los resultados de incrementar la temperatura en dichas zonas.

Liposucción

La liposucción, es una técnica de cirugía que consiste en extraer grasas depositadas en diferentes partes del cuerpo, entre éstas el abdomen. Sin embargo, debemos hacerle una advertencia antes de tomar una decisión al respecto, consulta con otras personas que ya hayan pasado por esta misma cirugía. Ellas le contarán sus experiencias y te dirán cuál es la distancia real entre las promesas y los resultados obtenidos.

Esta operación requiere de dos o tres semanas de convalecencia, y a veces quedan pequeñas cicatrices. Aparte de lo anterior, la liposucción presenta otros dos inconvenientes después de realizada la extracción de la grasa, nada ni nadie garantiza que ésta no se vuelva a acumular en los puntos del cuerpo de donde fue succionada.

Y segundo inconveniente, no todas las clínicas dedicadas a la liposucción son de una ética intachable. En muchas de ellas en donde dan preferencia a ganar dinero, ofrecen el tratamiento a jóvenes y a señoras que, estrictamente no necesitan recurrir a una medida tan extrema y tan riesgosa. Así que no te entusiasmes demasiado con lo que bien podría ser un espejismo.

Te invitamos a leer:

Alergias a los alimentos.

Las Estrías. Eliminación. Prevención.

Cocinar al Vapor.

Ejercicios Hipopresivos, Bajar la Barriga

 

Cola de Caballo. Propiedades. Beneficios. Contraindicaciones.

Daltonismo. Daltónico.

Tacones Altos. Problemas en los pies.

Paraguas. Parasol. Sombrillas.